“Guerra acústica” prosigue; científicos dudan

LA HABANA. Continua hasta hoy el show mediático sobre los supuestos ataques acústicos sufridos por diplomáticos estadounidenses en La Habana, supuesto al que ya se ha agregado un diplomático canadiense. El coctel se hace difícil de digerir, pues quedan muchos vacíos de información a su alrededor.

En este punto, científicos norteamericanos ponen en duda la veracidad de dicho ataque sónico. Otros analistas ven detrás del escándalo una jugada política más, en la cual, mientras Venezuela es hostigada y amenazada por el gobierno norteamericano, se mantiene a Cuba en una palestra de información de bajo perfil.

A continuación, reproducimos un artículo publicado en The Washington Post, que aporta al menos el punto de vista de la Asociación Estadounidense del Servicio Exterior. Y otro reporte publicado en BuzzFeed News, en el que algunos científicos ponen en duda la veracidad de los hechos aportados hasta el momento.

Diplomáticos estadounidenses sufren lesiones cerebrales traumáticas en ataques misteriosos en Cuba, dice sindicato

Por Anne Gearan

Diplomáticos estadounidenses que prestaban servicios en Cuba sufrieron daños como lesiones cerebrales traumáticas leves debido a misteriosos “ataques de acoso sónico”, dijo el viernes el sindicato que representa a los funcionarios del Servicio Exterior estadounidense.

La Asociación Estadounidense del Servicio Exterior (AFSA) dijo que se reunió o habló con 10 víctimas desde que los problemas de salud salieron a la luz el mes pasado. Los problemas de salud datan de fines de 2016, pero sólo se revelaron cuando el Departamento de Estado dijo en agosto que había expulsado a dos diplomáticos cubanos como represalia al gobierno cubano.

El Departamento de Estado no ha explicado por qué no hizo públicas las expulsiones cuando ocurrieron en mayo.

“La AFSA alienta firmemente al Departamento de Estado y al gobierno de Estados Unidos a que hagan todo lo posible para proporcionar atención apropiada a los afectados y a trabajar para garantizar que estos incidentes cesen y no se repitan”, dijo el grupo en un comunicado.

El Departamento de Estado dijo el mes pasado que hasta 16 personas sufrieron síntomas. Funcionarios estadounidenses dijeron que los estadounidenses sufrieron daños por un dispositivo o ataque sónico desconocido que dañó su audición y causó otros problemas de salud. Las lesiones ocurrieron mientras los estadounidenses estaban destacados en la embajada de Estados Unidos en La Habana y vivían en viviendas proporcionadas por el gobierno cubano.

La administración de Trump no ha culpado al gobierno cubano por el daño que los estadounidenses sufrieron, pero dice que las expulsiones fueron porque Cuba fracasó en proteger a los diplomáticos, como lo requiere la Convención de Viena.

“No estamos asignando responsabilidad en este momento. No sabemos quién fue el autor de estos incidentes”, dijo la portavoz del Departamento de Estado Heather Nauert el mes pasado.

El gobierno cubano ha negado haber dañado a los diplomáticos y está cooperando con una investigación del FBI, dijeron funcionarios.

La declaración de AFSA proporciona la opinión pública más completa hasta ahora de la gama de síntomas sufridos por los estadounidenses, ninguno de los cuales ha hablado públicamente.

“Los diagnósticos incluyen lesión cerebral traumática leve y pérdida auditiva permanente, con síntomas adicionales como pérdida de equilibrio, dolores severos de cabeza, alteración cognitiva e inflamación cerebral”, dijo AFSA.

CBS había informado muchos de esos diagnósticos sobre la base de expedientes médicos que obtuvo, pero el Departamento de Estado se negó a confirmar la información. Al principio, el Departamento de Estado sólo dijo que los estadounidenses sufrieron “síntomas” que no amenazan la vida. Más tarde, el secretario de Estado Rex Tillerson confirmó que el daño auditivo estaba entre los efectos.

La declaración de AFSA es la primera indicación de que, al menos para algunos, la pérdida auditiva probablemente sea permanente.

La vigilancia intensa a los diplomáticos estadounidenses en Cuba es rutinaria y el acoso de bajo nivel, como el vandalismo de hogares y autos solía ser común. Pero los informes de los diplomáticos que sufrieron daños físicos eran raros.

Funcionarios estadounidenses que trabajaron en La Habana dijeron que el acoso menor se había desacelerado en los últimos años, incluso antes de que el presidente Barack Obama anunciara en 2014 que restablecería relaciones diplomáticas con Cuba después de décadas de distanciamiento entre los dos países.

Comentarios de lectores de The Washington Post

subvette

5:46 PM

Denunciar “daño” sin opiniones médicas sustanciales acerca de la causa raya en la irresponsabilidad. El “acoso sónico” es estrafalario y no comunica nada al público lector –y las sugerencias de daño cerebral es como decir “algo espeluznante sucedió, nos parece, tal vez”. Está tan por debajo del periodismo responsable, todo entra en mi computadora mientras analizo suscribirme a The Washington Post. Veré lo que el Wall Street Journal tiene que decir antes de tomar la decisión de suscribirme.

Técnicamente cierto

5:31 PM

¿Qué demonios, se ha convertido el Washington Post en Fox News? Por favor, dejen de reportar acerca de esta noticia sin ninguna declaración fundamentada de parte de expertos médicos. “Ataques de acoso sónico” suena como un disparate total.

5:27 PM EDT

¿Cuál es el sentido de esta tontería?

DogPillow

5:40 PM

Es curioso cuando los esquizos piensan que las voces en su cabeza comprenden a toda la población del mundo.

MortalCoil

5:07 PM

¿Y qué si acaso…? ¿Y qué si acaso…? Vamos, contrólense.

(Tomado de The Washington Post)

Traducción de Piniella para Progreso Semanal.

Arma secreta cubana a la que se culpa de dañar a diplomáticos estadounidenses suena improbable, dicen expertos.

Dan Vergano, reportero de BuzzFeed News

Reportes de noticias han culpado a una “misteriosa arma sonora silenciosa” de la pérdida de audición durante el año pasado de diplomáticos de Estados Unidos destacados en Cuba.

Expertos médicos y técnicos contactados por BuzzFeed News dicen que eso parece improbable.

“No puedo explicarme de ninguna manera que la enfermedad y la pérdida de audición estén relacionadas con un sonido”, dijo a BuzzFeed News el psicólogo Andrew Oxenham, del Laboratorio de Percepción y Cognición Auditiva de la Universidad de Minnesota.

“No hay forma de que un dispositivo acústico cause daño auditivo usando sonidos inaudibles”.

Sin embargo, por lo menos un canadiense y 16 diplomáticos estadounidenses fueron reportados enfermos desde el otoño pasado hasta abril de este año. La enfermedad provocó la expulsión de dos diplomáticos cubanos en mayo, y es posterior a otros incidentes de hostigamiento a diplomáticos estadounidenses, tales como allanamientos, escuchas telefónicas y grabaciones en video.

“Hacemos responsables a las autoridades cubanas de averiguar quién está llevando a cabo estos ataques no sólo a la salud de nuestros diplomáticos, sino que, como ustedes han visto ahora, hay otros casos con otros diplomáticos involucrados”, dijo el secretario de Estado, Rex Tillerson, a periodistas.

El Departamento de Estado nunca ha respaldado ninguna de las diversas teorías acerca de lo que sucedió a sus diplomáticos en Cuba. “No tenemos las respuestas definitivas todavía”, dijo la portavoz del Departamento de Estado Heather Nauert a principios de este mes. “Esta es una investigación activa, y esa investigación está en curso en este momento”.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo el martes que “no hay causa o fuente conocida”.

A principios de agosto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba negó la responsabilidad de la enfermedad entre los diplomáticos y ha cooperado con una investigación acerca del brote. Funcionarios canadienses no asumen que Cuba sea responsable de las lesiones, informó Reuters la semana pasada.

Registros médicos muestran que algunos diplomáticos sufren de “lesión cerebral traumática leve”, según un informe de CBS News, así como de náuseas y pérdida de audición. El Centro Médico de la Universidad de Miami confirmó que sus médicos habían sido consultados acerca los casos, pero mencionó a BuzzFeed News sus preocupaciones de privacidad al negarse a revelar información de cualquier paciente.

Pero los científicos consideran que la noción de un arma sonora silenciosa es difícil de explicar. La audición depende de los pelos sensibles en el oído interno que traducen las ondas de sonido en señales que nuestros cerebros oyen como ruido, y la pérdida de audición se provoca por el daño a esos pelos. Los ruidos fuertes pueden matar y dañar estos pelos, pero los informes de noticias afirmaban que el “arma sónica” era silenciosa.

El ultrasonido, que es demasiado agudo para que podamos oírlo, “no puede estimular el oído interno de una manera que podría causar daño”, dijo Oxenham. “La única manera que podría suceder es a través de la distorsión, lo cual entonces haría que el sonido fuera claramente audible”, así como “muy fuerte”.

Lo mismo sucede con el infrasonido, que no puede oírse por ser demasiado bajo. Las intensidades dañinas claramente harían vibrar el cuerpo. Pero incluso en ese caso, sería improbable que produjera pérdida auditiva, dijo Oxenham. “Además, el tamaño de los altavoces necesarios para generar un infrasonido como ese sería difícil de ocultar”.

Mientras que la mayoría de los informes de noticias han descrito el inicio de los síntomas en los diplomáticos afectados como silencioso, algunos han reportado un “sonido ensordecedor” o ruido de “zumbido” antes de los ataques. Pero incluso parece difícil explicar un arma sonora audible, dijo a BuzzFeed News Sharon Weinberger, autora de Los imaginadores de la guerra: la historia no contada de DARPA, la agencia del Pentágono que cambió al mundo. “Uno no sabe lo que no sabe, pero me parece que un arma sónica es muy improbable”, dijo Weinberger, editora ejecutiva de noticias en la revista Foreign Policy. “No funcionan muy bien”.

Los intentos de Estados Unidos y de la Unión Soviética durante la Guerra Fría por hacer armas sónicas ruidosas, se derrumbaron porque los dispositivos funcionaban de manera insegura, dijo, dañando a algunas personas, pero no a otras. “Para que un arma no letal sea eficaz, tiene que funcionar con todo el mundo, como un táser. A todo al que le disparan con un táser le hace efecto”.

Por otra parte, el hecho del acoso es que la gente sabe que la están acosando, lo que significa que un arma secreta y silenciosa no tiene ningún sentido, dijo Weinberger.

“Imaginen que el gobierno cubano quisiera molestar a los diplomáticos en sus reuniones de tormenta de ideas. ‘Bueno, les podemos matar su gato, entrar en su carro, o miren, muchachos, tenemos esta arma sónica secreta que puede funcionar de manera insegura a veces y vamos a probarla primero en un montón de estadounidenses. Y en un canadiense’. Sólo pensar en ello hace que suene poco probable”.

Una posibilidad un poco mayor es que un efecto secundario de la tecnología cubana de vigilancia haya hecho daño a los diplomáticos, dijo Weinberger. En la década de 1960, la Unión Soviética hizo un ataque de microondas a niveles bajos contra diplomáticos estadounidenses en Moscú, lo que desencadenó un episodio bufonesco de la Guerra Fría en forma de un estudio secreto para saber si “armas de control de la mente por microondas” estaban funcionando sobre los anónimos diplomáticos estadounidenses.

El estudio fue encabezado por un científico despedido años más tarde por “deshonestidad general”, según el libro de Weinberger. Y se basaba en las muestras de sangre tomadas por un médico del Departamento de Estado, más tarde condenado por impregnar a docenas de sus pacientes sin que ellas supieran que él era el donante de la esperma en una clínica de fertilidad en Virginia.

El secreto bajo el cual se hizo la investigación acerca de las microondas en Moscú refleja la ausencia de información de ahora acerca del brote en la embajada en Cuba, agregó ella, lo que hace la situación innecesariamente turbia.

“Resultó que los rusos solo estaban usando las microondas para encender y apagar aparatos de escucha”, dijo Weinberger. Las misteriosas microondas, según mostraron los registros definitivos, tenían muy poca intensidad como para hacer daño a alguien.

Entonces, ¿qué pasó en La Habana?

“Hasta que sepamos más, la posibilidad de histeria masiva ciertamente está en juego”, dijo a BuzzFeed News el sociólogo neozelandés Robert Bartholomew, autor de ¡Brote! La enciclopedia del comportamiento social extraordinario. Muchos casos documentados de histeria masiva involucran a las llamadas construcciones de enfermedad que resultan ser brotes psicológicos, señaló.

“Sobre la base de la escasa información que se ha revelado, es muy posible que este grupo sea de naturaleza psicogénica, ya que la mayoría de los síntomas son dolores de cabeza y mareos, mientras que el caso más grave se describe como ‘lesión cerebral traumática leve’, que no sé lo que quiere decir, y que podría no estar relacionado”.

La histeria masiva, o enfermedad psicogénica masiva, “es el diagnóstico de último recurso”, dijo a BuzzFedd News el psicólogo social James Pennebaker, de la Universidad de Texas en Austin, cuando las toxinas en un ambiente no pueden ser detectadas en un brote de síntomas de enfermedad.

Aunque no tenía opinión acerca del caso cubano, Pennebaker señaló que estos brotes tienen características comunes: ocurren en entornos de alto estrés donde la gente se comunica frecuentemente de forma no verbal y entre occidentales se desencadenan síntomas que son señales culturales de enfermedad, náuseas, dolor de cabeza y mareos; poner los ojos en banco en partes de Malasia; y el baile espontáneo en la Edad Media. (Vale la pena señalar que las personas en estos brotes sienten síntomas reales, sí sufren por el estrés psicológico y se manifiestan como dolencias físicas verdaderas.)

Los brotes también se propagan entre amistades, generalmente más entre mujeres que entre hombres, en vez de por la proximidad a la primera persona en caer enferma. Esa primera persona típicamente tiene signos visibles de enfermedad, vómito o desmayo, agregó, “algo que se vería después de la gripe, por ejemplo”, que inicie el brote.

Algunas enfermedades tropicales, entre ellas el virus del Zika que ahora se extiende por el Caribe después de su brote de 2015, por ejemplo, causan trastornos neurológicos. El virus del Zika puede causar el síndrome de parálisis de Guillain-Barré en adultos.

Todo esto plantea la posibilidad de que una enfermedad inicial provoque un brote de casos psicogénicos en el ambiente de alto estrés de la embajada de Estados Unidos, a medida que Estados Unidos reanudaba las relaciones diplomáticas formales con la nación isleña el año pasado, una medida a la que se opone la nueva administración Trump.

La historia de acoso al estilo de la Guerra Fría por parte de agentes cubanos es ahora parte del folclor militar estadounidense. “Esto podría haber dado lugar a la expectativa de que similares travesuras están sucediendo de nuevo, ahora que Estados Unidos ha reabierto las relaciones diplomáticas”, dijo Bartholomew, por correo electrónico.

(Tomado de BuzzFeed News)

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Deja un comentario

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados