Hasta pronto, capitán Turcás

Uno más; otro menos. Ha muerto Manolo Porto, que su grandeza a los 76 años de vida ha sido tal que no precisa de un nuevo elogio más a su persona y obra.

Debo confesar que no soy muy dado a entrevistas con artistas. La última fue con ese también inmenso Reinaldo Miravalles cuando visitó Cuba en razón del estreno de Esther en ninguna parte. Nada menos que coprotagonizada con el también desaparecido recientemente Enrique Molina.

Si alguien una vez me interesó más que entrevistar, conversar con él, fue Manolo Porto. Quería hablarle de aquel muy fructífero intento cuando se incursionó en la televisión con el video tape por primera vez. Y lo hizo el realizador Eduardo Moya con el serial Por el rastro de los libertadores, desgraciadamente desaparecido de los archivos de la tv cubana.

Por el rastro… se basaba en la premiada novela del mismo nombre escrita por Alfredo Reyes Trejo con la editorial Arte y Literatura en 1974.

Porto fue su protagonista, un capitán de la guerra de independencia desmovilizado del Ejército Libertador. Una historia muy bien contada del destino que tomaron nuestras tropas mambisas obligadas a deponer las armas, un trozo de historia necesario para cualquier tiempo.

La banda sonora corrió una suerte parecida. Una magistral pieza musical de Silvio Rodríguez donde cantaba la historia de nuestro país sin ningún asomo de panfleto y mucha poesía. Al propio Silvio le pregunté una tarde mientras visitaba al fotógrafo Helio Ojeda. “La olvidé”, me dijo con dos palabras.

Joven que era entonces, me fui a la guerra en 1977 casi al terminar el serial. Demasiados sueños, ilusiones y fantasías dentro de la cabeza. Era como una mezcla de Cid Campeador, Che Guevara, Jack Palance en el filme Ataque, y el capitán del Ejército Libertador, Teófilo Turcás.

Íbamos a entrar en combate en las cercanías de Jijiga, en Etiopía. Precisábamos los puntos de referencia para el fuego artillero. Al nombrar uno como “reventazón” de piedras, mi jefe se sorprendió y preguntó qué era eso.

-Son ideas del capitán Teófilo Turcas, le respondí.

Manuel “Manolo” Porto estaba a mi lado en ese instante. Tanto, como en el diario de navegación. Se lo quise contar alguna vez, pero fue imposible porque este martes 28 de septiembre cayó en una emboscada tendida por la maldita Covid-19.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Si tiene alguna sugerencia, historia o dato que quisiera compartir con nuestro equipo, puede escribirnos a progresohabana@gmail.com

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More