Lo que va a juicio esta semana es más que Bob Menéndez

MIAMI. Si el senador Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, patrocinaba una legislación que castigara al gobierno cubano, el Miami Herald lo publicaría en primera página –incluso si la ley tuviera pocas posibilidades de ser aprobada ni siquiera en un comité. Cuando el senador Menéndez se une a Marco Rubio para calificar a Venezuela de estado narco, el Herald lo pregona, y pueden estar seguros ustedes de verlo de manera prominente en el periódico. Y las veces que el senador Menéndez ha visitado Miami en el pasado durante rondas de recaudación de fondos entre amigos del sur de la Florida, allí está el Herald, fotógrafo a rastras.

El miércoles (6 de septiembre), se inicia en un tribunal de Newark, Nueva Jersey el juicio a Menéndez por cargos de corrupción. Se le acusa de ayudar al amigo y coacusado Salomon Melgen, el oftalmólogo del sur de la Florida que a principios de este año fue declarado culpable, en un caso aparte, de cobrarle en demasía al gobierno federal millones de dólares por pagos de Medicare.

Algunos de los cargos contra Menéndez

Según lo informado por Politico, “los fiscales aseguran que el demócrata de Nueva Jersey intervino con las autoridades federales a fin de obtener visas para tres de las amigas de Melgen, para evitar acciones estadounidenses que hubieran interrumpido un contrato de seguridad portuaria con una de las compañías de Melgen en República Dominicana, y para ayudar a Melgen en una disputa de facturación multimillonaria con Medicare”.

A cambio, según el Departamento de Justicia, Menéndez aceptó regalos y donaciones de manos del médico por un millón de dólares.

Menéndez ha contratado al muy caro abogado defensor Abbe Lowell, un habitual en casos criminales que involucran a políticos de alto perfil en Washington. En el mismo artículo de Politico se describe la respuesta de Lowell como la de “desmantelar las demandas de un quid pro quo por parte de los fiscales federales.

“La frase en latín capta claramente la acusación de la fiscalía de que más de $750 000 en donaciones políticas entregadas por el rico oftalmólogo Salomon Melgen –y una serie de vuelos privados, estancias en hoteles de lujo y otros regalos– equivalían a sobornos a cambio de la ayuda de Menéndez”.

Cosas serias. Por razones que NO nos extrañan, el Miami Herald le ha restado importancia al juicio. Y en el periódico del domingo, mientras escribo esta columna, no se publicó una palabra en relación con el muy sonado caso judicial.

En honor a la verdad, en las últimas semanas el Herald publicó en su edición digital lo que no son más que breves bosquejos de lo que ha aparecido en el periódico.

Pero como he escrito, este es un juicio sumamente sonado. Un juicio cubierto por todos los principales periódicos del país.

Y hay más en el juicio de Menéndez que un senador demócrata de alto rango acusado de corrupción.

Un “claro e inequívoco” patrón de corrupción, dicen los federales acerca del senador Menéndez

Una declaración de culpabilidad por el tribunal podría conducir a la expulsión de Menéndez del Senado, aunque esto no es automático, y podría provocar una interesante batalla política. Sin embargo, si es expulsado, sería Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, quien estaría encargado de nombrar a su reemplazo hasta las elecciones de 2018.

No hace mucho tiempo yo habría dicho, saquémonos a Menéndez de encima, ¿a quién le importa? El republicano no puede ser peor, probablemente exclamaría, en especial cuando se trata de Cuba.

Pero hay más en juego. El senado sin Menéndez significaría un demócrata menos. Y un voto republicano más, si la reciente votación para revocar el Obamacare saliera de nuevo a la palestra, significaría una victoria para el presidente Trump y otros líderes republicanos que quieren reemplazar la ley de atención médica con otra que dejaría a más de 20 millones de estadounidenses sin seguro médico. Recuerde que sólo les faltó un voto para lograr eso  exactamente en julio.

Así que yo deduciría que el juicio de Bob Menéndez es terriblemente importante. Y el resultado podría llegar a afectar a millones de estadounidenses en todo EE.UU.

Y sin embargo, el Miami Herald parece estar ignorando el juicio de Menéndez que comienza esta semana.

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

One Response to Lo que va a juicio esta semana es más que Bob Menéndez

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados