Y volvió la cola a 3ra y 8

Confirmado nuevamente el aquello de que dura poco la alegría en casa del pobre. Como lo que hoy es malo, pero mañana será bueno y viceversa, después de varios días de tranquilidad, sin agobiantes colas, hemos vuelto a lo mismo con lo mismo: madrugar para preguntar el último en la fila y ver, como pétalos caídos de una flor, el trasiego ilegal de pollo, detergente o esos salvadores perritos calientes o salchichas.

La vuelta de tortilla se debe a que ya en ese establecimiento comercial, perteneciente a la corporación Cimex, ya no es sólo para los clientes de la bodega del barrio, sino para todo el denominado Consejo Popular, que abarca varias manzanas a la redonda con miles de consumidores.

Lo ocurrido allí es botón de muestra de cómo malas decisiones pueden causar malestar entre las personas y que hay que sopesarlas muy bien cuando se toman una o varias de ellas.

Ciertamente, el problema de la alimentación, su distribución y precios es un auténtico dolor de cabeza para quienes tienen la responsabilidad de hacerlo. Por muchas volteretas que se le de al asunto, la esencia del problema permanece latente al no lograr que la oferta supere a la demanda, misión casi que imposible para estos tiempos tan críticos en la alcancía nacional.

Por Juana o su hermana, largo será el camino. Y también la fila…

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More