LA HABANA. Que el cubano inventa a nadie sorprende. Que si no encuentra un hueco o un nicho en el mercado para hacer su pan, escarba en la realidad y lo inventa, tampoco es noticia. Basta con echar una mirada a las decenas de autos —almendrones, como le llaman en Cuba— rescatados de la muerte y que pintados con colores sugerentes —¿azul Varadero?—, circulan por calles y avenidas repletos de turistas.

Pero hoy no se trata de autos. Se trata en cambio del cubano y su ingenio en otras áreas relacionadas con el turismo, de un “alquimista” de alcoholes, atrincherado al pie de una larga mesa cubierta con botellas de bebidas y vasijas de cristal, que inventa un trago “llamativo para los ‘americanos’ (estadounidenses) y, bueno para todos los visitantes”, aclara.

July —así llaman todos a este octogenario químico— en sus años mozos fue barman en el club La Rue 19, —después conocido como la Kashbah—durante la mitad de los años 50 y parte de los 60. A menudo iba a la Kashbah a escuchar a Estebita, eterno estudiante medicina que hacia magias sobre el teclado. Estebita siempre me complacía tocando As time goes by después de tomarse unos whiskisitos especiales que el mismo July ponía a un costado del piano. Pero dejemos los recuerdos y al grano.

July, jubilado, abandonó su posición detrás de la barra, más no su amor por crear bebidas. Y ahora “la necesidad obliga”, dice, está preparando algo especial: El Trump Off, “para buscarme unos pesitos”.

¿Por qué ese nombre, con esa carga política?, pregunto sonriendo.

“No, no se trata de una campaña política, solo aprovecho el revuelo que tiene formado Trump”, explica.

Con Trump Off intentas encontrar un hueco y a negociar el resultado, le comento para motivarlo.

“Claro que aprovecho el nombre; me conviene por la cantidad de turistas norteamericanos que están viniendo y hay que superar los tragos clásicos”, responde.

¿Es tan breve y agresivo como los Twitts del presidente?, pregunto risueño.

“Es un bombazo colorido, agradable, cuyo discreto amargor provoca deseos de otro y otro para divertirte y tal vez ayude a protestar a quien quiera hacerlo… depende de lo que cada uno lleve adentro porque te lo saca”.

Entonces atrapa.

“Espero que sí. Hasta ahora, aun no lo he finalizado… faltan más ingredientes, pero cuando lo hemos probado lleva a burlarnos de todo y a mirar lo que ocurre con sorna y burla”.

¿Cómo es eso?

“Mira, a uno de mis amigos degustadores, cuando tomó dos le dio por quererse fajar con un colega, solo de palabras, y después se echó a reír y le pidió las llaves del carro como si este fuera de él”, ejemplifica.

Cuál es el misterio, dime sus componentes, aunque sea un anticipo, le pido.

“Te doy cuatro, que no son todos: Arak, que es una bebida siria, soju, coreana de 45 grados, baijiu, de China y algo de Tequila”

Evidentemente ha buscado bebidas de países claves en el conflicto actual. Pienso en el reto si la política mundial se enmaraña.

¿Nada de whisky?, inquiero recordando a Estebita, su “ambia” (amigo).

“Va a tener un toque imprescindible, pero tiene que ser de allí, de Tennessee”.

¿Y ron nuestro?

Sonríe. “Estoy fermentando raíz de Palo de Garañón con alcohol puro de alto grado, pero todavía no lo he mezclado con los anteriores”.

¿Por qué Garañón?

“Es afrodisíaco y da energía total. Imagínate lo que caminan los turistas por La Habana y los que van a bailar por cualquier lugar… les da empuje”.

Este amigo exbarman está en “la onda”, que no es otra que la de aprovechar en boom del turismo, el escándalo constante que propicia Trump, las marchas de protestas en su contra —de ahí el Off— y los reclamos que viene generando este presidente, hasta ahora showman, que tienen “los de enfrente”.

¿Su aspiración?

“Si resulta como espero, negociaré mi trago bajo el lema de Mi Trump Off en…, el bar que sea”.

Vas a formar un trío: “Mi Daiquirí en el Floridita, mi Mojito en la Bodeguita y el TrumpOFF en…”, comento.

“Sí, algo así, pero no quedara aquí, lo compartiré con colegas de Miami. Allí hay mucha gente que seguro les gustará el Trump Off”.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

2 Responses to El Trump-Off

    • Estimada Eugenia: Se llama Julián, pero le llaman July y fue varios años barman de los clubes que cito. Allí le conocí. Puedo añadirle que en ese club tocó el famoso músico, pianista y director de orquesta Gonzalo Romeu. En cuanto a dónde probar el coctel la respuesta es que, según el July, aún no está finalizado. Qué hará cuando lo finalice y quede satisfecho? Lo desconozco, más sí su intención de divulgarlo. Saludos, Ramy

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados