Las ciudades de Ciego de Ávila y Morón, aunque jóvenes en comparación con otras que celebran por estos días el medio milenio, poseen deficientes sistemas de acueducto y alcantarillado, que casi cumplen su primer siglo. Ese solo escollo entorpece la vida cotidiana, sobre la cual pesan, ahora, más de tres años de escasísimas precipitaciones.

Sin embargo, los avileños llevamos la certeza de que existe un programa para enfrentar el problema. Hay obras que nadie puede ignorar y, los medios de prensa han reiterado que el Estado puso en manos de la provincia más de 40 millones de pesos para enfrentar a la sequía.

La Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos rectora, en tan extraordinario momento, las inversiones en función de habilitar y conservar los acuíferos, crear otras facilidades y, como es natural, solucionar las profusas fugas de las conductoras y redes. Lo que no sabe la mayoría es cómo se ha ido empleando tal monto, qué rendimiento ha dado, o ha podido dar ese dinero.

Foto: Alejandro García.

Lo extraordinario

Por su condición de ser la más afectada por la sequía, Inés María Chapman Waught, presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, ha visitado y recorrido la provincia, donde el pasado 9 de mayo insistió en que era imperioso agilizar los trabajos.

Para Sergio Barrios García, delegado del Instituto de Recursos Hidráulicos, aquí, y Georquis Arias Mata, subdelegado para las Inversiones, el impedimento fundamental radica en que el territorio, con capital en mano, no posee la suficiente capacidad constructiva para tal cúmulo de labores.

Tantas obras asumidas al unísono reclaman establecer prioridades y una mayor organización del trabajo. En la imagen, estación de bombeo que comenzará a funcionar para Cayo Coco

“Ahora —ejemplificaban—, aunque tengamos el dinero para levantar y cambiar algún tramo de las deterioradas tuberías de la Ciudad de los Portales, como el que va por la calle Arnaldo Ramírez, desde el tanque elevado hasta el Hospital Provincial, poco podemos hacer, porque Acueducto en el municipio cabecera no cuenta siquiera con una retroexcavadora.

“Aunque las acciones estén planificadas por Recursos Hidráulicos, el sentido emergente de estas nos limita con frecuencia, porque los proveedores deben, entonces, gestionar los recursos y eso nos entorpece o detiene la secuencia productiva, como nos ocurre con la nueva conductora (en ejecución hace meses) que llevará el agua de la fuente de Ruspoli a los asentamientos de Santo Tomás, Grego y 9 de Abril, en espera de la importación de parte de los elementos para acoplar la línea principal hacia la entrada de las comunidades.

Como, también, evalúan que la mano de obra para tantos trabajos les resulta insuficiente. A lo cual se añade que las fuerzas de otras provincias, venidas en apoyo, no han permanecido de modo estable, incluidas las brigadas de la Empresa de Mantenimiento y Reparación de Obras Hidráulicas, procedentes de La Habana, que acometían el cambio de las válvulas que forman los nudos de distribución de agua en Ciego de Ávila, de retorno, a causa de la gran avería en una de las conductoras de la capital del país.

“Esas cifras y acciones no les fueron impuestas, quién si no ellos para saber hasta dónde podían llegar”, comentó Ileana Venegas Acosta, directora de Economía y Planificación en la provincia, en referencia al cuello de botella que ahora enfrenta Recursos Hidráulicos con los medios materiales y financieros.

La sequía se endurece y alcanza un momento muy peligroso, si no lloviera fuerte en septiembre y octubre estaríamos ante un gran reto para la estación seca que comienza en noviembre, lo cual reclama, más que mucho trabajo, organización. A estas alturas del dilema, es pecado desechar el librito. El abecé de la dirección demanda establecer prioridades.

Foto: Alejandro García.

Orden sobre el terreno

Aparecen en el plan de inversiones de esta entidad decenas de tareas y, con las mejores intenciones, casi todas con ejecuciones iniciadas, pero pocas terminadas y muchas en espera de gestiones.

Entre lo realizado destaca el enlace de las conductoras Sur y Norte de la ciudad cabecera. Se invirtieron ya unos cinco millones de pesos con el favorable saldo de haber asumido, desde hace seis meses, el déficit de bombeo de la agotada fuente de Ruspoli, no obstante, a este sistema le restan los nuevos pozos ubicados en la zona de Simón Reyes, necesarios para aumentar el caudal de entrega, pendientes, entre otras razones, por la no terminación de las casetas donde instalar los motores, un empeño que rondó lo imposible en un territorio con buenos constructores.

Hoy, de los tantos frentes de trabajo abiertos son pocos los que se mantienen con cierta actividad. Recientemente, la Televisión publicó un reportaje de una brigada avileña enfrascada, en áreas de Sancti Spíritus, en la rehabilitación del Canal Trasvase Zaza-Ciego de Ávila; al tiempo que Epifanio Núñez Árias, director de Construcción de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico, confirma el accionar productivo de una brigada camagüeyana, encargada de la reparación del dique Estero-Socorro, contén de las aguas superficiales en los humedales ubicados en la costa norte de la provincia.

Según el plan, después de tres meses de retraso, está casi a punto una de las obras más esperadas: la habilitación de una fuente de abasto para las instalaciones turísticas de la cayería norte, en el lugar conocido por Los Satos, en el sector hidrogeológico número Seis, mejor surtido y fuera del Cinco, casi agotado y encargado del suministro a las urbes de Ciego de Ávila y Morón.

Por lo general, las demás acciones planificadas alcanzan muy bajos ritmos de realización, entre las cuales algunas requieren de un particular análisis.

Punto y aparte

Foto: Alejandro García.

En el borde sur de la provincia a Danais Páez Valdivia, presidenta del Consejo Popular de Júcaro, quizás le haga falta un baño de mar para “refrescar”, pues dice haberse quedado sin argumentos al ver que algunos medios de prensa daban por concluido el montaje de la planta desalinizadora programada para el poblado, que tantos problemas tiene con el agua.

Lo real es que allí hubo entidades que construyeron hace ocho o nueve meses, calculan los vecinos, el pozo y, después, la parte civil de la caseta y todo quedó así. “Dicen que iban a venir a terminar el local, hacer otro pozo y a poner una cerca perimetral, pero nada.”

Recursos Hidráulicos alega que ellos firmaron el contrato y se mantienen a la espera de que los ejecutores concluyan para entonces montar el equipamiento; por otra parte, Bernardo Martínez Mustelier, director de la Unidad Empresarial de Base de Venezuela, perteneciente a la Empresa de Construcciones del Poder Popular, asegura haber recibido la obra tras estar levantada la estructura y que a él no han llegado el contrato de trabajo ni los planos: “Nosotros disponemos de los recursos y de la mano de obra, pero es elemental que el inversionista venga y nos explique dónde quiere cada cosa. Aquí estamos”, afirma.

Otra situación de manifiesta descoordinación entre entidades sucede con la planta potabilizadora proyectada para el poblado de Florencia. Mientras, son cada vez más los pozos que colapsan y el nivel de la presa sigue en “picada”, Osvaldo Ondarza Vergara, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, aprecia frialdad respecto a la citada instalación: “Lo que sí han adelantado son las labores para habilitar los puntos para ofrecer el agua a la población. De lo otro se ha hecho poco.”

De acuerdo con los directivos de la Delegación de Recursos Hidráulicos, allí las labores se han trabado porque a la Empresa de Materiales de la Construcción le asignaron, de forma verbal, la tarea de echar el relleno y compactar el terreno en el área constructiva, lo cual empezó y nunca terminó, y, como no media un contrato de trabajo no han podido reclamarle.

“A partir de que ellos concluyan ese paso, orientado en alguna reunión —repite Georquis Arias— sí disponemos de los contratos para la secuencia constructiva.”

Resultan bastante caros los trabajos de rehabilitación de estas plantas, pues solo pasarle la mano a la que está por instalar, más las reparaciones y mantenimientos a las dos pequeñas que prestan servicios en los poblados de Tamarindo y Los Perros, en el período enero-julio reportaron un gasto de dos millones 22 300.00 pesos, según aparece en el informe actualizado que Recursos Hidráulicos le presenta a la Dirección Provincial de Economía y Planificación.

Por supuesto que Invasor asume el compromiso de insistir sobre las causas de los relacionados desaciertos, trabas y demoras, justificados unos, otros no, vistos a partir de la perspectiva de que en las ciudades y poblados las primeras redes hidráulicas rondan el siglo de continuo servicio y, también, desde el prisma de la Presidenta de Recursos Hidráulicos, quien alertó: “lo que nos estamos jugando es cosa seria, puesto que esta provincia depende, en lo fundamental, del abasto del manto freático y se pudiera quedar sin agua”.

Recursos Hidráulicos ha quedado “medio solo” en tareas consideradas tácticas, pero que, asimismo, deciden respecto a la protección del medio ambiente y el aporte a la economía. La movilización emergente y temporal hacia las ciudades avileñas, entre otros, de obreros de la brigada que permanece en el Canal Trasvase e, incluso, de obras para el Turismo con algunas retroexcavadoras y camiones de volteo podría atenuar el actual desangramiento del manto freático. Acueducto no alcanza para enfrentar el creciente número de salideros, cuando solo suprime unos seis por día en Ciego de Ávila, ciudad hacia donde bombea, todos los años, unos 25 millones de metros cúbicos, y ocho millones para Morón. Si el 60 por ciento de ese volumen se fuga por las conductoras y redes, solo determinada contribución aliviaría a la población y, prácticamente, a ahorrar el volumen de agua equivalente a otra presa. Parte considerable de lo que se está recaudando por sectores priorizados en materia constructiva, lo estamos lanzando aquí a la alcantarilla.

Foto de portada: Tomada de Guerrillero.

(Tomado de Invasor)

Deja un comentario

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados