El asesinato de Carlos Muñiz Varela. Conversando con el gobernador de Puerto Rico

LA HABANA. Aprovechando la presencia de Alejandro García Padilla, gobernador de Puerto Rico quien asiste a la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, que se celebra en la Habana, le preguntamos qué puede hacer para que Washington autorice desclasificar documentos de suma importancia sobre asesinato de Carlos Muñiz Varela.

Pregunta y respuesta en texto

Manuel Alberto Ramy: Una pregunta, señor, si fuera tan amable. El 28 de abril de 1979 un cubano, Carlos Muñiz Varela, fue asesinado en Guaynabo, barrio San Ramón. Usted como gobernador ha sido uno de los que más ha colaborado en el esclarecimiento de ese crimen de corte terrorista, evidentemente. En estos momentos, para una mayor claridad sobre el tema, haría falta que Washington desclasificara una serie de documentos que tienen que sí dirían toda la línea que ensambla ese crimen. ¿Qué puede hacer usted como gobernador ante las autoridades de Washington para viabilizar esta situación?

Alejandro García Padilla: Le agradezco sus palabras, es algo en lo que no voy a descansar. Quiero añadir al caso de Carlos Muñiz Varela el caso de Santiago Mari Pesquera, otro joven independentista puertorriqueño que fue asesinado y que todo parece indicar que fue asesinado en aquella misma época por la derecha de mi país por ser independentista. Yo no soy independentista pero mientras sea gobernador voy a hacer todo lo posible por esclarecerlo porque no es aceptable que ese tipo de acciones sucedan en Puerto Rico y que queden impunes.

El Secretario de Justicia, don César Miranda, es quien está encargado de ese proceso y es a través de cuya oficina que hacemos los esfuerzos con las oficinas de los Estados Unidos para buscar toda la información que sea posible y poder esclarecer esos dos asesinatos.

Algunos de los hechos que conllevarían el encauzamiento por delito están prescritos de acuerdo a las leyes de la época, pero como quiera queremos esclarecerlos para que se sepa en verdad qué fue lo que pasó y en memoria de esos puertorriqueños que fueron asesinados. El caso de Muñiz Varela, una persona que simplemente se dedicaba a promover su ideal, por supuesto y a organizar viajes aquí, a Cuba. El caso de Santiago Mari Pesquera, hijo de un ilustre puertorriqueño de ideología independentista, don Juan Mari, que también en paz descanse.

Nosotros no vamos a descansar en ese esfuerzo, los esfuerzos los estamos haciendo a través del Departamento de Justicia. No puedo anticipar, como anticipa la pregunta, que los documentos que no se han desclasificado van a permitir saber cuál es la realidad de los hechos, porque no conocemos el contenido. Quisiéramos pensar que ese fuera la realidad y que de esos documentos fuéramos a obtener qué fue lo que de verdad sucedió en esos casos. Tenemos la razonable expectativa de que así sea y por eso vamos a insistir en eso, no para llevar en el pecho la medalla de haber sido el gobernador que más hizo en el esclarecimiento de esos casos sino por un fin en sí mismo que es que en Puerto Rico se esclarezcan esos dos asesinatos, no solo el de Carlos Muñiz Varela y su memoria, sino el de Santiago Mari Pesquera y la de él.

separadorUn acto terrorista no esclarecido

Pudo  haber sido una tarde como otra cualquiera en el barrio San Ramón, de Guaynabo, en San Juan de Puerto Rico. Pero no fue así esa del 28 de abril de 1979. Los asesinos, miembros del grupo terrorista Omega 7 decidieron impedir un beso que con regularidad su objetivo iba a dar en la frente de su madre. Nueve disparos, el último a quemarropa, acabaron con la vida de Carlos Muñiz Varela, un joven cubano de 26 años de edad.

¿Por qué asesinar a Muñiz Varela?

Dos razones movieron a las armas asesinas: colaboraba con la  revista Areíto, una publicación de jóvenes emigrados de la isla mayor cuyos contenidos chocaban con los intereses y mentalidad establecido por los medios en todo lo tocante al tema cubano. La otra, había establecido una agencia de vuelos a La Habana, como parte de la apertura iniciada  por el gobierno de Jimmy Carter. Estas dos iniciativas retaban al control hegemónico. La violencia fue la respuesta.

Durante años conexiones, compromisos y otros aspectos importantes del asesinato se han mantenido ocultos, pero poco a poco han ido saliendo a la luz debido a los esfuerzos de los amigos de Carlos Muñiz y a la colaboración del actual gobernador de Puerto Rico, Sr Alejandro García Padilla. El desenlace final y la claridad plena ahora depende de que el gobierno de los Estados Unidos de América decida hacer público documentos claves que pondrían a la luz los nombres de personas, nexos con instituciones y sectores políticos más allá de la  pequeña y querida isla hermana.

Hasta el momento las autoridades puertorriqueñas han brindado las facilidades que le corresponden. La clave está del esclarecimiento completo está en Washington.

NOTA: El  audio de todas las preguntas y respuestas hechas al gobernador puede escucharlo aquí.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More