LA HABANA. Los sucesos y acontecimientos del día a día en Cuba se parecen cada vez más a los ocurridos en ese pueblo real maravilloso llamado Macondo, creado por Gabriel García Márquez. Al menos, casi todos estamos convencidos de estar rodeados de agua… salada.

Una sequía de temer, que por primera vez está poniendo en tensión a las autoridades y pobladores; un incendio devastador en poco más de cuatro mil hectáreas de bosques y pastos en el oriente de la isla; el extraordinario esfuerzo de muchos guardabosques y voluntarios durante ocho días y sus noches por sofocarlo en interminables jornadas, y un torrencial aguacero ha sido el que puso punto final al peligroso siniestro.

Ahora, a sacar cuentas del desastre en la foresta, la agricultura y la ganadería.

Algo hemos aprendido los cubanos en todos estos años acerca de cómo enfrentar las desgracias y vicisitudes de la naturaleza y la propia sociedad. Lo que sucede, en casos puntuales, es que no las ponemos en práctica.

Somos de los mejores de este mundo en prevenir muertes fatales de vidas humanas ante los huracanes y de los peores en lograr que la tierra nos proporcione una sana alimentación porque debemos importar, por ejemplo, pepinos encurtidos desde Europa. Carísimos por cierto.

Este curioso episodio en tierras holguineras nos trae una moraleja: en ocasiones, la solución vendrá del cielo y durante la Semana Santa en un Domingo de Resurrección…

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados