Nueva ley fiscal sobrecarga las tendencias existentes de desigualdad

Un estudio totalmente nuevo, el Informe de Desigualdad Mundial de 2018, muestra con riqueza y convincentes detalles por qué la nueva ley tributaria republicana empeora una mala situación.

La ley tributaria que Donald Trump y los republicanos del Congreso han estado tratando de aprobar durante meses ahora es un hecho. El nuevo informe demuestra que aumentará significativamente la desigualdad económica en medio de la tendencia que dura ya hace  décadas hacia una participación cada vez más desigual en los ingresos y la riqueza.

La ley de impuestos Trump / Partido Republicano es un regalo para aquellos que no necesitan más dinero: las corporaciones repletas de efectivo, los muy ricos con carteras de acciones cuyo valor se ha disparado con la subida de Wall Street, un pequeño grupo de herederos de grandes fortunas que no hicieron nada para ganárselas, pero que ahora disfrutarán de una mayor ganancia con la eliminación del impuesto al patrimonio.

Los demás recibiremos un trato injusto –en el mejor de los casos: una reducción de impuestos exigua y temporal. Estas disposiciones se pusieron expresamente para camuflar e intentar vender la ley que acaba con el impuesto progresivo. Además, a diferencia de los enormes recortes para las empresas y la eliminación del impuesto al patrimonio, que son permanentes, las exenciones fiscales para las masas desaparecerán en unos pocos años.

Pero el peor trato está reservado para las familias de medianos ingresos que viven en lugares que recaudan impuestos suficientes para financiar adecuadamente la educación, la salud y otras necesidades. Esas familias ya no podrán deducir los impuestos estatales y locales. Es una venganza contra los ciudadanos de los estados con políticas progresistas y lealtad al Partido Demócrata.

Comencé esta columna con la nueva ley de impuestos porque finalmente sabemos lo que hay en ella y que será aprobada. Esa es la noticia de última hora. Pero el foco principal de esta columna es el nuevo estudio de Thomas Piketty y otros importantes economistas que muestra la marcada tendencia hacia la desigualdad que ha estado en marcha mucho antes de que Trump y los republicanos vinieran a sobrecargarla.

La desigualdad ya era grande en 1980, cuando el 1 por ciento se llevaba a casa el 11 por ciento de los ingresos, o más de diez veces su cuota. Mientras tanto, el 50 por ciento inferior ganaba el 21 por ciento de todos los ingresos, dos veces y medio menos de su cuota.

¿Qué pasó a partir de 1980? Los principales economistas y sociólogos de las décadas de 1970 y 1980 pronosticaron que los ingresos tenderían a igualarse aún más. En cambio, sucedió lo contrario. Hoy, el 50 por ciento más bajo recibe solo el 11 por ciento de los ingresos, mientras que el 1 por ciento superior recibe más del 20 por ciento. Los más ricos ahora obtienen más de veinte veces su cuota y el 50 por ciento más pobre, apenas una quinta parte de la suya.

¿Por qué está pasando esto? Los economistas conservadores siempre han intentado retratar la economía capitalista como un producto de las inevitables fuerzas sobrenaturales o naturales: la mano invisible (de Dios) de Adam Smith o las leyes de hierro del mercado promocionadas por los apologistas posteriores del sistema.

Las comparaciones con las economías capitalistas ricas de Europa desmienten esas convenientes racionalizaciones. La desigualdad en Europa ha aumentado mucho menos que en Estados Unidos. En la actualidad, en Europa, el 50% inferior de los asalariados recibe alrededor del 22% de los ingresos, casi el doble que en Estados Unidos. Y el 1 por ciento superior en Europa obtiene el 12 por ciento de los ingresos, un poco más de la mitad que en  Estados Unidos.

¿Qué explica estas diferencias? Puntos filosóficos de partida, políticas públicas y prioridades de gasto. El capitalismo tiende a aumentar la desigualdad, ya sea en Europa o en Estados Unidos. En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, tanto Estados Unidos como Europa trataron de moderar esta tendencia por medio de políticas públicas tales como impuestos progresivos a la renta, gran financiamiento para la educación de un amplio sector de la población y un salario mínimo y apoyo de ingresos para los de menores salarios. Europa básicamente ha continuado con estas políticas y ha hecho que su “estado social” sea ligeramente menos generoso.

Este país hizo exactamente lo contrario. En Estados Unidos, el bienestar se abolió y el “estado de bienestar” casi se pulverizó. Los impuestos a los ricos han ido disminuyendo, haciendo que el sistema tributario sea menos progresivo. La financiación de la educación, especialmente la financiación para el aprendizaje superior, imprescindible para la movilidad ascendente, ha sido recortada. El valor del salario mínimo en dólares reales se ha hundido.

El Informe de Desigualdad aclara los resultados de estas elecciones de políticas. En Estados Unidos, en los 24 años transcurridos entre 1980 y 2014, los ingresos del 20 por ciento más pobre crecieron solo un 4 por ciento. Para el .001 por ciento más rico, creció en un 600 por ciento.

No tenemos que organizar la sociedad de esta manera que mima a los ricos y golpea a la clase media y los pobres. La naturaleza no lo obliga. Los europeos no lo hacen. Pero desde la década de 1980, sí organizamos la sociedad de esta manera. Las políticas de Robin Hood al revés iniciadas por Ronald Reagan nunca han sido más dominantes que bajo Donald Trump, como lo demuestra la ley de impuestos que pronto estará vigente.

Una amplia investigación ha demostrado que los altos niveles de desigualdad disminuyen la felicidad, afectan la salud y la esperanza de vida, y promueven el crimen. La desigualdad mata.

La pregunta ahora es: ¿Cuánta desigualdad e injusticia social tolerará el pueblo estadounidense antes de rebelarse?

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Artículos relacionados

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2018 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados