El ‘cruel’ plan de licencia familiar remunerado de Rubio obliga a las familias a devolver los beneficios

El analista de política progresista Matt Bruenig señaló el jueves un detalle poco notado en el llamado “plan pro familia” del senador Marco Rubio, que el republicano de Florida lanzó a fines del mes pasado para ampliar la visión del Partido Republicano para el país como millones de personas se ven obligadas a continuar con embarazos no deseados tras la anulación de Roe v. Wade.

Un elemento clave del plan es la propuesta de Rubio de licencia familiar “pagada”, que desarrolló en 2018 con la exasesora presidencial Ivanka Trump.

Como informó Common Dreams en ese momento, el plan de Rubio ofrecería a los empleados de ocho a 12 semanas sin trabajar para cuidar de sus familias, pero esas semanas serían pagadas por los propios trabajadores tomándolas de sus cuentas del Seguro Social.

La propuesta fue criticada cuando se publicó en 2018, y el Urban Institute señaló que reduciría los beneficios de jubilación entre un 3 % y un 10 % en el transcurso de los últimos años de los estadounidenses.

Bruenig, fundador del grupo de expertos progresista People’s Policy Project, señaló una disposición aún más “cruel” en el plan que afectaría a los padres que mueren después de usar el beneficio y antes de llegar a la vejez.

“Para que la propuesta de Rubio sea realmente neutral en cuanto al presupuesto, necesita que la Administración del Seguro Social (SSA) pueda recuperar todos los beneficios de licencia parental que paga”, explicó Bruenig. “Para las personas que viven lo suficiente como para reclamar el Seguro Social, esto es bastante fácil: la SSA recupera los beneficios de la licencia descontando sus cheques del Seguro Social”.

Sin embargo, para las personas que mueren antes de poder cobrar los beneficios del Seguro Social, “todos los beneficios parentales que recibieron durante su vida se consideran sobrepagos y la SSA hace que su patrimonio los devuelva”.

“Entonces, cuando mamá o papá mueren trágicamente unos años después de tener su tercer hijo, el cónyuge sobreviviente tendrá que enviar un cheque grande y gordo a la SSA”, escribió Bruenig.

Ryan Cooper de The American Prospect se maravilló del “nivel de malevolencia casual que se necesita” para inventar un mecanismo de financiación de este tipo, mientras que el politólogo Kevin Elliott escribió que para el Partido Republicano, “literalmente, cualquier cosa es concebible excepto aumentar los impuestos a los ricos”.

Patrick T. Brown del Centro de Ética y Política Pública sugirió que las versiones futuras de la propuesta de Rubio, como la propuesta por el Senador Bill Cassidy (R-La.) y Kyrsten Sinema (D-Ariz.), podrían enmendar la disposición sobre la muerte prematura, pero Bruenig escribió que su plan “tendría el mismo problema suponiendo que realmente trataran de cumplir con el compromiso de costo neutral”.

“Cassidy y Rubio realmente solo están proponiendo préstamos de licencia parental”, dijo Bruenig. “Todo es impracticable de varias maneras”.

La insistencia de los republicanos en exigir que los padres paguen su licencia a través de su Seguro Social “es extraña por muchas razones”, agregó Bruenig, y señaló que un programa real de licencia pagada “costaría muy poco y casi con certeza podría financiarse aumentando el impuesto sobre la nómina en 0,1 a 0,2 puntos porcentuales”.

Bruenig también apuntó al plan de Rubio para el Child Tax Credit (CTC), cuya expansión ayudó a millones de familias a comprar alimentos y otros artículos esenciales el año pasado antes de que se recortaran los pagos mensuales debido a la oposición de la derecha.

Según el plan de Rubio, el beneficio completo de CTC solo se ofrecería a los padres que ganan más de $29,412 por año, y los padres sin ingresos, aquellos que probablemente necesiten más apoyo financiero, no serían elegibles para ningún beneficio.

“Es difícil entender cómo la creación de un beneficio para niños que excluye a las familias más desesperadas pretende ser un ‘beneficio pro-vida’ destinado a ayudar a las personas que, después de Dobbs, no pueden recibir servicios de aborto”, escribió Bruenig. “El aborto es más frecuente entre las mujeres jóvenes con ingresos muy bajos o nulos, incluidas muchas mujeres jóvenes que todavía están en la educación”.

Tomado de Common Dreams. Traducción de Progreso Semanal.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More