“Yo salí y estoy aquí”

LA HABANA. Es el comentario de una doctora que iba rumbo a su hospital, el cual pide que no identifiquemos, así como tampoco su nombre. Obviamente, su afirmación, que da título a este trabajo, está referida a la decisión del gobierno cubano de volver a limitar los viajes de los galenos para visitar familiares o amigos.

“Visité a mi familia y regresé”, se muestra como ejemplo.

“No entiendo absolutamente nada y mucho menos las razones”, precisa. “El vacío que hay en nuestros servicios, que viene desde antes de la política migratoria (se refiere al año 2013), no se debe exclusivamente a los que han desertado mediante misiones o viajes particulares. Hay quienes se han retirado en cuanto han podido, y otros sencillamente han pedido la baja para dedicarse a otras tareas”, argumenta. Según ella sería útil conocer y relacionar porcentualmente la cifra de los que se han marchado con el total de los que laboran en el exterior de manera oficial.

Para esta doctora, que dice tener dos especialidades, la crisis asistencial tiene por origen el aumento desproporcionado, por parte del MINSAP, de sus colegas en misiones en el extranjero.

“Ha faltado una buena previsión, que repercute en la ausencia de especialistas y en el aumento del cúmulo de trabajo de los que estamos en consultas o en los salones de operaciones”. Por otra parte, añade que “la sobrecarga de trabajo, entre otras condiciones laborales, influye en la calidad” de los servicios.

El sector de la salud es quien aporta el mayor ingreso en divisas al país, que está muy urgido de estas. Posteriormente dichos ingresos se redistribuyen en el conjunto de la sociedad.

“Puedo entender eso, pero no compartirlo totalmente”, responde ante este argumento y retorna al punto de la falta de una buena planificación en cuanto al monto de los servicios que se prestan en el exterior.

“Los que nos quedamos aquí tenemos que cubrir el hueco dejado y aunque nos han aumentado el salario en moneda nacional, nada nos corresponde en CUC (Pesos convertibles), que a fin de cuentas es la moneda que vale. Aunque puedas pagar algunos productos en pesos cubanos, la conversión es de 24 o 25”.

Ella invita a sacar la cuenta de una botella de aceite de soya o de un paquete de leche en polvo. “¿En que nos queda el aumento?”, expresa mientras mira su reloj.

La señal evidencia que está apurada, no obstante nos interesamos por el ambiente que percibe en su hospital.

“La gente está molesta, no entiende, y hubo que convocar a una reunión para explicar la ley… pero las explicaciones no tapan el dolor y la frustración. Tampoco las necesidades… continuarán, tampoco mejorando la comida, como ocurrió ayer”. Y se ríe irónicamente.

Ayer, cuenta, “nos dieron de comida congrí, atún, huevo, dos proteínas —se ríe— chicharrita de plátano y plátano chatino… ¿qué le parece? ¡Ah!, y postre. Inusual”.

Respuestas…

En un foro online realizado en Cubadebate este miércoles sobre estas regulaciones migratorias, especialistas del Ministerio de Salud Pública respondieron algunas inquietudes de los usuarios que pudieron participar, especialmente médicos y trabajadores del sector.

Entre las interrogantes más recurrentes en los foristas está el tema del regreso a Cuba de quienes decidieron residir en el exterior y están desvinculados del sector, o quienes se encuentran cumpliendo algún contrato de trabajo temporal y desean volver a salir en caso de visitar a sus familias en la Isla.

“Los médicos que residen en Cuba pero están en contratos independientes en este momento en el extranjero, si entran a la Patria, ¿tienen que pedir permiso para salir? Gracias”, pregunta el forista Antonio.

Con el usuario MINSAP, los especialistas anunciados en el debate le afirmaron que “si usted está vinculado en un contrato independiente y no pertenece al Ministerio de Salud, no entra en las medidas”.

Estos fueron otros de los intercambios publicados en el foro:

Mulatísima dijo: “Soy MGI y disfruto de un Permiso de Residencia en el exterior pero por razones personales estoy viviendo y laborando actualmente en Cuba. Salgo de Cuba de manera temporal cada vez que acumulo mis vacaciones laborales y se me brinda la oportunidad. Necesito saber si a partir de ahora para salir de Cuba debo solicitar un permiso de salida o un documento de liberación??????????. CUÁL SERÍA EL MECANISMO A SEGUIR??????????”

— MINSAP dijo: “Los especialistas de MGI no entran en estas medidas”.

Mexico2 dijo: “¿Además a quien puedo apelar ante una decisión con la que no esté de acuerdo? ¿Por encima del Ministro de Salud, puedo llegar hasta el Tribunal Supremo, teniendo en cuenta que el ser VITAL está sujeto a puntos de vista subjetivos de funcionarios de diferentes niveles de decisiones?”.

— MINSAP dijo: “El procedimiento establecido parte de la solicitud del trabajador al director de su entidad argumentando el motivo de su salida (viaje temporal o residir en el exterior), el director fundamenta la garantía de continuidad de la atención médica al pueblo, cómo se organiza el servicio para que no se afecte con su salida, y propone al nivel jerárquico superior correspondiente a su opinión de la solicitud donde se decide realizado el análisis correspondiente que garantice la continuidad en la prestación del servicio de la atención médica al pueblo, recibirá la respuesta de manera ágil en un término de hasta 50 días”.

En otra de las respuestas, el usuario MINSAP explicó: “Las medidas adoptadas son para garantizar la atención al pueblo, nada está prohibido solo se están organizando los servicios para que la persona que salga por cualquier motivo, sepa que ha cumplido con el deber de no dejar pacientes pendientes de una atención segura, como nos han inculcado desde la etapa de estudiante con los consejos de esculapio”.

“Es un paso atrás”

La doctora ya casi se tiene que ir, y justo en ese instante de despedida pasa por su lado un joven de bata blanca con ademán de saludar. Se dan un beso en la mejilla. Aprovechamos la amistad como puente para tener sus opiniones. Accede, pero en las mismas condiciones que ella.

“Yo no tengo los problemas de ella, pues soy MGI y estamos exentos, según me han dicho y entendí”, declara.

Lleva razón: los graduados de MGI no aplican, pero aunque dice entender y compartir la preocupación del gobierno, opina que la medida “es un paso atrás”, y que “por muchas vueltas que se le dé, limita derechos ya conquistados“. Cree que las consecuencias en los trabajadores del sector serán “desestimulantes”.

A partir de las respuestas del MINSAP en el Foro Online, se aprecia que es necesario detener la fuga de la inversión humana del gobierno cubano y mejorar el sistema de salud, evidentemente en baja.

El joven responde prácticamente con los mismos argumentos que su amiga la doctora, pero ahora en forma de preguntas: “¿Por qué no mejorar nuestras condiciones recibiendo una parte de lo que nuestros compañeros aportan desde afuera? Incluso no solo para nosotros, sino para cosas tan elementales como talonarios de recetas. ¿Sabían Uds. —prosigue— que hay policlínicos a los que solamente le entregan 100? Esos vuelan”.

Mirando a su colega dice no gustarle esta decisión y “no solo por solidaridad con ella”, sino a causa de que, “salvo aspectos que desconocemos y de los que deberíamos estar al tanto, es un paso atrás”.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More