La visita de Trump a Miami: más preguntas que respuestas

MIAMI. La noticia del pasado fin de semana en Miami tuvo poco que ver con el testimonio del exdirector del FBI James Comey ante el Comité Especial de Inteligencia del Senado la semana pasada, donde llamó al presidente Donald Trump mentiroso. Durante una aparición pública de tres horas, Comey atacó a al presidente negando la honestidad de Trump no menos de cinco veces.

Es raro que se acuse a un presidente estadounidense de mentir, especialmente ante un selecto grupo de senadores federales. Sin embargo, en estos días, Miami parece estar más interesada en los informes, provenientes de fuentes de la Casa Blanca y de las oficinas de nuestros miembros del Congreso del sur de la Florida, de que el presidente visitará Miami el viernes 16 de junio. Durante esta visita, han dicho estas fuentes a una variedad de periódicos y otros medios, Trump entregará su prometida nueva política hacia Cuba. Tiene a Miami alborotada con la especulación de lo que puede venir después de casi tres años de deshielo político entre Estados Unidos y Cuba.

Y a pesar de las grandes expectativas entre lo que queda de los tradicionales extremistas cubanoamericanos, Tim Padgett y Tom Hudson, de WLRN, están reportando que “funcionarios de la Casa Blanca parecen estar en desacuerdo acerca de si el 16 de junio será el día –y hay fuentes que dicen que la delegación cubanoamericana de Miami en el Congreso está dividida acerca de si el presidente debería incluso viajar aquí la próxima semana, ya que es poco probable que revele cambios significativos a la normalización de las relaciones con la isla comunista realizada por su predecesor”.

Así que todo puede llegar a ser una ilusión de los pocos dinosaurios del sur de la Florida a quienes encantaría ver a Cuba hundirse en el océano y ser resucitada como una colonia de Estados Unidos en el siglo 21.

Sin embargo, otros servicios de noticias están reportando la posibilidad de incluso cerrar las embajadas, lo que sería trágico.

[Para un registro casi diario acerca de la reacción y la especulación de lo que el presidente Trump podría hacer con Cuba, visite STEPPING BACKWARD en Progreso Weekly, donde ofrecemos un breve resumen de lo que otros dicen. La palabra clave aquí es “especulación”.]

Nadie parece saber realmente lo que este viernes nos podría traer. De hecho, no todo el mundo está seguro de que Trump abordará la marcha atrás en el tema de Cuba durante su visita a Miami. Y… ¿estamos siquiera seguros de que visitará Miami esta semana?

Algunas otras posibilidades que están siendo discutidas acerca de la política de reversión de Trump en Cuba incluyen:

  • Anular los acuerdos de licencia que firmas estadounidenses como Starwood y Marriott han realizado con Cuba desde que Obama anunció la normalización en 2014.
  • El fin del proyecto de ley 1287 del Senado.
  • El cierre de gran parte del comercio entre los dos países.
  • Una reducción de las 12 categorías que permiten a las personas viajar a Cuba, lo que limitaría la visita de muchos estadounidenses que ahora viajan a la isla.
  • Limitar las visitas familiares a una sola al año.

Hay otras, pero la verdad del asunto, como ya he dicho, nadie lo sabe realmente. No creo que ni siquiera el presidente lo sepa. Nora Games de El Nuevo Herald cita a la portavoz de la Casa Blanca, Helen Aguirre, afirmando que “el presidente no ha visto la propuesta final y no la ha aprobado…”

Independientemente del asunto y lo que suceda más tarde esta semana, parece ser un riesgo posiblemente grande por parte del presidente Trump –y un último esfuerzo de los miembros cubanoamericanos del Congreso y de una raza moribunda de cubanoamericanos en el sur de la Florida. Un riesgo por parte del presidente, porque como las encuestas han demostrado  más del 60 por ciento de los cubanos de Miami están a favor de eliminar el embargo de Estados Unidos contra Cuba.

¿Pero votan todos? Es una pregunta justa y viable y una con la que tendrán que vivir el señor Trump y los miembros cubanoamericanos del Congreso. ¿Afectará al presidente y a los miembros de su partido en 2018? Todo eso está en juego ahora mismo.

Por último, sigo preguntándome cómo afectará esto las posibilidades de Trump de ganar la Florida –otra vez– en 2020. Eso es si se postula para la reelección. En esta fecha temprana no dudo que la Florida sea el estado clave que sirva de barómetro para esa fecha. Pero, podrían preguntarse ustedes, ¿aún andará Trump todavía por aquí para aspirar a un segundo período?

Lo sé. Hay más preguntas que respuestas. Parece que una presidencia de Trump siempre se sentirá así.

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor.

2 Responses to La visita de Trump a Miami: más preguntas que respuestas

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados