Progreso Semanal

Acceso a Internet y uso de tecnologías estimula debate en blog cubano

LA HABANA – La ampliación del acceso a Internet y el consecuente diseño de políticas públicas para humanizar y hacer más creativo el uso de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones (TICs), centró un debate en el blog Cine Cubano, la Pupila Insomne.

Para el autor de la bitácora, el crítico de cine Juan Antonio García Borrero, “estamos en pañales en la construcción de una “cultura de la informatización” que aproveche mejor y ponga en el camino del crecimiento sostenible el talento y la tecnología en el país”.

A su juicio, en los escenarios donde se discute la informatización sigue como gran ausente la comunidad de usuarios, “la que a diario pone a circular aplicaciones para sus teléfonos que, de modo off line, les ayuda a saber un poco más de los medicamentos que necesita, los restaurantes que pueden visitar, la orientación por calles”.

El también crítico de cine añadió que si bien el Gobierno prioriza la informatización del país a partir de un perfil humanista, sigue sin tomarse en cuenta la emergencia de los nuevos usuarios ni las características de las prácticas culturales actuales.

Por ello instó a que el Estado, “de la misma manera que les garantiza a las personas la posibilidad de acceder a la Educación a través de programas de enseñanza e instituciones educacionales, configure escenarios donde se estimule la creatividad y no el mero consumo”.

Según informes internacionales, Cuba ocupa el lugar 160 en infraestructura de acceso para establecer una conexión. (Foto: Jorge Luis Baños/ IPS)

Por su parte, el profesor Maikel Pons matizó que el salto en la creatividad y utilización de las posibilidades tecnológicas no se expresan al unísono, pues “todavía el uso académico, profesional, docente, investigativo, humano que se hace de las tecnologías que la universidad pone gratuitamente a nuestro alcance es insuficiente, limitado”.

Consideró que las redes sociales tienen que servir, ante todo, para una globalización del desarrollo armónico y saludable, y “no para condicionar a las personas a ser esclavas de criterios y conductas hegemónicas”.

Al debate se sumó el periodista José Raúl Gallego, quien mostró preocupación por que el fomento de la creatividad no fuera usada como un pretexto por “aquellos con poder de decisión o quienes apuntalan desde el discurso ideológico las políticas del país, como una especie de zanahoria utilizada para entretenernos y justificar las demoras y restricciones al acceso a Internet”.

Defendió dos ideas esenciales: “La creatividad no debe ser ʻcontroladaʼ, dirigida a conveniencia, ni mucho menos pensar que será el resultado únicamente de políticas trazadas ʻdesde arribaʼ”.

Y que Internet “constituye un derecho humano y que así debe ser reconocido tanto en la reforma constitucional o en la nueva constitución que “se rumorea” debe formularse pronto, como en la tan esperada Ley de Prensa –que también “se rumorea”– debe estar al “aparecer”.

Gallego subrayó que no se puede esperar un uso novedoso de las tecnologías “cobrando a las personas uno de los precios de conexión más altos del mundo y en condiciones de incomodidad extrema que para nada facilitan ese uso creativo que requiere de exploración, análisis, tiempo”.

Argumentó que en Cuba sí se constata una utilización inteligente de las TICs, pero en muchos casos al margen de las políticas institucionales, lo cual coloca a muchos emprendedores en situación de ilegalidad o a-legalidad.

Entre varias recomendaciones para revertir esta situación, propuso eliminar las restricciones que entorpecen el uso no lucrativo del espectro radioeléctrico, así como “la censura y vigilancia sobre la libre expresión de las personas en Internet, siempre que esta no viole las leyes del país”.

Asimismo, propuso facilitar la creación de cooperativas u otras formas jurídicas que reconozcan el aporte a la sociedad de los profesionales que hoy se mueven informalmente en la producción de software y tecnologías afines.

Según informes internacionales, Cuba ocupa el lugar 160 en infraestructura de acceso para establecer una conexión y el número 44 respecto a la capacidad y formación intelectual para entender el mundo digital; tal cifra la ubica como una de las naciones con mayor empeño para concientizar la utilidad de Internet y las TICs.

El 28 de febrero pasado, el Consejo de Ministros aprobó una política integral para el perfeccionamiento de la informatización de la sociedad que además de ordenar y priorizar las TICs como un sector estratégico para la nación, se orienta al crecimiento de la economía.

Existen a nivel nacional unas 1.157 áreas públicas de navegación, alámbricas e inalámbricas, de las cuales cerca de 320 son sitios públicos wifi.

No obstante, el alto costo de las tarifas de conectividad, 1,50 pesos cubanos convertibles (CUC, equivalente al dólar) por cada 60 minutos de conexión pone en duda el carácter “público” del servicio, en un país donde el salario medio ronda el equivalente a 29 dólares mensuales.

A ello se suma una obsoleta infraestructura de telecomunicaciones que si bien se ha ido modernizando en los últimos años, todavía limita las posibilidades reales para satisfacer la creciente demanda de conectividad.

Foto principal: Jorge Luis Baños/ IPS

(Tomado de IPS / Cuba)