Tillerson se reúne con Bruno Rodríguez en medio de la investigación sobre ‘ataques acústicos’

WASHINGTON (AP). El secretario de Estado Rex Tillerson se reúne este martes con el máximo diplomático cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, según afirmaron funcionarios estadounidenses, mientras que Estados Unidos busca respuestas sobre misteriosos “ataques” a sus diplomáticos en La Habana.

Se cree que el encuentro de Tillerson con el canciller cubano Bruno Rodríguez es el contacto diplomático de más alto nivel entre los dos países desde el inicio del gobierno del presidente Donald Trump en enero. Se trata de un delicado acercamiento entre enemigos a largo plazo, iniciado bajo el presidente Barack Obama, que se ve amenazado por la creciente alarma surgida al calor de los inexplicables incidentes que han perjudicado al menos a 21 diplomáticos estadounidenses.

La reunión en el Departamento de Estado se realizará luego de un discurso pronunciado por Rodríguez en Naciones Unidas la semana pasada, en el que criticó duramente a Trump y la política de su administración hacia la Isla comunista. En un gesto de buena vecindad, Cuba también ha ofrecido enviar médicos y ayuda humanitaria a Puerto Rico para ayudar a Estados Unidos a responder a los destrozos del huracán María.

Durante meses, después de que los diplomáticos norteamericanos comenzaran a enfermar en La Habana, Estados Unidos y Cuba buscaron evitar que la cuestión se convirtiera en una irritación predominante en la relación. Ninguno de los dos países reveló públicamente que los incidentes estaban ocurriendo, incluso después de que Washington expulsara en mayo a dos diplomáticos cubanos para protestar por el fracaso de La Habana en proteger a los estadounidenses en su suelo.

Sin embargo, mientras Estados Unidos ha evitado culpar directamente a Cuba por los incidentes, la creciente indignación pública ha obligado a ambos países a adoptar un tono más duro. Tillerson ha dicho que el cierre de la prácticamente recién inaugurada Embajada de Estados Unidos en La Habana está bajo consideración, y varios legisladores estadounidenses han pedido al gobierno de Trump que expulsen a todos los diplomáticos cubanos de Washington.

Al menos 21 diplomáticos estadounidenses y sus familias han sufrido una variedad de síntomas físicos desde finales del año pasado como resultado de lo que Tillerson ha descrito como “ataques de salud”. Algunos han sido diagnosticados como lesión cerebral leve y pérdida auditiva permanente. Investigadores estadounidenses han perseguido la posibilidad de que los ataques se llevaran a cabo con algún tipo de dispositivo sónico, pero no han sido capaces de determinar la causa o un culpable.

La semana pasada, diplomáticos estadounidenses sostuvieron otra reunión de alto nivel con Cuba en medio de preocupaciones sobre los incidentes. La reunión en el Departamento de Estado incluyó, entre otros funcionarios cubanos, a la funcionaria cubana Josefina Vidal, que ha sido la cara pública de la apertura diplomática de Cuba con Estados Unidos.

“Hemos tenido contacto regular para registrar nuestra profunda preocupación por lo que sucedió en La Habana y recordar al gobierno cubano su obligación bajo la Convención de Ginebra de proteger a nuestros empleados de la embajada y sus familias en su territorio”, dijo el subsecretario de Estado John Sullivan este martes al Congreso.

Cuba ha negado cualquier conocimiento o participación en los hechos. En su discurso de la semana pasada, Rodríguez dijo que los primeros resultados de la propia investigación de Cuba “no encontraron evidencia alguna que pudiera confirmar las causas o el origen” de los incidentes, poniendo en duda —implícitamente— la versión estadounidense de las cuentas.

“Sería desafortunado si un asunto de esta naturaleza fuera politizado”, dijo Rodríguez, que ha representado a Cuba en la escena mundial durante años.

De las 21 personas estadounidenses, cuya afección médica ha sido confirmada —diplomáticos y sus familias— algunos tienen pérdida permanente de la audición o conmociones cerebrales, mientras que otros sufrieron náuseas y dolores de cabeza.

Estados Unidos han dicho que el número de estadounidenses afectados podría crecer a medida que se detecten más casos. El Departamento de Estado ha subrayado que Estados Unidos todavía no sabe lo que ha ocurrido.

Foto de portada: Jacquelyn Martin / AP.

(Tomado de The Boston Globe)

Traducción de Progreso Semanal.

Nota de Progreso Semanal

Según fuentes de Washington, la Casa Blanca no cree que el gobierno cubano esté detrás de los famosos ataques sónicos. No obstante, según la misma fuente, Estados Unidos retirará personal diplomático con vistas a preservar su salud.

Deja un comentario

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados