Crisis energética obliga a nuevas medidas

LA HABANA – El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social anunció hoy (2 de agosto) un paquete de decisiones para bajar el consumo eléctrico disminuyendo la presencia de trabajadores en los centros de labor. La medida, obviamente, es consecuencia de la crisis energética que vive el país. 

Las medidas abarcan el teletrabajo, el trabajo a distancia, modificación de horario laborales (se supone que en consonancia con la programación de los apagones), ajustes salariales, reubicación del personal a otros centros y la interrupción del compromiso de trabajo en los casos que se determine. En este punto en concreto, la disposición precisa que debe tomarse “como última opción cuando no puedan aplicarse ninguna de las alternativas anteriores”. Añade que quienes no pueden ser reubicados “tienen derecho a una garantía salarial equivalente al ciento por ciento de su salario básico diario por el período de un mes, computado de forma consecutiva o no, dentro del año”.

La implementación de estas medidas es facultad de los directivos de cada centro laboral. También, la orden ministerial precisa que “la aprobación de jornadas reducidas con pago total de salario no es facultad de los Jefes de los Organismos de la Administración Central del Estado (OACE), ni de las Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE), por lo que en caso que se determine laborar en jornadas de trabajo inferiores a las establecidas, el salario se pagará en correspondencia del tiempo real trabajado y no al 100%, de ahí la necesidad de concentrarse en la aplicación de las medidas anteriores anunciadas”.

Pobladores cercanos a la autopista que une a la capital con el Aeropuerto Internacional José Martí interrumpieron el tránsito.

La crisis energética, nada ajena a la crisis estructural que vive la economía cubana, altera el mundo familiar, laboral, productivo y ha sido la causa de las manifestaciones de protestas que se viene produciendo en el país con mayor o menor magnitud, como la ocurrida en la ciudad de Santiago de Cuba.  En los momentos que redactamos esta nota, los pobladores cercanos a la autopista que une a la capital con el Aeropuerto Internacional José Martí, interrumpieron el tránsito. 

Desde el punto de vista económico, resulta difícil imaginar que una economía avance con apagones de horas de duración. Y la solución de la crisis en el sistema eléctrico no es acorto plazo. 

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More