LA HABANA. “La escalera hasta el sexto piso se cayó”, nos dice Eladio, un habanero, jubilado, que vive en la zona donde el edifico de 10 plantas sufrió el desplome. La construcción, ubicada en la esquinasde San Miguel y Amistad, “ya estaba en mal estado, como muchas de este barrio”, agrega, y nos invita a mirar a su alrededor. “Dar colorete a las fachadas no resuelve problema, que lleva años y años”, apunta.

Ciertamente el estado constructivo del populoso municipio de Centro Habana es preocupante. En general el fondo habitacional cubano podría alcanzar un 60 por ciento de viviendas entre mal estado y regular. Otras declaradas inhabitables no son abandonadas por los vecinos debido a que, si bien los trasladan hacia albergues, el tiempo de estadía en los mismos se extiende por años. Incluso se habla de casos en “estática milagrosa”, porque no se sabe cómo siguen en pie.

Y ese es el punto que puede explicar la negativa dejar la vivienda.

“Hay gente allá arriba que no quiere evacuarse”, dice Coralia, una vecina de esta zona. El acceso al lugar está prácticamente impedido al tránsito y también a los medios en general, por lo que solamente podemos tomar nota de aquellos que aceptan comentar con nosotros.

“Hay grúas para sacar (a los de arriba) y carros de bomberos”, añade Coralia, “pero qué va, no han querido irse”. Según los comentarios solamente han visto evacuarse a una decena de inquilinos, pero “allí viven unos 80 o 100”, anota Eladio.

Las autoridades tratan de brindar la mayor asistencia posible pues les suben comida y agua a los atrapados y los invitan a evacuarse. Hasta el cierre de esta nota, “nada de nada… ahí siguen”, nuevamente comenta Eladio.

Mas no todos permanecen, hay quienes han decidido marcharse ya que no hay salida, salvo la grúa. Y con esta otro inconveniente.

“Tengo una prima que vive ahí”, narra Rosalinda, mujer de unos cuarenta años. “Ella tiene miedo, no solo del albergue, también de abandonar sus cositas que tanto trabajo cuesta conseguir”.

“Cositas”, resume televisor, refrigerador, plancha y seguro que objetos de poco valor material, pero con mucho valor sentimental.

El derrumbe implica no solo marchar a un albergue sin fecha de vencimiento, sino un cambio radical de la vida, rutinas, costumbres, amistades, barrio.

Gran parte de los inmuebles de la capital están urgidos de reparaciones capitales desde hace años. De no resolverse, el promedio de derrumbes y viviendas inhabitables seguirá en una espiral ascendente.

Foto de portada: J. E. Rodríguez

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados