“¿A qué le tienen miedo, de perder los medios de fake news?”

Las elecciones presidenciales de 2020 fueron un fraude. Donald Trump ganó, por mucho.

El intento de golpe de estado del 6 de enero de 2021 contra el gobierno de EE. UU. fue liderado por el movimiento Black Lives Matter con la ayuda de Antifa.

Los candidatos que se postularon como demócratas en Miami durante las elecciones de 2020 fueron todos socialistas y comunistas.

Esas son las noticias falsas que escuchamos en los días previos y posteriores a las elecciones presidenciales en dos de las estaciones “cubanas” más populares de Miami, Radio Mambí y WQBA. Pero la realidad es que Joe Biden ganó la presidencia de los EE. UU. por más de 8 millones de votos y casi 100 votos más del Colegio Electoral. 

Estos “hechos alternativos”*, vociferados en la radio cubana de Miami, no permitían que en esos tensos meses posteriores a la derrota de Donald Trump en noviembre de 2020 se ventilaran opiniones divergentes.

La columnista del Herald Fabiola Santiago.

No era nada nuevo, de verdad. “Ha sido difícil encontrar información veraz en la radio cubana”, escribió Fabiola Santiago, del Miami Herald, en una columna sobre el alboroto que se ha formado desde que Latino Media Network, un grupo formado principalmente por demócratas, entre los que se encuentran el filántropo multimillonario George Soros y dos exfuncionarios de la administración Obama, además de la veterana latina de la locución María Elena Salinas y algunos republicanos desencantados —los de “Nunca Trump”— anunciaron que comprarían las dos estaciones de radio de Miami.

Santiago lo dice mejor cuando escribe: “¿A qué le tienen miedo, a perder los medios de fake news?”. Y explica: “El Partido Republicano de Florida y sus seguidores cubanoamericanos están nerviosos por la posibilidad de que la venta de dos icónicas estaciones de radio de noticias de Miami se abran para debatir la conversación política monopolizada por los republicanos en las ondas de radio en español del condado”.

Recuerda el caso de Raúl Martínez, el una vez popular exalcalde de Hialeah convertido en comentarista de radio, quien durante años trabajó en una de las emisoras de habla hispana de Miami, WSUA, una subsidiaria de Radio Caracol de Colombia. Martínez, un Demócrata quien se desempeñó como alcalde durante décadas y tiene amplias conexiones políticas en Miami, Tallahassee, Washington, DC y más allá, tenía un programa muy popular en el que buscaba la corrupción en Miami y las ineficiencias mostradas por muchos de nuestros políticos locales. La mayoría pertenecía al Partido Republicano y, desde 2016, se habían vuelto aduladores de Trump.

Debido a la presión ejercida por personas “desconocidas”, Martínez fue despedido repentinamente de su programa vespertino de mayor audiencia, de un día para otro. Nunca se dio ninguna razón. Y a Martínez ni siquiera le permitieron despedirse de su público.

Ni uno solo de esos mismos cubanoamericanos que ahora están en armas por la venta de sus medios de propaganda, Mambí y QBA, y que alegan censura, dijo una palabra sobre el despido de Raúl Martínez.

Luego está el caso del fundador de Progreso Weekly, Francisco Aruca, quien tuvo programas de radio muy populares en Miami durante la década de 1990 y principios de la de 2000. Le pregunté a nuestro editor, Álvaro Fernández, quien trabajó estrechamente con Aruca durante ese período, sobre los programas de radio de Aruca y cómo fueron eliminados sistemáticamente por fuentes misteriosas y sin poca o ninguna información.

“Comenzaré afirmando categóricamente que los programas de Aruca revolucionaron el Miami de los noventa. Presentó un punto de vista diferente sobre Cuba y la relación de Estados Unidos con Cuba. Era algo que nunca se había escuchado —públicamente, al menos— en esta ciudad. Y puedo decir esto porque vivo en esta zona desde 1960”, dijo Fernández.

“Había ciertas personas aquí que querían matarlo. Y lo intentaron. Sus negocios fueron bombardeados. Mas de una vez. Y tenía un guardaespaldas que iba con él a todas partes. Demonios, tenía una amistad con agentes del FBI que le advirtieron de las pistas recibidas de personas que planeaban algo en su contra”, agregó Fernández. “A pesar de este odio, el programa de Aruca se hizo tan popular entre muchos en el sur de la Florida, que Miami New Times lo votó como el mejor programa de habla hispana en la radio de Miami, y Neil Rogers, que tenía el programa de radio de mayor audiencia en el sur de la Florida, sin conocer a Aruca, llamó a su programa el mejor de Miami”.

“Sabíamos que estábamos llegando a una audiencia amplia porque aunque Aruca trabajaba desde una estación diminuta por la que pagaba (de su propio dinero) tiempo, comparábamos los ratings cada vez que salían y notábamos que durante las horas de los programas de Aruca, el rating de otras estaciones cubanas bajaban y luego volvían a subir después de sus programas…”, explicó Fernández.

Como me explicó luego Fernández, lo que vivió Raúl recientemente, eso le pasó a Aruca varias veces, “hace 20, 25 años”, dijo. Agregando que nunca nadie escuchó de estos “patriotas cubanos” de Miami quejarse de la censura en ese entonces.

Así que bienvenidos a Latino Media Network. A nivel personal, espero que no se acobarden ante las voces fascistas en Miami que quieren intimidarnos para que escuchemos solo un lado de SU argumento político controlado. Nuevamente recurriré a la columna de Santiago ya mencionada donde afirma: “Con la venta anunciada de Radio Mambi y WQBA a la recién formada Latino Media Network, Republicanos en Florida parecen estar perdiendo los portavoces más importantes que han usado para difundir información errónea entre los fieles cubanoamericanos y otros votantes hispanos de Miami-Dade”.

En cuanto a Lourdes Ubieta, venezolana, y Nelson Rubio, cubano, del mundo radiofónico cubano de Miami, sucesores de los Armando Pérez Rouras, y que decidieron abandona a Radio Mambí por la venta, decimos, buen viaje.

Le preguntaron a Ubieta por qué se iba. Su respuesta te dice quiénes son estas personas. Ella dijo que se iba “porque no quiero ser parte de la nueva compañía que gobierna la estación”. Bien, ella tiene ese derecho. Luego agrega: “No me opongo a que Univision venda las estaciones, sino a quién las compra”.

En otras palabras, esta gente quiere el capitalismo, pero sólo si les favorece a ellos, únicamente.

* “Hechos alternativos” fue una frase utilizada por la consejera del presidente de EE. UU., Kellyanne Conway, durante una entrevista de Meet the Press el 22 de enero de 2017, en la que defendió la declaración falsa del secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, sobre las cifras de asistencia a la toma de posesión de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More