Las noticias del fin de semana fueron buenas, pero el pasaporte cubano sigue siendo demasiado caro

Eusebio Leal Spengler es el historiador de la ciudad de La Habana. Él es un hombre de gran elocuencia y extraordinario conocimiento. Quien haya tenido el privilegio de escucharlo hablar, sabe exactamente lo que digo. Es un placer escucharlo y posee una fuente de información que te hace sentir orgulloso de ser cubano.

El pasado sábado (28 de octubre), Leal Spengler fue el orador principal en el Cuarto Encuentro de Cubanos Residentes en Estados Unidos celebrado en Washington, D.C. Asistieron aproximadamente 130 cubanos que viven en numerosos estados tan diversos geográficamente como California, Nueva York, la Florida y Luisiana. Leal no decepcionó, pero fue eclipsado por un invitado sorpresa, y orador, el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

En un discurso de aproximadamente 30 minutos, el canciller cubano anunció que se habían aprobado ciertos cambios que implicaban directamente a los cubanos que habían emigrado, muchos de los cuales viven en Estados Unidos. Su anuncio fue recibido con reacciones positivas de los presentes. Las exclamaciones tenían que ver con las decisiones de Cuba que entrarán en vigor a partir del 1 de enero:

  • Eliminar la “habilitación” (autorización) del pasaporte previamente requerida a los emigrantes cubanos que viajan al país;
  • autorizar la entrada y salida, hacia y desde Cuba, de ciudadanos cubanos residentes en el extranjero, en embarcaciones recreativas a través de los puertos turísticos internacionales Hemingway y Gaviota-Varadero. También se anunció que una vez que se hayan creado las condiciones, esta opción se ampliará gradualmente a otros puertos deportivos;
  • permitir la entrada al país de ciudadanos cubanos que salieron ilegalmente, con la excepción de aquellos que lo hicieron a través de la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo;
  • eliminar el requisito de “avecindamiento” (residencia en Cuba por 90 días) para que los hijos de cubanos que residen en el extranjero, nacidos fuera del país, puedan obtener la ciudadanía cubana y los documentos de identificación.

Sin dudas la noticia fue positiva. Todas las nuevas medidas son importantes, pero dos de los anuncios, creo yo, fueron los más significativos. En primer lugar, la posibilidad de regresar a quienes abandonaron el país ilegalmente. En el pasado reciente tenían que haber pasado ocho años antes de poder venir de visita. En segundo lugar, la posibilidad de que los hijos de cubanos, nacidos fuera de Cuba, obtengan ciudadanía e identificación cubana.

¿Por qué es tan importante que los hijos de cubanos puedan convertirse en ciudadanos? Le hice esa pregunta a alguien que sabía y él explicó que era de suma importancia para los cubanos que viven en otros lugares —por ejemplo, Francia y Alemania— que nunca pueden convertirse en ciudadanos de esos países y cuyos hijos, por lo tanto, no tienen país aunque vivan y viajen en esta tierra. Esta medida les permite tener un pasaporte que debe facilitar su vida en el futuro, y les da una identidad importante.

Discusión antes de la llegada de Bruno

Es importante señalar que antes del almuerzo, durante la reunión, el tema que provocó más preguntas, con mucho, fue el pasaporte cubano que compramos aquí en Estados Unidos. Como he escrito con anterioridad, probablemente sea el pasaporte más caro del mundo –y dura solo seis años, durante los cuales debe prorrogarse cada dos años. En otras palabras, pagaré (en números redondos) alrededor de $400 por mi pasaporte, que me dura seis años, pero requiere una extensión después del segundo y cuarto año, y cada extensión cuesta aproximadamente $200. El hecho es que el costo del pasaporte impide que muchos cubanos que viven aquí visiten su tierra natal, simplemente porque no pueden pagarlo. Durante un período de 10 años, estamos hablando de aproximadamente ¡$1 400 dólares!

Yo digo que reduzcan el costo y prolonguen el tiempo de validez. Sí, a corto plazo haría daño, económicamente hablando. Pero a largo plazo, y no muy lejos en el futuro cercano, el dinero perdido sería recuperado debido a los miles de nuevos viajeros cubanos que viven en Estados Unidos y que no han solicitado su pasaporte simplemente porque no pueden pagarlo. Hay otros, y conozco a algunos, que sencillamente se niegan a gastar el dinero en protesta por el costo.

Esta discusión dominó la sesión de la mañana —dentro y fuera de la sala de reuniones. Curiosamente, el cónsul cubano pidió que la discusión se aplazara hasta la tarde durante la sesión de inmigración. También admitió que muchas de estas ideas están en estudio y bajo consideración. Honestamente, la explicación de “en estudio y bajo consideración” es la misma que vengo escuchando desde hace no sé cuánto tiempo. Y mencioné que es interesante porque para cuando deberíamos haber discutido el tema, llegó Bruno y su discurso básicamente fue el final de la reunión y de la discusión acerca de la inmigración…

Un último pensamiento que podría ser útil en la era de Trump, a medida que el régimen de Estados Unidos impone restricciones de viaje a los ciudadanos estadounidenses que desean visitar a sus familiares en Cuba. ¿Por qué no permitir que ciudadanos estadounidenses nacidos en Cuba viajen con su pasaporte de Estados Unidos? Eso sería una ventaja para Cuba, y una visa de viaje a Cuba cuesta alrededor de $50, un poco menos bajo ciertas circunstancias. Las calles de La Habana seguramente estarían inundadas de viajeros cubanoamericanos provenientes de muchos lugares de Estados Unidos, interesados en reconectarse con su tierra natal. Por supuesto, esa es mi opinión acerca del tema, y ¿quién soy yo para decir…?

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Artículos relacionados

5 Responses to Las noticias del fin de semana fueron buenas, pero el pasaporte cubano sigue siendo demasiado caro

  1. “Es importante señalar que antes del almuerzo, durante la reunión, el tema que provocó más preguntas, con mucho, fue el pasaporte cubano que compramos aquí en Estados Unidos. Como he escrito con anterioridad, probablemente sea el pasaporte más caro del mundo –y dura solo seis años, durante los cuales debe prorrogarse cada dos años. En otras palabras, pagaré (en números redondos) alrededor de $400 por mi pasaporte, que me dura seis años, pero requiere una extensión después del segundo y cuarto año, y cada extensión cuesta aproximadamente $200. El hecho es que el costo del pasaporte impide que muchos cubanos que viven aquí visiten su tierra natal, simplemente porque no pueden pagarlo. Durante un período de 10 años, estamos hablando de aproximadamente ¡$14 000 dólares!”

    si vale en diez años el costo a pagar es 14 mil de seguro que es el más caro del mundo…

  2. En cuanto al precio del pasaporte, no es importante ,lo veo como un aporte, pero si su duracion y periodicas prorrogas a las cuales me opongo .Hay que reclamar un pasaporte por diez años sin engorrosas y burocraticas prorrogas.

  3. La cuenta en una decada es exactamente la siguiente: Renovacion que abarca un bienio: $450.00
    Prorroga por un bienio: : $230.0
    Prorroga por el segundo bienio: $230.00
    ————–
    Total por un sexenio :$910.00
    Para compararlo con un pasaporte estadounidense que cuesta unos $130.00/decada,
    agreguemos los dos bienios que faltan:
    Renovacion otra vez(?) : $450.00
    Prorroga por un bienio : $230.00
    ————–
    Total por un cuatrienio $680.00
    Sumemos ambos totales parciales $910.00+$680.00 =Gran total: $1590.00
    (Esto es lo que me pide una agencia, El gobierno no admite que se haga el tramjite personalmente,que ahorra unos pocos dollares)
    Mas de 10 veces lo que cuesta el pasaporte estadounjidense. Querra algun hijo de Cubano nacido en el exterior, adherirse al “aporte” (?) que tan disciplinadamente refiere un opinante.?
    Tenemos que aportarle algo a los que nos han hecho emigrar? Le zumba la berenjena! Ja,Ja,ja!

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2018 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados