LA HABANA. No existe un lugar más seguro para los diplomáticos norteamericanos que Cuba. Es común verlos correr por el Malecón, comer en los restaurantes más famosos o bañarse en las playas. Aquí nunca han tenido el temor de que los maten o secuestren, como ocurre en la mayor parte del mundo. Nada explica que esto haya cambiado, mucho menos que ocurriera debido al sinsentido de  misteriosos “ataques sónicos” contra funcionarios de ese país.

Científicos de todas partes niegan la posibilidad de que algo como esto ocurra, el propio gobierno norteamericano asume su ignorancia en la materia y reconoce carecer de pruebas para culpar a Cuba, lo que explica menos que se tomen medidas contra el país.

El único argumento es que Cuba debe proteger -nadie sabe de qué- a los diplomáticos norteamericanos. Si Estados Unidos aplicara esta norma al resto del mundo, tendría relaciones con muy pocos países. Además, hay poca moral para decirle esto a un país cuyos diplomáticos sí han sido asesinados y atacados de la manera más brutal en territorio norteamericano.

Quizás la diplomacia y la objetividad periodística obligan a hablar usando términos como “supuestos”, “no identificados” o “no comprobados” para referirse a los pretendidos ataques sónicos, pero cualquier persona medianamente informada y con dos dedos de frente sabe que se trata de una soberana mentira. En Cuba hay ruido, quizás demasiado, pero no es ultrasónico ni infrasónico, más bien es lo suficientemente evidente y democrático, para afectarnos a todos por igual.

El asunto entonces es determinar la razón que impulsa al gobierno norteamericano a mentir de esta manera y utilizarlo como excusa para tomar medidas que dañan aún más el estado de las relaciones entre los dos países.

La primera hipótesis es que las agresiones a los funcionarios, sónicas o no, resultaron del uso de medios técnicos para labores de inteligencia por parte de Estados Unidos.

Esta versión no excluye otra mucho más integral, a tono con las características de ese gobierno. Para Donald Trump, la política exterior de Estados Unidos consiste en meterle miedo al mundo. Su estilo de negociación nos recuerda al Padrino: si haces lo que digo voy a ser condescendiente contigo, sino, le corto la cabeza a tu caballo preferido.

No debe ser casual que individuos como el mexicano Jorge Castañeda, bien informado de los recovecos de la política norteamericana, declare que solo la intervención de Cuba puede conducir a la destitución del presidente Nicolás Maduro en Venezuela.

Es de suponer que presiones sobre Cuba se han ejercido en este sentido, pero Cuba no ha dejado de insistir en su apoyo al gobierno bolivariano. Que no le hagan caso molesta hasta el delirio a Donald Trump y está demostrado que no hacen falta ataques sónicos, para limitar su capacidad de escuchar a tanta gente que trata de controlar sus desboques.

El tercer elemento a tener en cuenta son las presiones de los sectores anticubanos ubicados en el Congreso. A Trump le sale barato complacerlos, a cambio de un apoyo que se torna desesperado en otros aspectos de la política doméstica y exterior de Estados Unidos, así como para la supervivencia de su propio gobierno, acusado e investigado por todas partes.

En resumen, los “supuestos” ataques sónicos han venido de perilla para desencadenar una tormenta perfecta contra Cuba, que incluye atemorizar a los viajeros norteamericanos y la cancelación indefinida de otorgamiento de visas, lo que coloca a Cuba, sin que se diga explícitamente, entre los países vetados para que sus ciudadanos viajen a Estados Unidos.

Esto ocurre cuando Cuba transita por una difícil situación económica, agravada por los enormes destrozos provocados por el paso del huracán. No es de extrañar que no haya habido un solo gesto solidario por parte del gobierno norteamericano hacia el pueblo cubano, sino todo lo contrario. En realidad el sistema estadounidense no está diseñado para ayudar a resolver crisis, sino para agudizarlas, hasta el punto que los países afectados no tengan otra alternativa que rendirse a sus pies. Al parecer, esa es la lectura que están haciendo del caso cubano.

Contrario a lo que podía pensarse hace solo unos meses, la convivencia con Estados Unidos se torna cada día más complicada para Cuba. Paradójicamente, la razón estriba en la debilidad de un gobierno como el de Donald Trump, incapaz de lidiar con sus propias limitaciones y actuar con la altura que dignifica la política, incluso en el caso de los imperios.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

12 Responses to La mentira de los ataques sónicos

  1. La obtividad de su articulo seria valida si un diplomatico de USA fuese entrevistado sobre el tema.
    Hace 15 dias la diplomatica Vicki J. Huddleston, (encargada en la Habana de la Oficina de Intereses d finales de los 90′ to principios de los 2000’s)….Hizo una entrevista en NPR (national public radio que es una fuente de informacion extremandamente seria, debido al origen del dinero), en la entrevista ella describio la hostilidad del goibierno de Cuba hacia el personal diplomatico. Desde la invacion a la privacidad de sus residecias, hasta cortarle el servicio de electricidad y agua.. etc..
    Es dudosa la fuente de los ataques sonicos, pero es de ahi a decir “No existe un lugar más seguro para los diplomáticos norteamericanos que Cuba”, es un stretch y una exageracion al peor estilo de Donald Trump.

  2. Como cubano no puedo estar de acuerdo con las aseveraciones presentes en diversos medios masivos en los que se asegura que los diplomáticos norteamericanos han sido maltratados en la Isla de Cuba. No conozco nación alguna que respeto más y mejor a los ciudadanos de cualquier otranación. En nuestras universidades estudian a diario muchos jóvenes procedentes de paises árabes, ninguno de ellos ha sido atacado por profesar el islam, también estudian muchachos de las más diversas razas etnicas que no son abusados, criticados ni estigmatizados por sus costumbres o creencias religiosas. Los cubanos no arrojamos criticas ni maltratos sobre políticos ni sobre diplomáticos, ellos transitan por nuestras calles como ciudadanos de Primera Plus A+, comen en nuestros restaurantes y bene donde lo deseen sin ser molestados. Nadie me lo ha contado, lo he visto yo con mis propios ojos.

  3. Este artículo es genial! 😀 En la mayor parte del mundo secuestran o matan a diplomáticos americanos!! 😀 “Científicos de todo el mundo niegan eso” Niegan qué? 😀 “Cuba debe proteger -nadie sabe de qué-” 😀 Y luego, lo típico, con cero pruebas, muchas menos de las que inculpan a Cuba, el articulista resuelve el caso y de 3 formas! Genial! Un gran acólito del sistema!

  4. Jose, si es tu preferencia creer lo que dice la prensa, sin oir a los afectados y de esa manera estas satisfecho pues bien por ti.
    Pero en un periodismo serio, mientras las partes afectadas no den su declaracion en mi opinion no tiene ningun valor informativo & ninguna credibilidad.
    Yo creci y vivi en Cuba hasta los 24 anos, en tu commetario dices “Los cubanos no arrojamos criticas ni maltratos sobre políticos ni sobre diplomáticos”, tu sabes a cuantas marchas contra la oficina de intereses, contra las embajadas de otros paises a mi me forzaron a ir en mis anos de la CUJAE?
    No es serio tu commentario.

    • Yo solo digo lo siguiente: Si de verdad los ataques ocurrieron por que no se muestran las pruebas? como mismo dices por que que no se dejan a los equipos medicos e investigadores cubanos acceder a las supuestas victimas?
      Tu mismo que un periodismo serie necesita investigar, pero lo que no dices es que cuba a pedido la información y acceso a las victimas y se la han negado. Que tratan de esconder? o es que realmente no existemn las victimas. Yo no se mucho de instituciones médicas norteamericanas, pero la Universidad de la Floridad, eceptuando el tema cuba, no es puntera en ninguna rama cientifica; entonces “expertos de la universidad de la florida” evaluaron a las victimas. En cuanto a las marchas si, ha habido muchisimas pero de una marcha a un sabotage hay mucho camido. Ademas como en las inventigaciones policiales lo primero que se analiza es el motivo, como tu crees si en los años mas tensos contra estados unidos no pasó nada va a ocurrir algo ahora que estabamos acercandonos. A quien le conviene eso mas?
      Despues el ingeniero en mi se pone a pensar en de que forma tan presisa se podria atacar a una persona, dentro de un edificio con tal precision de que su compañero de oficina no resulta dañado.
      Esto es otro de los trucos y mentiras, como las supuestas armas quimicas de iraq.

      • Yordankis, no estoy seguro cual es tu fuente de informacion, pero te corrijo.
        La Universidad de la Florida si es “puntera en muchas ramas”, Medicina, Ingenieria, oceanoligia y demas, deberias buscarla en wikipedia. Tiene hopitales docentes & investigativos en Gainesville y en Jacksonville con los mas avazados metodos de medicina moderna.
        Creo que la confundes con la universidad Internacional de la Florida, que es un campus mas pequenos en Miami.
        De nuevo, los danos no ocurrieron dentro de las oficinas, sino en las residencias. por ellos hay familiares y menores afectados.
        Por tu argumento, me parece que estas mal informado o estas defendiendo los indefendible.

    • Coño pariente, eso de forzaron no me cuadra mucho y menos que desde tu formación universitaria (en Cuba) compares un acto de protesta o condena, digamos al bloqueo de USA a Cuba, con una argucia como la que están haciendo con el caso de los diplomáticos estadounidenses en La Habana, acaso esos ataques sónicos son a “gotas por los oidos”, porque me imagino que un “ataque” como ese habría afectado no solo a los legionarios si no a toda la vecindad de la sede diplomática, que como sabes no es poca

      • Tirso,,, si “forzaron”, la fuerza se hacia basado en la asemblea de integralidad que se hacian o se aun se hacen en la CUJAE, en cual te contaban todas tus actividades extracurriculares (ir a la cosecha de la papa, el trabajo voluntario, las marchas polticas, la guardia en la escuela, ) y las hacian valer 50% de tu puntos hacia un escalafon para las plasas, una ves graduado.
        Yo nunca fui a ninguna marcha ni a nada semejante,,, por lo cual me ponian en casi lo ultimo del escalafon.

  5. Saludos,mala uilzacion por parte de los órganos de la contrainteligencia cubanos de las tecnologías de chequeo microfonico así como de los dispositivos de control existentes en todas las embajadas del mundo. Lo cinco es q siguieron utilizando estas tecnologías 1 año después q los primeros afectados denunciaron estos hechos. Lo q viene es la destitución de la cadena de mando en el Minint cubano.

  6. Es simpático siempre ver toda la cadena de teorías q desencadena un hecho de clara coyuntura política. Para los lerdos siempre habrá algo más q alegar o q creer, es cuestión de postura más q de matices. De cualquier modo, brillante la exposición del artículo

  7. ¿Qué puede esperarse de este señor? Entiendo por un ex compañero suyo de la inteligencia, que el autor es (o, si se ha retirado, fue por muchos años) oficial de inteligencia de Cuba, destacado en el departamento que atiende Estados Unidos.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados