Milicia y Justicia / Operación ‘Rápido y Furioso’, aún impune

Durante el gobierno de Felipe Calderón, con el actual ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Eduardo Medina Mora como titular de la Procuraduría General de la República (PGR), el gobierno de Estados Unidos llevó a cabo la operación denominada Rápido y Furioso en la que más de 2 mil 500 armas fueron compradas ilegalmente y transportadas a México, con el visto bueno de la Casa Blanca. Un raya más al tigre en la relación entre ambas naciones en la que el gobierno mexicano en turno estoicamente aceptó dócilmente los mandatos estadounidenses.

Cuando el escándalo se hizo público, hubo audiencias en el congreso de Estados Unidos en las que se afirmó que Medina Mora estuvo al tanto del ingreso ilícito de armas, las cuales fueron entregadas a grupos criminales con el objetivo de “rastrearlas y darles seguimiento” con el fin de identificar a los responsables de distribuir las armas a los narcotraficantes mexicanos.

En noviembre de 2011, la entonces procuradora general de la República, Marisela Morales, se comprometió en la Cámara de Diputados a llegar “hasta las últimas consecuencias y vamos a castigar, si es el caso, a quien tenga que responder por esos hechos”.

Lo cierto es que hasta la fecha, nadie ha respondido por esos hechos, ni Calderón, ni el ministro Medina Mora, y mucho menos, se castigó ¿siquiera se investigó?, a los funcionarios de la Oficina del Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, quienes vendieron –por su cuenta o con la complicidad de funcionarios mexicanos- ilícitamente armas a organizaciones criminales mexicanas.

En lugar de ello, el gobierno mexicano se abocó a cumplir la exigencia de los estadounidenses, detener a Heraclio Osorio Arellanes, acusado por el homicidio del agente de la Patrulla Fronteriza, Brian Terry, quien era parte del operativo Rápido y Furioso, quien perdió la vida el 14 de diciembre de 2010 en la zona de Mesquite Seep, Arizona.

Mientras las autoridades mexicanas evitaron cualquier confrontación con las estadounidenses, éstas solicitaron el 2 de diciembre de 2011 la detención provisional con fines de extradición de Osorio, quien fue capturado este miércoles pasado por elementos de la Secretaría de Marina en los límites de Sinaloa con Chihuahua.

La política abyecta de los gobiernos mexicanos se ha mantenido en los últimos años, sin importar el partido que esté en el poder.

Política abyecta de la cancillería y las fuerzas armadas respecto a Siria

Por cierto, luego del ataque cobarde, injustificado y violatorio del derecho internacional de Donald Trump en Siria, es tiempo de que el gobierno mexicano, el Senado de la República y las fuerzas armadas delimiten los alcances de la cooperación militar de nuestro país con los Estados Unidos.

No sólo es lamentable que la cancillería no emitiera ninguna condena al ataque artero, en contra de un país soberano, ya es tiempo de que el Ejército Mexicano y la Armada de México congelen la cooperación militar con sus pares de Estados Unidos hasta que se defina una política de Estado sobre el tema, en la que se analicen los pros y contras de ser un “aliado estratégico” del vecino país.

Las aventuras del mandatario estadounidense en oriente medio exige que México y sus fuerzas armadas asuman una actitud responsable y de defensa de los intereses estratégicos y soberanos del país.

México no puede estar atado, ni ser comparsa de una política exterior estadounidense que no tiene el mínimo respeto por el derecho internacional ni la soberanía de las naciones.

La historia nos enseña y nos sigue demostrando. Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses y los hará valer pase lo que pase.

Foto de portada: Armas y droga decomisadas por la Secretaría de Marina en Coahuila y NL / Carlos Ramos Mamahua / Archivo.

(Tomado de La Jornada)

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados