“¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!”

LA HABANA. Lo de la Letra del Año, esa suerte de predicciones y consejos emanados del Oráculo de Ifá tras lanzarse los caracoles sobre un terciopelo rojo, tuvo este año una muy singular particularidad: llegaron hasta la prensa nacional y tuvo un espacio en el noticiero estelar de la televisión cubana.

Tal acontecimiento tiene una sola lectura, muy diferente a la de los caracoles con sus 16 signos y 240 combinaciones, y no es otra que, guardando la debida distancia, los medios no podían estar ajenos a una inquietud casi nacional de creyentes o no que, luego de agotadas las anécdotas de fin de año, comenzaron a preguntarse los unos a los otros sobre esa Letra que regirá el destino anual de cada cubano, que será como un derrotero a tomar a partir de sus profecías, recomendaciones y refranes.

Con todo el respeto del mundo hacia esa tradición cultural y religiosa —a este ateo convencido le da igual, aunque en sus tiempos de copas hasta dejaba caer las primeras gotas al “santo” por mera tradición—, merece la pena leer y estudiar la Letra, fundamentalmente las recomendaciones, que por seguro muchos de nuestros lectores ya conocen.

Son las que nos sugieren tener paciencia, conocer la Ley, cumplir la palabra empeñada, no divulgar secretos, no ser rencorosos, no conspirar. Algunos, de hecho, han quedado inconformes con estos consejos, especialmente el de la paciencia.

Sin desperdicio alguno, esa mención a un mal nacional: la envidia. A cuidarse de ella, que no son pocos los que conozco que han tenido soberanos problemas por su causa.

La gran sorpresa, que no debo ocultar, fue la recomendación de evitar ir a velorios y entierros.

Me vino como un rayo a la mente aquellos estudios preuniversitarios cuando nos tocó examinar La Divina Comedia, de Dante Alighieri. Allá, perdido por unos círculos, creo que del infierno, la lastimera exclamación de Virgilio:

-¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!

Foto de portada: Fernando Medina / Tomada de Cubahora.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Artículos relacionados

One Response to “¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!”

  1. Los Santeros siempre estan en eso. No vayas a velorios ni entierros,como si con eso evitaras la muerte. Mas de uno que siguio ese consejo al final tuvo que asistir al ultimo: su propio velorio y entierro.
    Tampoco es recomendable visitar a presos ni enfermos hospitalizados,de manera que despues nadie los visita a ellos. Le zumba.,..!

Deja un comentario

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2018 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados