David Rivera está en problemas de nuevo –y los federales al rescate

MIAMI. David Rivera, el chico malo de Miami, está de nuevo en problemas. A principios de esta semana Politico informó, y más tarde el Miami Herald retomó la noticia, de que el exrepresentante al congreso por el Sur de la Florida ha sido demandado por la Comisión Federal Electoral (FEC) por ayudar a “apuntalar a un candidato de paja a fin de ayudar a su propia candidatura a la reelección en 2012” –elección que luego perdió ante Joe García.

La FEC ha pedido una multa de $486 000 contra Rivera. La denuncia afirma que “el plan de Rivera incluía ocultar contribuciones en especie pagando a vendedores principalmente en efectivo para que produjeran y distribuyeran materiales para la campaña de Sternad [Justin Lamar Sternad, el candidato de paja]”.

The Miami Herald informó que “el caso civil de la FEC, en marcha desde abril de 2013, pero retrasado hasta ahora, es el más reciente indicio de que los fiscales federales de Miami, encabezados por el fiscal asistente Thomas Mulvihill, no tienen la intención de acusar a Rivera de un delito. El juez de distrito Robert Scola tomó la extraordinaria decisión de obligar a Mulvihill a nombrar a Rivera como el objetivo de su investigación en 2014”.

El estatuto de limitaciones en este caso termina en un par de meses. Parece que Rivera volverá a ser salvado por los federales –y por el almanaque.

Me pregunto si esto es sólo otra broma. Rivera se ha estado riendo de las autoridades durante años –y saliéndose con la suya. A menudo actúa como si estuviera en una comedia dirigida desde alguna oficina gubernamental. Parece tener más vidas que cualquier gato que haya existido. Y por alguna razón misteriosa, las autoridades parecen siempre crear una puerta de escape para que Rivera se evada cuando está en problemas.

Rivera debería haber estado cumpliendo condena en la cárcel hace años. En su lugar, las personas que ha utilizado para hacer su trabajo sucio han estado tras las rejas –por su causa. Y mientras tanto, Rivera misteriosamente aparece, desaparece y luego reaparece. El año pasado casi ganó un escaño de la Cámara de Representantes estatal, a pesar de toda su infamia.

Él planea presentarse otra vez en 2018 como candidato. Su objetivo es otro escaño de la Cámara de Representantes de la Florida.

Rivera ahora afirma ser un millonario. Él está ayudando a autofinanciar su intento actual de obtener un cargo elegido por la suma de un cuarto de millón de dólares…

Nadie sabe de dónde saca su dinero. En el pasado, afirmó que trabajó en lugares que más tarde negaron conocer a Rivera. Una vez afirmó que trabajó para la USAID. Sí, el mismo grupo que ayudó a financiar Alan Gross…

La USAID negó haber empleado a Rivera.

Rivera miente tan bien como nuestro actual presidente. Nunca se sabe cuándo está diciendo la verdad.

Me parece interesante el supuesto trabajo de Rivera con la USAID. Como descubrimos con Gross, USAID ha estado vinculada a actividades encubiertas en todo el mundo. ¿Será Rivera un espía? ¿Un James Bond con un gusto por mujeres tetonas y la moral y los escrúpulos de un Bernie Madoff?

Lo único que sabemos es que sigue siendo un enigma. En 2011, fue catalogado como uno de los miembros más corruptos del Congreso por el respetado grupo no partidista Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington (CREW). Sin embargo, nunca pagó el precio por ser un ladrón. Otros, como he mencionado, sí lo han hecho.

Ahí está el caso, por ejemplo, aquí mismo en Miami, donde Rivera estaba siendo investigado por corrupción. La fiscal estatal de Miami-Dade, Kathy Fernández Rundle, encontró las maneras de retrasar su caso hasta que se anunció que la investigación sería detenida. No por falta de pruebas. Los retrasos habían funcionado a favor de Rivera, ya que el estatuto de limitaciones hizo imposible seguir el caso en su contra.

Ahora la FEC está detrás de Rivera con una demanda de casi medio millón de dólares. Pero señores, Rivera también ha burlado las multas en el pasado. Y ha tenido ayuda para hacerlo. “El año pasado, un tribunal de apelaciones de Tallahassee confirmó una multa de $57 821,96 de la Comisión de Ética de la Florida contra Rivera por ingresos impropiamente declarados y doble facturación por gastos de viaje, pero el presidente de la Cámara de Representantes de la Florida, Richard Corcoran, aún no ha cumplido con el mandato de la Comisión”,  informó el Herald.

Pueden ver el patrón aquí. David Rivera es muy inteligente o muy afortunado o posiblemente un poco de ambos. Y ha cultivado a importantes líderes políticos en su carrera. Como éste: se informó que tan solo el mes pasado, tuvo el prominente papel de presentar a su amiga de mucho años y asesora principal de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, (la señora de los hechos alternativos de Trump) en el acto anual de recaudación de fondos del Partido Republicano en Miami-Dade con motivo del Día de Lincoln. Y eso es a pesar del hecho de que en esta etapa muchos republicanos ven a Rivera como Superman mira a la kriptonita.

Finalmente, hay un nombre que aún no he mencionado que pertenece a esta historia. El buen amigo y padrino político de Rivera, el senador Marco Rubio. El Pequeño Marco, como hemos visto, tiene cierta influencia en círculos políticos muy altos. Siempre me he preguntado si él ha jugado algún papel en mantener a Rivera fuera de la cárcel.

Eso es algo para reflexionar.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados