MIAMI. Los bienes raíces de la Florida solían ser vendidos por hombres y mujeres que ofrecían a los norteños un pedazo de paraíso junto a la playa que resultaba ser un pantano en los Everglades, donde si uno sobrevivía a los caimanes y a las serpientes, los mosquitos lo acababan.

Hoy en día, tenemos hombres y mujeres que venden ideas que califican como “buenas para la comunidad”. Todo el tiempo se están llenando los bolsillos –los propios y los de sus amigos–, mientras despojan a los más necesitados. Estos son hombres y mujeres que le dicen a uno que quisieran que hubiera menos participación del gobierno en nuestra vida (un importante argumento de los republicanos, por cierto). Curiosamente, a estas mismas personas no les importa la participación del gobierno cuando distribuye dinero para sus proyectos.

Uno de estos casos apareció en El Nuevo Herald, un reporte escrito por Nora Gámez y Patricia Mazzei acerca del exprofesor de la Universidad de Miami (UM) Jaime Suchlicki. El proyecto elaborado por el profesor estudiará las oportunidades que ofrece Miami después de que Cuba sea “libre”. Suchlicki, con la ayuda del legislador estatal Daniel Anthony Pérez, está solicitando $250 000 del dinero de los contribuyentes de la Florida para que el estudio sea una realidad.

“Este estudio preparará a la Florida para estar a la vanguardia de las oportunidades de negocios con una Cuba libre (una Cuba que respete los derechos humanos, ofrezca elecciones abiertas y tenga un gobierno democrático), en el momento en que ocurra”, dijo el representante Pérez a los escritores del Herald.

Cómo se gastará el dinero es interesante. Ciento veinte mil sirven a pagar a Suchlicki; $90 000 serán para Pedro Roig, quien trabajó para Suchlicki en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami. Roig ahora trabaja para el nuevo ICCAS independiente, iniciado por Suchlicki después de su reciente expulsión del programa de la Universidad de Miami.

Al igual que la mayoría de proyectos nuevos, es un instituto con gran necesidad de dinero. Sin embargo, con base en los salarios del ejecutivo, parece que el dinero será gastado por estos dos exempleados de la UM para pasar un año de desempleo mientras buscan más dinero para mantener funcionando la “cogioca” de la “Cuba libre”.

También $15 000 se programarán para viajes y otros $25 000 para consultores.

No estoy exactamente seguro de por qué Suchlicki fue expulsado de la UM, pero estoy convencido de que parte de la razón era que ICCAS, bajo su mando, se había vuelto obsoleto y era un instituto que intentaba revitalizar un problema que había perdido su brillo hace muchos años. Sin embargo, Suchlicki todavía está trabajando como si tratara de reinventar el Ford Modelo T en un momento y un lugar en el que tenemos autos que ahora se manejan solos.

En cuanto a Miami y una Cuba “libre”, me gustaría conocer su definición de libertad. Si es algo como lo que practicamos aquí, o peor aún, la llamada democracia que se practica en Tallahassee, nuestra capital estatal, entonces considérenme un incrédulo en cualquier cosa que nos cueste –sí, a ti y a mí– un cuarto de millón de dólares.

De todos modos, no necesito un estudio de la Universidad de Miami, ni de ninguno de sus lacayos, para decirme las oportunidades que se ofrecen a la comunidad del sur de la Florida si se nos permite hacer negocios con Cuba como hacemos con cualquier otro país en este hemisferio. El hecho es que personas como Suchlicki y Roig, y ahora el joven político Pérez, son las personas que durante años nos han mantenido alejados de lo que los estudios, ya realizados, nos dicen que una relación con Cuba sin el embargo significaría para esta área: alrededor de mil millones de dólares al año para nuestra economía y, al menos, 40 000 nuevos empleos bien remunerados.

Y para aquellos que me dicen que $250 000, según están las cosas, no es mucho dinero, les puedo traer a seis personas ahora mismo a las que les encantaría tener un trabajo estatal que les pagara casi $42 000 al año. Les aseguro que estas personas harían más a favor de la mayoría de los floridanos que el globo del ICCAS que Suchlicki está tratando de inflar.

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Artículos relacionados

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2018 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados