El cuento de hadas hecho para Miami de Marco el bueno contra Cabello el malo

MIAMI. Es difícil comprender cómo la gente todavía cree a Marco Rubio, o se traga las acrobacias fabricadas de Relaciones Públicas que la prensa presenta de la imagen del senador de Estados Unidos de West Miami como el héroe de algún cuento chino.

Una mirada más cercana y más detallada de Rubio mostraría un Pequeño Marco que es más personaje de cuento de hadas que el político responsable que pretende ser. Lo que demuestra lo crédulos que son en Miami y tantos electores estadounidenses, una buena manera de decir que muchos de nosotros somos simplemente estúpidos al votar.

Si ustedes siguen la política de Miami probablemente hayan leído u oído que Diosdado Cabello, ex vicepresidente venezolano y ex jefe del parlamento, y también un aliado cercano del difunto líder Hugo Chávez, ha mandado a matar al senador Rubio. Así mismo. Patricia Mazzei, del Miami Herald, ha reportado que hay orden de matar a Rubio “según inteligencia obtenida por Estados Unidos el mes pasado”. Y detrás de la orden está Cabello, que se está convirtiendo en el Profesor Moriarty del Pequeño Marco en esta narración de intriga hecha en Miami.

Mazzei escribe que “las autoridades federales no podían estar seguras en ese momento si la amenaza no corroborada era real…” Sin embargo, lo que la hace auténtica, según el Herald, es que “Rubio ha estado cuidado por un equipo de seguridad durante varias semanas tanto en Washington como en Miami”.

Parece que he vivido en Miami demasiado tiempo y he visto demasiado como para creer esto. Y puede que yo no sea el único incrédulo. Nótese que la prensa nacional e internacional ha mostrado poco interés en esto. Claro, unos pocos lo han hecho, pero han utilizado la noticia de Mazzei como fuente. Examinada de cerca, se ve que es una historia SIN piernas. Créanme, si hubiera algo de verdad en el hecho de que se ha puesto precio a la cabeza de un senador estadounidense, la prensa estaría comentándolo a gritos.

Y si se trata de que un equipo de seguridad es prueba de la amenaza… ¡Por favor! Hace unos meses, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, viajó a París, Francia, supuestamente en relación con asuntos del condado, y lo acompañó un equipo de seguridad, con el pretexto de la amenaza del terrorismo internacional. Se gastaron miles de dólares de los contribuyentes para que Carlos y su esposa pudieran disfrutar del campo europeo, supongo, sin tener que preocuparse por un ataque de ISIS.

¿O ha olvidado el Herald las muchas veces que se han reportado denuncias de que la mayor parte de todo lo malo que ha pasado en Miami tuvo que ver con el nefasto malvado y némesis del área Fidel Castro? Nunca olvidaré al comisionado del condado Javier Souto, por ejemplo, otro de esos cubanos locos que parece que cultivamos aquí, saliendo por la tangente en reuniones de comisión, mientras otros comisionados y el público ponían los ojos en blanco, explicando cómo Fidel o uno de sus muchos espías eran la razón de que casi todo saliera mal en el Sur de la Florida.

Suena ridículo, ¿no? Pero es verdad.

Y mientras Souto expulsaba sus chorros de tontería, Miami estaba siendo saqueada por los sinvergüenzas que usaban su historia y otras como esa para desviar nuestra atención de los verdaderos culpables que roban en nuestra ciudad.

También está el chiflado profesor de la FIU que en la década de 1980 lanzó una historia de que los mosquitos con quién sabe qué virus y entrenados por el gobierno de Castro (sí, ¡entrenados!) habían sido enviados al sur de la Florida. Una locura, ya lo sé, pero también es cierto. Y lo publicó el Miami Herald en ese entonces.

Así que ahora tenemos a Cabello, etiquetado el Pablo Escobar de los antivenezolanos, persiguiendo a nuestro pobre Pequeño Marco para matarlo. Suena más como papilla de una telenovela barata de las 8 p.m. Pero es el tipo de cosas que encanta a la gente de aquí, o se ve obligada a hacerlo. Estas historias impulsan nuestra política local hasta el punto en que los no creyentes son marginados y etiquetados como los malos. Es por eso que tantos callan y no participan —a fin de sobrevivir en nuestra metrópoli de cuento de hadas.

El hecho es que si se trata de narcotráfico dirigido por el gobierno queremos resaltarlo, lo hemos visto. La administración Reagan traficó con drogas en la década de 1980 para financiar a los contras en Nicaragua. Si estamos buscando intentos de asesinato patrocinados por el gobierno, hay una historia de eso también… en nuestro propio patio trasero. Hay muchas pruebas de las docenas de veces que a través de los años la CIA, con la bendición de más de un presidente, trató de eliminar al entonces líder cubano Fidel Castro.

Leo las columnas y el blog de Patricia Mazzei. Parece una buena y joven periodista. Pero ella debe examinar la historia de esta ciudad y cómo la ha cubierto el Herald. A lo largo de los años, el Miami Herald ha causado daños a nuestra área reportando y dando credibilidad a historias como la que Marco Rubio ahora quiere que creamos. Ella no debe permitirse caer bajo el hechizo de Rubio y otros fabuladores de Miami, quienes a través del tiempo han ayudado a retardar el desarrollo de Miami simplemente por ganancia personal, odio y/o rencor. Y utilizado al Miami Herald como su maquinaria de relaciones públicas.

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Temas:

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados