Ley de Inversión: cooperativas y capital extranjero, sí

Progreso Semanal y la economía cubana

Nuestro medio lleva 15 años publicando trabajos sobre economía escritos por nuestros bien calificados colaboradores. Ahora, la grave situación de la economía nacional se palpa, angustia y es bastante común ver como lápiz y papel o la calculadora de los móviles, comparten espacio en la mesa familiar. El pan es aritmética, la canasta básica familiar, también. Y más.

La crítica situación económica preocupa sin dar tregua. Pero los problemas los arrastramos por años.

Hoy, la situación se agudiza: Washington ha arreciado medidas económico-financieras, cierto; la presencia de la Covid-19 pone a prueba a un país de muy menguados recursos y que debe soportar al sistema de salud. Muy cierto.

Pero, la situación de la economía ya había sido anunciada previamente en 2019 cuando se anunció que vivíamos una “Coyuntura”, que en buena medida responde a problemas propios y que no acabamos de concretar. El meollo del asunto: se trata de un problema estructural.  Así lo han reconocido altos dirigentes del gobierno y Partido Comunista de Cuba durante sus presentaciones en la TV nacional.

A manera de echar un vistazo, Progreso Semanal comienza a reproducir algunos artículos sobre este crítico tema que hemos publicado a lo largo de los años. No pocos permanecen vigentes en el día de hoy, como la producción agropecuaria, la unificación monetaria, la empresa estatal y las PYMES.

LA HABANA, 25 de marzo de 2014. Las cooperativas no estatales podrán asociarse con capital extranjero, anunció el noticiero de la TV Cubana en su emisión del mediodía de hoy. Brinqué de mi poltrona en busca del mando para aumentar el volumen del televisor.

El locutor hizo el nuncio mientras aparecían imágenes de una reunión de miembros de la Comisión jurídica del Parlamento cubano con periodistas nacionales –la prensa aextranjera no fue citada.

Me hubiera gustado estar presente cuando el jurista José Luis Toledo Santander, presidente de la comisión hablaba en off. En on estaba el locutor. Pero no importa, el anuncio me da para meditar y escribir las primeras notas sobre un tema que he seguido desde el año 2006.

La decisión de que las cooperativas no estatales puedan asociarse con capitales extranjeros tiene un alto significado y puede dar un impulso al desarrollo de sectores importantes como la agricultura, precisamente un sector donde las reformas impulsadas no han rendido los resultados esperados.

Menciono la agricultura pues soy de los que opina que si la agricultura no despega todo el proyecto de renovación económica quedaría en dudas. En Cuba necesitamos alimentos, poner la tierra a producir de forma eficiente puede dinamizar el resto de la economía.

Los expertos en el sector agrícola anotan el incumplimiento de los planes y aspiraciones, entre otros factores, a la falta de capital y tecnología adecuada. Un reciente ejemplo es el caso de la producción de papa, en la que por varios años es imposible cumplir con la demanda mínima de la población. La poca disponibilidad del tubérculo favorito de los cubanos, se debe entre otros factores  a la falta de capital para adquirir en el mercado mundial el llamado “paquetes tecnológico” necesario, así como las variedades de semillas de alta calidad.

“Ese es un ejemplo sencillo de lo que puede significar la medida anunciada”, respondió a mi comentario anterior el profesor y académico cubano Armando Nova, experto economista dedicado al sector agropecuario.

“Necesitamos capital y tecnología y esta medida facilitará ambas”, opina y añade que también puede estimular “producciones para el mercado exterior” con la consiguiente entrada de divisas al país.

Mientras lo escucho pienso que los productores no estatales poseen en este momento 1 millón 200 mil hectáreas de tierra del millón 600 mil que han sido distribuidas en el país. Las Cooperativas de Créditos y Servicios (CSS) y las Cooperativas de Producción Agropecuarias (CPA), ambas organizaciones privadas, son las más productivas del país. La presencia de capital extranjero aumentaría su pegada y propiciaría el salto a cooperativas de segundo grado mediante el desarrollo de la industria procesadora de alimentos del agro.

Ahora solo nos resta esperar hasta el próximo 29 de marzo, fecha en que La ley de Inversiones Extranjeras será aprobada por el Parlamento cubano. Y también, muy importante,  confiar en que las regulaciones a la misma sean ágiles y liberadoras, capaces de estimular a los inversionistas. De lo contrario estaríamos ante una ley freno.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Si tiene alguna sugerencia, historia o dato que quisiera compartir con nuestro equipo, puede escribirnos a progresohabana@gmail.com

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More