El rey y la reina de España jugarán a las escondidas en Cuba

LA HABANA. Todo parece estar confirmado, porque las fuentes son de fiar, aunque ya casi es oficial. Salvo que ocurra una contrariedad de fuerza mayor, Sus Majestades, al calor de los 500 años de fundada la Villa de San Cristóbal de La Habana, no participarán en los festejos oficiales y según algunas publicaciones, tal vez malintencionadas, lo harán por no verle las caras a los presidentes Nicolás Maduro y al nicaragüense Daniel Ortega.

No cuesta mucho trabajo imaginar que algún medio de prensa gráfico, de esos que hacen buen humor político, como el español El Jueves, haga portada con Ortega de manos en los ojos y enfrentado a una de esas prodigiosas columnas de la vieja Habana, contando hasta diez al tiempo que Felipe VI permanece escondido por la calle Padre Pico, en Santiago de Cuba y a casi mil kilómetros de esta capital.

Fue este mismo semanario satírico quien llevó a portada la última visita del rey Juan Carlos a Cuba con motivo de una Cumbre Iberoamericana. No tuvo mejor ocurrencia que colocarlo abrazado a una negra torcedora de habanos con unos senos XXL y un globo donde se leía: “Aquí tengo que traer a Felipe para que me lo espabilen”.

Cosas e interioridades de la política exterior de cada país que habrá que respetar, aunque nos pueda asombrar a estas alturas de la humanidad, que la reacción sea como la de vecinos disgustados que hacen hasta lo indecible por no encontrarse en el ascensor o en la fila para comprar el pan.

La reciente visita del canciller hispano Josep Borrell a Cuba, próximo relevo de Federica Mogherini como alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, indica entre otros asuntos no menos importantes, que vino para tratar la visita de los reyes dispuesta por el presidente Pedro Sánchez.

La posible visita ha sido polémica para algunos partidos políticos españoles que abogan en su contra y critican al presidente Pedro Sánchez por “obligar” a los reyes a tal encuentro en esta capital y que la Casa Real ha preferido darle un tono cultural.

Contradictoria de pies a cabeza tal actitud, máxime cuando España volverá a ser mayoría en la Feria Internacional de Comercio FIHAV 2019, con más de 110 empresas expositoras, y lleva la voz cantante en los planes de expansión turística de esta Isla.

Por otra parte, se le acaba de conceder a Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad, una de las condecoraciones más antiguas e importantes de la actualidad, la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III.

El rey Felipe VI y la reina Letizia, ex periodista de RTVE, no asistirán al acto central este 16 de noviembre. Visitarán Cuba del 11 al 14. Los días 12 y 13, en La Habana, mientras que el 14 estarán en Santiago de Cuba, desde donde partirán hacia España.

Como aseguran algunos analistas, las bilaterales entre ambas naciones se caracterizan como de una suerte de relación amor-odio. Así ha sido desde los años franquistas, con acciones en bien y para mal ejecutadas, lo mismo por los socialistas del PSOE (favorito en estas elecciones) como los de derecha del PP con el tristemente célebre José María Aznar y sus pulsos con Fidel Castro.

Festividad multitudinaria en el medio milenio de fundada la villa, es de esperar que tengamos de todo un poco entre los personajes y personalidades que vendrán para darle una vuelta de 360 grados a la simbólica ceiba…

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor. 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More