Ataques de Trump a presuntos musulmanes lo enfrentan con sus aliados

NUEVA YORK. El presidente Donald Trump provocó hoy nuevas tensiones con el mundo musulmán dentro y fuera del país generando disgusto hasta entre sus propios aliados, mientras que sin vergüenza alguna, el mandatario acusado de abuso sexual por más de 16 mujeres festejó el despido de un periodista de televisión nacional acusado de comportamiento sexual inapropiado, prometió mayores sanciones contra Corea del Norte por atreverse a lanzar un misil y se mostró optimista de que se aprobará el regalo que desea ofrecer a gente como él -los multimillonarios del país.

Esta mañana, Trump compartió videos por tuit supuestamente mostrando a musulmanes cometiendo actos de violencia -uno tenía el título de “migrante musulmán golpea a un niño holandés en muletas; otro fue “Musulmán destruye estatua de la Virgen María”, etcétera. Los videos fueron retuiteados por Trump de la cuenta de Jayda Fransen, una líder del partido ultranacionalista británico Britain First quien anteriormente ha sido acusada por autoridades del Reino Unido por “hostigamiento agravado religioso”.

Poco más tarde, la embajada de Holanda tuiteó un mensaje a Trump afirmando que “los hechos sí importan” y que el responsable del acto violento en el video que golpeó al niño holandés nació y creció en los Países Bajos donde cumplió su condena.

La oficina de su aliada, la primera ministra Theresa May, emitió una declaración: “está mal que el presidente hiciera esto”, y otros políticos británicos denunciaron la decisión de Trump.

Trump no aguantó la crítica de su contraparte británica y respondió esta noche con otro tuit: “Theresa @theresamay, no te enfoques sobre mí, mejor enfoca sobre el destructivo Terrorismo Radical Islámico que se está dando dentro el Reino Unido. Nosotros estamos muy bien”. Esta réplica es un ataque inesperado entre supuestos aliados -vale recordar que May fue la primera jefa de Estado en visitar a Trump (con todo y la imagen de ellos tomados de la mano).

En Estados Unidos, el representante demócrata, primer musulmán en el Congreso y subjefe del partido nacional Keith Ellison acusó que “el presidente es racista” y que continua buscando dividir a la gente. Más notable fue la reacción de un par de senadores republicanos, Lindsey Graham y Jeff Flake, que lamentaron el hecho de que Trump haya circulado los videos, algo que consideraron “inapropiado”. Pero derechistas lo festejaron, como David Duke, ex líder del Ku Klux Klan, quien declaró en un tuit: “Gracias a Dios por Trump. Por eso lo queremos”.

Poco más tarde, la vocera de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders fue preguntada por NBC News sobre estos tuits presidenciales y si importaba si era un video fabricado, y respondió: “no estoy hablando sobre la naturaleza del video. Pienso que se está enfocando sobre la cosa equivocada. La amenaza es real, y es eso lo que el presidente está comentando”.

La era Trump ha sido marcada por un incremento de crímenes de odio, y este mes el FBI divulgó sus estadísticas oficiales -aunque incompletas- sobre el tema, con más de t6 mil 100 delitos de odio reportados en 2016, un incremento sobre los 5 mil 800 reportados durante 2015. Seis de cada diez actos de este tipo fueron motivados por odio de raza o etnia, con la mitad contra afroestadunidenses; en los motivados por odio a una fe los antisemitas y a un grado menor, antimusulmanes, fueron los más numerosos, seguidos por los cometidos contra personas gay.

Por otro lado, esta mañana, NBC News informó del despido de Matt Lauer, su principal presentador de su programa nacional matutino “Today” después de que una de sus colegas (que mantiene el anonimato por ahora) entregó una queja detallada el lunes a la cadena sobre “comportamiento sexual inapropiado en el lugar de trabajo”; la empresa agregó que hay evidencia de que esto no fue un incidente aislado y en el transcurso del día, otros medios reportaron de más denuncias contra Lauer.

Esto poco después de que CBS News despidió a su presentador y veterano periodista Charlie Rose por hostigamiento sexual, y con ello dos de los hombres más poderosos en la televisiónmatutina han sido cesados en los últimos 10 días (Garrison Keillor, ícono de la radio pública en este país, hoy también fue acusado de comportamiento sexual inapropiado).

Trump tuiteó pocos minutos después del anuncio: “Wow, Matt Lauer acaba de ser despedido de NBC por ‘comportamiento sexual inapropiado en el trabajo’. Pero ¿cuándo serán despedidos los ejecutivos más altos de NBC & Comcast [empresa dueña de NBC] por difundir tanta Fake News [noticias falsas?”. También llamó para que investigaran y cesaran a otros periodistas y ejecutivos de medios.

Mientras tanto, el Senado se acercó a lograr aprobar una reforma tributaria que beneficiará casi exclusivamente a los sectores más ricos de este país, según concluyen todos los análisis independientes, incluyendo el del propio Congreso. Esta es la prioridad más alta de Trump y el liderazgo republicano en esta coyuntura y podrían obtener su regalo tan pronto como este jueves. Todo depende de obtener por lo menos 50 de los 52 votos de la bancada republicana en la cámara alta (de los 100 en total -y cuando hay empate, el vicepresidente tiene un voto).

Ningún demócrata ha indicado que votará a favor por ahora, y, de hecho, no han sido consultados y menos invitados a negociar el proyecto de ley. El liderazgo republicano tampoco ha permitido ni una sola audiencia pública para debatir las propuestas que, argumentan, beneficiarán a todo estadunidense.

Una analista política del Washington Post resumió el momento: “Un congreso profundamente impopular busca aprobar un proyecto de ley profundamente impopular para que un presidente profundamente impopular lo firme”. Philip Bump señala que la propuesta de Trump y los republicanos goza de sólo un 25 por ciento de la opinión pública (con alrededor del 60 por ciento opinando que sólo beneficia a los más ricos). Mientras tanto, el Congreso goza de la aprobación del 13 por ciento de la población (81 reprueba) según Gallup. Trump continúa registrando como el presidente más reprobado en este punto de su gestión en la historia moderna del país.

Junto con sus otros tuits matutinos, Trump afirmó que los indicadores económicos son muy positivos y por lo tanto “¡estamos ganando y los recortes de impuestos llevaràn a nuestra economía a alta velocidad!”. Poco antes aseveró: “parece que será otro gran día para el mercado de valores”, concluyendo que “supongo que alguien me quiere (¡mis políticas!)”.

A la vez, continuó la macabra danza nuclear entre dos mandatarios que mutuamente se acusan de estar “locos”. Trump afirmó esta tarde, vía tuit, que después de una conversación con el presidente de China Xi Jinping sobre “las más recuentes acciones provocadoras de Corea del Norte” que se aplicarán “sanciones mayores adicionales” contra Corea del Norte hoy mismo y reiteró que “esta situación será manejada”.

Entre todo esto, otro día “normal” en la era Trump, en los circuitos del poder en Washington, la gran pregunta entre políticos de ambos partidos, militares, funcionarios de carrera y empresarios, entre otros, es cómo, hasta dónde y cuándo “trabajar” o no con este presidente.

Tal vez por ello no sorprende que la palabra del año es “cómplice”, según dictionary.com, que informó que las búsquedas de ese término se incrementaron un 300 por ciento en 2017, reportó Ap. En parte, es resultado de repetidas ocasiones donde se ha empleado la palabra en el contexto de Trump, como también de la ola de denuncias contra hombres poderosos por sus abusos sexuales. En 2016, según los Diccionarios Oxford, la palabra internacional del año era “pos-verdad”.

Foto de portada: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en imagen de este miércoles / AP.

(Tomado de La Jornada)

Deja un comentario

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados