Fondo noruego potencia el cine joven cubano

Un total de 22 proyectos resultaron ganadores de una subvención nórdica en 2017.

LA HABANA. La diversidad temática de los proyectos cinematográficos y el protagonismo de los jóvenes distingue la cuarta edición del Fondo Noruego para el Cine Cubano, una subvención que desde 2014 estimula la producción audiovisual en el país caribeño.

Los organizadores premiaron por vez primera 22 obras, el pasado 6 de diciembre, en el espacio Cine bajo las estrellas, que cada mes se efectúa en la sede de la Embajada de Noruega en La Habana.

La información ofrecida precisa que el número de galardonados supera ampliamente los 17 del año anterior, así como los 15 y 12 proyectos seleccionados en 2014 y 2015, respectivamente.

“Esta es la segunda vez que me premian con este fondo, porque antes me apoyaron para realizar La Costurera (2016), una obra sobre el maltrato infantil, un tema sensible y para el cual fue bien difícil encontrar apoyos”, dijo a la Redacción IPS Cuba la cineasta Rosa María Rodríguez.

Asimismo, comentó que la iniciativa nórdica “es una excelente oportunidad, porque no existen suficientes fondos para que los jóvenes puedan producir”.

La actriz y directora también refirió que ese tipo de concursos permite ampliar al panorama del cine joven cubano, con relatos que acontecen en contextos rurales, diferentes a la capital cubana.

Al respecto, explicó que su documental, que cuenta con Yamila Marrero como productora, narra “la historia de la familia Ajo y su relación con el Órgano oriental (Instrumento musical que se utiliza en Cuba desde el siglo XIX), cuya tradición se está perdiendo”.

“Todo sucede en un pequeño pueblo holguinero llamado Buenaventura (a 730 kilómetros al este de La Habana), donde un personaje hereda el instrumento y, en la búsqueda de una pieza para arreglarlo, inicia toda una serie de trueques y otras singulares peripecias”, precisó.

Por su parte, el actor y director Carlos Alberto Méndez, ganador de la subvención en 2016 con el corto Nitrox, afirmó que “el fondo noruego, el concurso holandés Go Cuba y la Muestra Joven del ICAIC, son casi los únicos espacios donde los más jóvenes encuentran la forma de concretar sus proyectos”:

“Ahora mismo estas ayudas permiten oxigenar la cinematografía de un país, donde la visión de los jóvenes siempre ha sido importante”, acotó.

Además, ponderó que “en todo momento la Embajada Noruega ha tratado de seleccionar proyectos diversos, que enriquecen y multiplican las miradas en el cine cubano actual”.

“Espacios como Cine bajo las estrellas o lo que se desprende del Fondo Noruego para el Cine Cubano ayudan a que se confronten ideas y a crecer como profesionales y seres humanos”, opinó.

“El arte y los lugares donde se produce cultura son importantes, porque ahora mismo Cuba necesita que los jóvenes se integren a los procesos y que sean parte de todo lo que se hace, en lugar de mostrar esa apatía que asumimos como algo normal”, apuntó.

En el espacio Cine bajo las estrellas, que tuvo lugar los días 5 y 6 de diciembre, se proyectaron también tres de los cortometrajes premiados en la anterior edición del Fondo Noruego para el Cine Cubano.

Las obras exhibidas fueron La Máquina (Cuba, 2017), del director Adolfo Mena Cejas, Lobos (Cuba, 2017), de Camila Carballo, y Nitrox, de Carlos Alberto Méndez.

Foto de portada: En 2017, el Fondo Noruego para el Cine Cubano recibió 61 propuestas entre cortos y largometrajes, de las cuales 25 resultaron finalistas y 22 recibieron la subvención. La imagen arriba muestra fotograma de La Máquina, dirigida por Adolfo Mena Cejas /  Tomada de la revista Oncuba.

(Tomado de IPS Cuba)

Artículos relacionados

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2018 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados