Bancos de Cuba y de EE.UU. acuerdan crear vínculo financiero

Acuerdo de “cuenta corresponsal” entre Stonegate de la Florida y el Banco Internacional de Comercio es el primero desde el cambio de política

WASHINGTON – El Banco Stonegate, con sede en la Florida, firmó el martes el primer acuerdo para configurar una cuenta corresponsal en Cuba a partir de la medida del [presidente] Barack Obama para restablecer las relaciones con la isla, dijo el presidente del banco.

El Banco Stonegate Bank y el Banco Internacional de Comercio S.A. firmaron el acuerdo en La Habana, siete meses después de que entraran en vigor las nuevas regulaciones que permiten a los bancos norteamericanos abrir cuentas corresponsales en instituciones financieras cubanas.

“Para las empresas estadounidenses que hagan negocios en Cuba, podemos proveer ahora las transacciones de manera mucho más fácil”, dijo Dave Seleski, presidente del banco.

Las cuentas corresponsales permiten a los bancos realizar transacciones a través de fronteras internacionales, a menudo para mover dinero en nombre de sus clientes. En las próximas tres a cuatro semanas, una vez que la relación corresponsal de Stonegate con el banco cubano entre en vigor, el banco podrá facilitar directamente pagos y transacciones entre los dos países.

“Hay muchos otros obstáculos para hacer negocios en Cuba en sentido general, pero de pronto, para las empresas que pueden exportar [a Cuba], ese será el negocio más fácil de hacer”, dijo Gary Hufbauer, economista del Instituto Peterson para la Economía Internacional. “Yo diría que este es un paso importante”.

Algunas transacciones de negocios norteamericanos en Cuba están autorizadas por licencias del Tesoro de EE.UU., pero todas las transacciones comerciales, incluidas las remesas, actualmente pasan por bancos en terceros países.

La cuenta corresponsal creada el martes permite a Stonegate mantener un vínculo directo con una institución financiera cubana. La cuenta podrá procesar transacciones autorizadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro.

Hablando por teléfono desde La Habana, poco después de que se firmara el acuerdo, el señor Seleski dijo que la parte cubana parecía muy dispuesta a cerrar el trato como un paso para mejorar las relaciones. Llegó allí la mañana del martes, después de asistir el lunes en Washington a la celebración por el izamiento de la bandera en la embajada cubana.

El banco cubano, conocido por sus siglas de BICSA, no pudo ser contactado para que diera sus comentarios. Fue fundado en 1993, cuenta con más de 600 relaciones de corresponsalía y es auditado anualmente por Ernst & Young, dijo Stonegate.

El Banco Stonegate Bank tiene su sede en Pompano Beach, la Florida, y tiene activos por $2,3 mil millones de dólares. Es supervisado por la Corporación de Seguro de Depósitos Federales y el estado de Florida, a diferencia de otros bancos que tienen estatutos federales. Fue fundado en 2005 y su cartera de negocios se compone principalmente de préstamos de bienes raíces, según los registros de la FDIC.

Al decidirse a abrir la cuenta corresponsal, Stonegate está haciéndose cargo de un negocio que se ha enfrentado a una estrecha vigilancia en los últimos años.

Los reguladores de Estados Unidos han tomado medidas enérgicas contra los bancos que procesan transacciones –incluyendo aquellos que las realizan por medio de cuentas corresponsales–  vinculadas al lavado de dinero u otra actividad criminal, lo que lleva a muchos bancos a deshacerse de ciertos tipos de clientes, como extranjeros que trabajan en EE.UU., o de retirarse de países con una débil supervisión de sus sistemas bancarios.

Cuba estuvo entre unos 20 países clasificados como de “alto riesgo” en 2014 por el Grupo de Acción Financiera, una organización de Estados Unidos y otros gobiernos que promueve políticas fuertes contra el lavado de dinero.

“Hicimos un extenso enfoque de gestión de riesgo para esto”, dijo el señor Seleski. “Evaluamos el riesgo, lo evaluamos a nivel del consejo, lo evaluamos en el nivel de cumplimiento-área, el nivel de secreto bancario… Nos sentimos muy cómodos por haber hecho algo que es de muy bajo riesgo”.

El banco realizó revisiones de cumplimiento durante tres meses e informó a la FDIC de su plan para abrir la cuenta, dijo.

La FDIC declinó hacer comentarios.

Expertos dijeron que la apertura de la cuenta corresponsal podría ser un primer paso para permitir el uso de tarjetas de crédito en Cuba. Aunque algunas compañías norteamericanas de tarjetas de crédito han dicho que comenzarían a procesar transacciones este año, las tarjetas de Estados Unidos todavía no funcionan en la Isla.

“Allana el camino para este negocio de tarjetas de crédito”, dijo el señor Hufbauer. “Este es un paso esencial, pero no el único eslabón de la cadena”.

Las tarjetas de crédito serán una necesidad a medida que sigan aumentando los viajes de  EE.UU. a Cuba, dijo Jason Marczak, subdirector del Centro Adrienne Arsht de Latinoamérica del Atlantic Council. Viajeros de Estados Unidos a la isla ahora realizan la mayoría de las transacciones en efectivo.

“A medida que se incremente el número de viajes de norteamericanos que van a Cuba, estos viajes van a necesitar más servicios”, dijo el señor Marczak. “Es insostenible tener un turismo basado en efectivo”.

El señor Seleski dijo que el banco espera buscar nuevas oportunidades en Cuba, incluyendo facilitar el uso de tarjetas de crédito.

“En el futuro, hay muchas otras oportunidades”, dijo.

Los grandes bancos son propensos a observar a Stonegate al abrir este la primera cuenta corresponsal, dijo el señor Marczak.

“Este banco está metiendo el pie en el agua y si el agua está a la temperatura adecuada, entonces otros bancos podrían aprovechar la oportunidad también”, dijo.

Cuba organizó el lunes una ceremonia en Washington para izar la bandera en su embajada cuando las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU. fueron restauradas oficialmente. En mayo, Stonegate acordó abrir una cuenta bancaria para su Sección de Intereses de Cuba en Washington, como se conocía entonces a la instalación diplomática.

En diciembre, el señor Obama anunció una serie de medidas que su administración llevaría a cabo por su cuenta para comenzar a normalizar los lazos con Cuba, incluyendo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, eliminar a Cuba de la lista norteamericana de países que patrocinan el terrorismo, relajar las restricciones financieras y de viajes, y autorizar algunas ventas comerciales y exportaciones al creciente sector privado de Cuba. Los viajes de turismo desde EE.UU. a Cuba siguen estando prohibidos.

Las nuevas normativas entraron en vigor en enero, pero el Congreso tendría que actuar para eliminar por completo los embargos comerciales y a los viajes. Actualmente, a la mayoría de las empresas de Estados Unidos se les prohíbe hacer negocios en Cuba.

(Tomado de The Wall Street Journal)

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More