Rubio, Díaz-Balart (y otros) cómplices en la locura de las armas de este país

Con sus acciones y palabras, el senador Marco Rubio y el representante Mario Díaz-Balart, ambos de Miami, han demostrado que creen que el tirador de Uvalde, Texas, o el de Buffalo, o Las Vegas, o Columbine, o Parkland , o (y la lista sigue y sigue) tenían tanto o más derecho a usar su arma que los muertos a tiros a seguir con vida. Usan su escudo de la Segunda Enmienda como excusa. Esa enmienda, escrita y aprobada en 1791 bajo circunstancias diferentes a las que vivimos hoy, ha sido muy buena para Marco y Mario. Bueno, eso sí, si tu vida gira en torno a las ganancias económicas obtenidas. Para los miles asesinados por la falta de leyes sólidas sobre armas destinadas a proteger a los inocentes, la Segunda Enmienda se ha convertido en un arma de muerte.

Veámoslo desde otro punto de vista. También malo. Imagina un atraco a un banco que salió mal. Un guardia de seguridad alcanza su arma y uno de los ladrones reacciona disparando al guardia matándolo. Ahora ya no es robo a mano armada, sino también asesinato. Hay un conductor de fuga esperando afuera a los dos ladrones. Él o ella no tiene nada que ver físicamente con el tiroteo real que le quitó la vida al guardia. Pero, según la ley, el conductor de la fuga está acusado de cómplice de asesinato. Al final, es posible que el conductor de la fuga no obtenga tantos años de prisión como el tirador real, pero es probable que esa persona pase un tiempo en la cárcel.

Marco Rubio y Mario Díaz-Balart (así como tantos otros facilitadores de la industria de las armas y la NRA) deberían ser acusados como cómplices de asesinato. Ha habido 18,829 muertes debido a la violencia armada en lo que va del año. Y es posible que Marco y Mario no hayan estado dentro de la escuela en Uvalde, por ejemplo, pero estaban, en sentido figurado, ayudando a conducir el automóvil del tirador. Y, les pagaban por hacerlo.

“Ese es un tipo de argumento excesivo y dramático, ¿no crees?” usted puede preguntar retóricamente. Y con mucho gusto admitiré que exagero, pero puedo replicar que el asesinato aleatorio de niños inocentes es aún más drástico.

¿Y por qué usar el caso de Rubio y Mario? Marco Rubio se encuentra entre los cinco primeros senadores de EE. UU. que se benefician de la gran cantidad de dólares de la NRA. Para 2018, Rubio había recaudado más de $3.3 millones de la NRA durante su carrera en el Senado. En cuanto a Mario, fue “el primer miembro del Congreso del sur de la Florida lo suficientemente desvergonzado como para aceptar dinero de la NRA después de Parkland…”, según informó el Miami New Times en 2018. Ambos son niños lindos de la NRA.

Aquí hay otro cuento de la historia de amor por las armas asesinas de Marco. En 2013, meses después del tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook que resultó en el asesinato de 26 personas, 20 de las víctimas niños de entre seis y siete años, Rubio votó en contra de un proyecto de ley presentado en el Senado para prohibir las armas de asalto, las mismas que se utilizan para asesinar a esos ángeles inocentes.

Ambos hombres están listos para la reelección en noviembre. NO merecen nuestro voto. Por muchas razones, en realidad, pero creo que el hecho de que prefieran las armas de fuego a nuestros propios hijos es razón suficiente.

Gimenez y Salazar.

Luego están los otros dos miembros del Congreso del sur de Florida, ambos miembros del Partido Republicano, amante de las armas. Ellos son Carlos Giménez, exalcalde del condado de Miami-Dade, y la personalidad de televisión María Elvira Salazar, ambos en sus primeros dos años como congresistas. Poco se ha sabido de ellos desde la reciente serie de tiroteos que han matado (uno es demasiado) a estadounidenses, incluidos niños. Dudo que estén a favor de los asesinatos, pero salir públicamente sería cabrear a la NRA (lo que significa dinero para sus campañas de reelección de este año) y también al partido. La versión Trump del Partido Republicano moderno apoya firmemente el derecho de los propietarios de armas a matar niños. Drástico, lo sé. Pero debe ser cierto. Cada día mueren más y más niños y la respuesta del Partido Republicano es sentarse de brazos cruzados, no hacer nada al respecto y defender la Segunda Enmienda, ¡incluso a expensas de los niños estadounidenses!

Entonces, Giménez, quien demostró su valentía al respaldar a Hillary Clinton en 2016 cuando todos esperaban que ganara, y luego respaldó a Donald Trump en 2020 cuando muchos esperaban que ganara, probablemente intentará mantenerse al margen. Aquí no hay ganadores. Tan valiente, Carlos pasará… En cuanto a María Elvira, ¿la has oído hablar? Para empezar, ella no tiene ni idea. Me habían dicho que era inteligente, una maestría de Harvard. Te diré que no habla muy bien de Harvard. Pero en cuanto a María Elvira, tomará los tres lados de un argumento en la misma discusión. Lo cual, y he visto que esto sucede, confunde al oyente que podría volverse hacia la persona que está a su lado y preguntar: “¿De verdad acaba de decir eso?” En otras palabras, María Elvira no representa nada, excepto lo que siente que puede ayudarla a ella… a expensas de todos los demás.

Lo sé, he despotricado. Pero, ¿de qué otra manera debería sentirme cuando sigo viendo niños inocentes y tantos otros asesinados debido a la afluencia de armas de guerra (hay 120.5 armas de fuego por cada 100 residentes en los EE. UU.) en nuestras calles? Y demasiados políticos, que deberían estar en pie de guerra por lo que está pasando, miran de brazos cruzados como si no fuera asunto de ellos. Y, sin embargo, ¡seguimos votando por ellos!

Una última historia. Ocurrió esta semana. Era lunes por la mañana, 7:15 a. m. Recibí una llamada y un mensaje de texto, ambos de la oficina de administración de la escuela secundaria a la que asiste mi hija. El mensaje: hay un gran número de policías en la escuela. Hay una amenaza de un tirador. Conociendo a los niños de secundaria, y siendo la última semana de clases, probablemente se trate de una broma, pensé (al menos eso esperaba), pero ningún padre, o su hijo en la escuela, debería preocuparse por los asesinos en ninguna escuela, que ya no son espacios seguros para nuestros niños. Y soy un afortunado, mi hija llegó a casa esa tarde.

Las elecciones están a meses de distancia. Si está buscando una vara de medir, algo que pueda usar para ayudarlo a decidir por quién votar, que sea la industria de las armas. Cualquier titular, o candidato que busque reemplazarlo, que reciba dinero de los fabricantes de armas de fuego (o de quienes las promocionan)… no debería recibir nuestro voto.

Si votas por ellos, entonces considérense los conductores en el símil anterior del chofer y el ladrón de bancos.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More