Los niños y el coronavirus: lo que se sabe del síndrome pediátrico relacionado con la COVID

Para los padres, uno de los aspectos más tranquilizadores del coronavirus ha sido que en su mayoría no afecta a los niños y solo les provoca síntomas leves. Sin embargo, los reportes recientes de un nuevo síndrome inflamatorio pediátrico que pone en riesgo la vida están causando preocupación en muchas familias. Los niños en Europa, el Reino Unido y ahora Estados Unidos son hospitalizados debido a esta enfermedad misteriosa que puede dañar el corazón y otros órganos de los niños, provocando que necesiten cuidados intensivos.

Según el gobernador Andrew M. Cuomo, hasta el 12 de mayo, Nueva York investigaba 102 casos de este síndrome y tres fallecimientos, y hasta ahora también se han reportado casos en otros 14 estados. Por fortuna, este síndrome nuevo sigue presentándose con muy poca frecuencia y es tratable, además de que la mayoría de los niños que lo desarrolla se recupera por completo. A continuación, presentamos lo que los padres deben saber y hacer, si les preocupa la salud de sus hijos.

Los médicos sospechan que la COVID-19 está relacionada, pero no están seguros.
Nadie tiene la certeza de si este síndrome nuevo, al que ahora se le llama síndrome inflamatorio pediátrico multisistema (PMIS, por su sigla en inglés) está relacionado con el coronavirus, pero muchos médicos creen que así es. “Yo sí creo que está relacionado con la COVID-19”, afirmó Eva Cheung, cardióloga pediatra y especialista en cuidados intensivos en el Hospital Infantil Presbiteriano Morgan Stanley de Nueva York, que hasta ahora ha tratado a más de 35 pacientes con el síndrome.

La gran mayoría de los niños que han enfermado en Nueva York dieron positivo a la prueba de infección activa por COVID-19 o han presentado anticuerpos que sugieren que estuvieron expuestos al virus en algún momento. Algunos niños han dado negativo tanto a la prueba de infección activa como la de anticuerpos, y no está claro qué significa. Es posible que estas pruebas negativas fueran imprecisas, dijo Cheung, porque muchas pruebas de anticuerpos de coronavirus son poco confiables.

No obstante, lo interesante es que la mayoría de los niños que han enfermado (incluso aquellos cuyas pruebas indicaron una exposición anterior al coronavirus) no reportaron haber padecido alguna enfermedad respiratoria recientemente. Esto sugiere que esos niños pudieron estar expuestos al coronavirus, pero no enfermaron o presentaron síntomas muy leves, señaló George Ofori-Amanfo, jefe de división de cuidados intensivos pediátricos en el Hospital Infantil Kravis Monte Sinaí.

Aun si la COVID-19 no está involucrada, no está claro qué es lo que sucede que enferma tanto a los niños.

Ariel Davis.

Ofori-Amanfo sospecha que los niños que desarrollan este síndrome estuvieron expuestos al coronavirus y que, por alguna razón, su cuerpo produjo una respuesta inmunitaria exagerada (y básicamente peligrosa), muy parecida a las “tormentas de citocinas” que han provocado que algunos adultos enfermen de gravedad en las últimas etapas de la infección.

Podrían “presentar una respuesta inmunitaria anormal y agresiva a la COVID-19… y esa respuesta inmunitaria es tan agresiva que afecta el funcionamiento de otros órganos y su capacidad para mantener su presión sanguínea”, dijo Ofori-Amanfo. Entonces, esto podría ocasionar que sus cuerpos entren rápidamente en un choque progresivo y que requieran medicamentos y, en casos raros, el uso de sistemas de soporte vital para encargarse del trabajo de su corazón y sus pulmones.

Sin embargo, los médicos señalan que nadie sabe todavía con certeza qué es lo que ocurre. “Ni siquiera sabemos exactamente de qué enfermedad se trata”, aseguró Rebecca Pellett Madan, profesora adjunta de Enfermedades Infecciosas en la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York.

El síndrome ha sido comparado con varias afecciones conocidas, pero probablemente sea nuevo.
Cuando surgió por primera vez, muchos médicos notaron que este nuevo síndrome tenía características similares a la enfermedad de Kawasaki, una condición rara que generalmente afecta a niños menores de cinco años y hace que sus vasos sanguíneos se inflamen. Pero aunque los síntomas son similares, y ambas son condiciones marcadas por una inflamación generalizada, la mayoría de los médicos no cree que este síndrome actual sea lo mismo que Kawasaki. “Pueden compartir características”, dijo Cheung, pero “realmente creo que este es otro síndrome”.

El síndrome inflamatorio pediátrico también se parece mucho al síndrome de shock tóxico, que ocurre cuando el cuerpo entra en shock porque ha sido expuesto a toxinas liberadas durante infecciones bacterianas. Pero Ofori-Amanfo dijo que ninguno de los pacientes en Monte Sinaí tenía evidencia de una infección bacteriana en su cuerpo, por lo que era probable que el síndrome inflamatorio pediátrico, de nuevo, se pareciera al síndrome de shock tóxico, pero en realidad no era lo mismo.

Tomado de The New York Times.

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Si tiene alguna sugerencia, historia o dato que quisiera compartir con nuestro equipo, puede escribirnos a progresohabana@gmail.com

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More