No pierdas tu tiempo en Charlie Crist

Hay elecciones primarias importantes el 23 de agosto en Florida. De las muchas personas que se postulan para representar a los demócratas en su búsqueda casi quijotesca para derrocar al actual gobernador Ron DeSantis, los dos que se destacan son el exgobernador y ahora miembro del Congreso Charlie Crist, y la comisionada de Agricultura de Florida Nikki Fried.

Al escribir estas líneas, sus posibilidades de ganar son muy difíciles, en el mejor de los casos. Permítanme profundizar en el caso de Charlie Crist, el favorito del partido.

Sin duda, el político con más experiencia que se postula para gobernador es Crist. Como se mencionó, Crist fue gobernador de 2007 a 2011; se desempeñó como Fiscal General de Florida de 2003 a 2007; fue Comisionado de Educación del estado de 2001 a 2003; actualmente es miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos; y antes de todo esto sirvió en la Legislatura de Florida.

Creo que lo más probable es que Crist lidere las encuestas entre los demócratas. Menciono esto porque todos destacan encuestas internas que uno nunca ve. Pero, como dije, es el más conocido; también ha recaudado la mayor cantidad de dinero (entre los demócratas). Fried, sin embargo, se ha pronunciado agresivamente contra el último fallo de la Corte Suprema contra el aborto, y su posición sobre la legalización de la marihuana ha atraído la atención de ciertos grupos en el estado. Pero el partido apoya fuertemente a Crist.

Como suele ser el caso, especialmente entre los demócratas, Crist es la opción más segura y un mejor recaudador de fondos. También están los medios de comunicación que parecen convencidos de que Crist ganará las primarias… por lo que su actitud es de por qué perder el tiempo con los demás.

Me hace pensar en 2016, en un momento en que los demócratas que se postulaban para reemplazar a Barack Obama incluían a Hillary Clinton, la favorita del partido, y Bernie Sanders, el autoproclamado socialista demócrata despreciado por muchos en la estructura del Partido Demócrata. Como resultado, la burocracia del Partido Demócrata hizo todo lo que estuvo a su alcance, incluyendo trampas, para asegurar que Hillary Clinton ganara las primarias. El resto es historia. Aunque, para ser justos con Hillary, en primer lugar, habría sido mejor presidenta que Trump. (No me digas!) En segundo lugar, si viviéramos en una verdadera democracia… ella hubiera ganó. Clinton venció a Trump en el conteo de votos populares por casi 2,9 millones de votos.

Sin embargo, lo que quiero señalar es que estoy convencido de que Sanders habría abrumado a Trump. Curiosamente, muchos votantes de Sanders terminaron votando por Trump en 2016. Eran votantes que buscaban un cambio de rumbo y vieron esa posibilidad en Trump, y no en Clinton, el candidato del establishment.

Sin embargo, el Partido Demócrata no está muy interesado en el cambio. Y Sanders, recuerde, se enumera a sí mismo como independiente, pero se reúne con los demócratas. En cualquier caso, piense en una presidencia de Sanders en lugar de la pesadilla conocida como Trump que culminó el 6 de enero de 2021. Fue un gran error de los demócratas.

Odio comparar a Hillary con Crist, no hay comparación, pero estoy tratando de dejar claro que parte del problema con el Partido Demócrata comienza en casa. Necesitan mirarse en el espejo y darse cuenta de que, a su manera, están tan desconectados como los republicanos. (Le sugiero que lea “Demócratas liderados por una gerontocracia complaciente y desafinada”). El partido aún siente que todo está bien. Todo lo que se necesita es ganar una elección aquí y allá y la nave del estado se restablecerá en su curso legítimo. Disparates.

Pero déjeme volver a Crist. No perdería mi tiempo en su elección. Intentemos elegir demócratas al congreso. Hay varias oportunidades aquí en el sur de Florida.

Y tengo una historia de Charlie Crist. Fue hace unos 15 años. Crist era gobernador de Florida y la legislatura acababa de aprobar una ley, imagínese, patrocinada por David Rivera, que prohibía viajar a Cuba. Un grupo de nosotros, que incluía a ejecutivos de compañías de vuelos chárter que llevaban viajeros a Cuba legalmente, programó una reunión con el gobernador, republicano en ese momento, para argumentar la inconstitucionalidad de la ley. El grupo estaba listo para demandar al estado para derogar la ley Rivera, si el gobernador la firmaba.

El gobernador no se reunió con nosotros. Envió a un asistente que, durante la reunión, básicamente estuvo de acuerdo con la inconstitucionalidad de la ley y nos dijo que le informaría al gobernador. Días después, Crist firmó la ley. A los contribuyentes de Florida les costó millones de dólares defender una ley que fue anulada por un juez federal. Me demostró que Crist estaba más interesado en quedar bien con cierto grupo de sus electores que en hacer lo mejor para todos los floridanos.

Recientemente, Fried ha atacado a Crist en el asunto Roe v. Wade (aborto). Nos recordó que, como republicano, Crist solía afirmar que era “pro vida”. En otras palabras, contra el aborto. Sin embargo, recientemente, supongo que después de leer las hojas de té, afirma que “se postula para gobernador para proteger Roe v. Wade”.

Lo siento, Charlie, no puedes estar de los dos lados. Ha funcionado en el pasado, pero ya no.

Si estás cansado de lo que está pasando en Florida, no pierdas tu tiempo con Charlie Crist. En mi caso, estoy mirando otras elecciones. Y cuanto más local, mejor.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More