Viñetas acerca de la investigación del juicio político

MIAMI. Los principales medios de comunicación han hecho un trabajo inusualmente bueno cubriendo las audiencias de juicio político, con los fanáticos de Fox News (sic) como única excepción. Pero incluso el canal de noticias más progresista, MSNBC, es parte del sistema de medios corporativos y debe, o siente que debe, observar ciertos límites.

No siento tal compulsión ni ningún escrúpulo cuando se trata de vencer al diablo. Él se lo merece. Me encanta la señora Obama, pero no soy de la escuela que dice que cuando ellos bajan, nosotros subimos. O incluso la del exfiscal general Eric Holder, quien dice que cuando ellos bajen, los pateemos las rodillas. Los pateamos, sí, pero en las bolas.

Entonces, estos son algunos de los que generalmente se llaman mis “conclusiones” de las audiencias:

  • Está claro que Trump es culpable, más allá de toda duda, no solo una duda razonable.
  • Los propios republicanos saben que el presidente Donald Trump cometió varios delitos graves e impugnables. No les importa A medida que avanzaba la investigación y aumentaban las pruebas, los defensores republicanos de Trump se quedaron con cada vez menos argumentos. Descendieron desde “él no hizo nada malo” a atacar a testigos hasta las últimas consecuencias, una defensa desesperada: “¿Van a acusar a un presidente por esto?”

¿Qué quieren decir con esto?

  • “Esto” es una serie de pequeños asuntos. Pisotear toda la Constitución. Intentar entregar la soberanía nacional para tratar de ganar una elección. Intentar chantajear a un líder extranjero para que le proporcione fango —cualquier tipo de fango, ya sea basado en hechos o en la ficción— que pueda usar para difamar a su rival más temido, el exvicepresidente Joe Biden. Obstrucción repetida de la justicia, tanto durante la investigación de Mueller acerca de la intromisión rusa en las elecciones de 2016, como durante la propia investigación de juicio político, al tratar de evitar que testigos declaren ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, retener documentos al por mayor e intentar intimidar a un testigo por medio de tuits desagradables mientras ella estaba declarando.
  • Hay una explicación bastante simple para las acciones de los republicanos. Este es un presidente dispuesto y capaz de hacer lo que los republicanos solo puedan soñar. Enfrentándose a una feroz batalla contra la diversidad racial y étnica por medio de una salvaje política de inmigración. Prodigando enormes exenciones de impuestos a los ricos y los ultra ricos. Afligiendo a los afligidos al tratar de quitarles su atención médica, sus cupones de alimentos y todo lo demás posible. Los republicanos, a medida que se inclinan más y más a la derecha, ya que se han vuelto mucho más reaccionarios que cualquier partido conservador normal en el mundo occidental, necesitaban exactamente el tipo de persona que es Donald Trump: un hombre sin conciencia, cruel, sin empatía, incapaz de mostrar amabilidad. En otras palabras, para cumplir sus sueños húmedos, los republicanos necesitaban un verdadero hijo de puta. Lo obtuvieron en Trump, ciento por ciento. No lo van a perder ahora que lo tienen, incluso si mañana le dispara al azar a una persona en la Quinta Avenida.

En este punto, el lector tendrá la impresión de que detesto a Donald Trump. Prefiero una palabra más fuerte. Odio a Donald Trump. ¿Cómo te odio, Donald Trump? Déjame contar las formas. Detesto tu jactancia constante. Aborrezco tus interminables mentiras. De hecho, odio todo de ti, desde la punta de los zapatos que usas para jugar tu deporte burgués de golf (a pesar de que al Che Guevara también le gustaba el golf) que para mí no es un deporte, porque un deporte requiere sudor, actividad aeróbica, coordinación, atletismo, estar en buena forma. El chico que recientemente corrió un maratón en menos de dos horas, aunque en un curso no estándar, es un atleta consumado. Trump es un vago con sobrepeso y perezoso que hace trampa en el golf, como lo hace en todo lo demás.

Pero estas son las razones triviales de mi aversión hacia el presidente. La razón más significativa se puede describir en dos palabras: El Muro. El Muro, como lo imaginó Trump, resume todo lo que es malvado en el hombre. Trump tenía en mente un propósito malévolo para su gran y hermoso Muro: “Sin embargo, Trump fue claro como el agua en un punto: el muro debería ser lo suficientemente peligroso como para disuadir a los inmigrantes de intentar escalarlo. Más de una vez, había instruido a los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional si el muro podía electrificarse para que cualquiera que lo tocara recibiera una descarga eléctrica. Quería que las puntas en la parte superior fueran lo suficientemente afiladas como para perforar la carne humana en un instante. Quería alambre de concertina por todas partes. Trump tenía descripciones vívidas de lo que quería que los inmigrantes experimentaran si intentaban escalar el muro: serían quemados, mutilados, la concertina los cortaría en pedazos. Quiero que estas personas sufran horriblemente si lo escalan, diría el presidente. (Guerras fronterizas: el asalto de Trump a la inmigración, por Julie Hirschfeld Davis y Michael D. Shear).

Donald Trump es un criminal. Y no cualquier criminal. Es un sociópata con el poder de realizar a gran escala sus crueles planes. Él es el primer y más peligroso criminal del siglo 21. Kim Jon-un, su amigo y dictador de Corea del Norte, puede ser tan malo o peor. Pero su poder para causar caos es insignificante en comparación con el de Trump. Trump sufre de un Trastorno de Deficiencia de Empatía en fase cuatro.

Pero lo hemos sabido desde hace mucho tiempo. Condenar al diablo solo llega a un punto. Lo que es más sorprendente es la conducta de los facilitadores silenciosos de Trump, la gente que un estudiante de la Alemania nazi llamó “los entusiastas verdugos de Hitler”. Son aquellos que deberían haber renunciado y hablado al escuchar por primera vez los crueles planes de Trump para el muro. Gente como Kirstjen Nielsen, el Secretario de Seguridad Nacional, que eligió complacerlo, llevarse bien con Donald Trump. No serán perdonados, aunque pueden estar casi olvidados, como Roy Cohn, el despreciable sicario de Joe McCarthy, personas pequeñas que se desvanecen en el basurero de la historia.

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor. 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More