Gisselle Morales Rodríguez

Circuito de Fórmula 1 en Paredes

Circuito de Fórmula 1 en Paredes

En su mente, iba manejando un auto de carrera, uno de esos achatados como ranas rodantes que se adelantan entre ellos en las rectas y se abren en las curvas. En su mente, iba al timón en uno de esos carros a la velocidad supersónica que él los había visto casi volar en los videos que le copian del Paquete.

El vecino de los bajos

El vecino de los bajos

Ya llevaban rato descubriéndose mutuamente, entablando diálogos al estilo “¿ustedes también van a vivir aquí?”, preguntándose qué apartamento sería el de cada uno, cuando llegaron las autoridades municipales para ponerle punto final a la espera: aquel inmueble de cinco pisos, dos pasos de escalera y un incipiente jardín les estaba siendo entregado oficialmente.

Arroz, frijoles, ¿y qué más?

Arroz, frijoles, ¿y qué más?

Al cubano promedio se le dificulta poner comida sobre la mesa y no precisamente por culpa de Irma. Progreso Semanal se pregunta cómo romper la kilométrica cadena que va del surco al plato.

División político-administrativa en Cuba: ¿dónde poner los linderos?

División político-administrativa en Cuba: ¿dónde poner los linderos?

Pese a las aristas polémicas de la División Político-Administrativa de 1976, la distribución geográfica que estipuló se ha mantenido por más de 40 años con escasas adecuaciones. ¿Se avecina un reordenamiento de los territorios cubanos?

El camino a la opulencia ajena

El camino a la opulencia ajena

Cuando abrí la puerta y la vi con aquella saya larga y el libro apretado contra el pecho, pensé que era Testigo de Jehová. “Gracias por subir tantos pisos —le disparé el discurso que tengo preparado para tales circunstancias—, pero yo soy cristiana, bautizada en la Iglesia Católica, así que ya creo en Dios”.

De provisionales y permanentes

De provisionales y permanentes

Miles de cubanos cuyas viviendas se desplomaron al paso del huracán Irma aguardan por la solución a un problema: ¿cómo levantar un techo definitivo sobre sus cabezas?

Un torbellino de desconsuelo

Un torbellino de desconsuelo

Vista desde un postigo entreabierto en la acera de enfrente, la casa donde Ricardo ha vivido toda la vida parece de paja. Las paredes de mampuesto rústico van perdiendo pedazos y el techo, un rompecabezas de zinc a dos aguas, se levanta y cae sobre el caballete, se levanta y cae, se levanta y sale desprendido por los aires sin importarle demasiado los sacos de tierra y los alambres de púas con que Ricardo pretendió reforzarlo.

Un decimista con miedo escénico

Un decimista con miedo escénico

“Yo comencé escribiendo décimas”, recuerda Florencio Rodríguez Simón. Se las llevaba a los repentistas porque tenía miedo escénico, sobre todo por el acompañamiento hasta que le dijeron: ‘No te preocupes por la música que soy yo el que tiene que caerte atrás a ti, no al revés’.

Ana, el paladar y la moraleja

Ana, el paladar y la moraleja

Ana cocinaba los garbanzos más espectaculares de Sancti Spíritus. Quizás todavía los cocina, pero solo para su familia, a todo reventar para los amigos íntimos que la visitan; para vender en el paladar que había montado en la sala de su casa, ya no.

Colgando del hilo de la dependencia externa

Colgando del hilo de la dependencia externa

Aunque Cuba cuenta con más de 6 millones de hectáreas de tierras cultivables y una cultura agrícola acendrada durante siglos, las importaciones de alimentos ascienden anualmente a valores que rondan los 2 000 millones de dólares.

1 2 3 9Next →

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2018 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados