Cerebros sitiados

“Comprender que hay otros puntos de vista es el principio de la sabiduría”.

Thomas Campbell

Se enoja. Su rostro refleja la ira y la impotencia de no poder lograr, siempre, convencer a los demás. No comprende las opiniones ajenas, ni concibe que alguien piense diferente; no acepta sugerencias, tampoco variantes.

El cerebro se aferra a una única razón y credo: su verdad, la cual esgrime contra cualquier razonamiento o lógica. Cree conocerlo todo y no admite réplicas.

Ante la adversidad que significa otra propuesta, queda enmudece y se obceca, molesta, hasta la rabia viva. No se desgarra las ropas en el arrebato, porque eso desmerecería su posición y cargo, pero lo desea profundamente. Ante tamaña ignominia de llevarle la contraria, monta en cólera.

Es incapaz de entender la importancia de los criterios de su entorno, de nutrirse de ellos, de compartir y respetar el derecho de cada persona y la libertad de expresar cuanto siente y piensa. Esa percepción radical le lleva a imaginar que el mundo está en su contra y necesita defenderse.

Va por la vida imponiendo, ordenando, criticando; jamás razonando. Todo está claro y en orden y solo se debe cumplir su dictado prediseñado, preestablecido; así, será feliz.

De vez en vez tropieza con seres pensantes, esos que se exponen y mantienen criterios, los dispuestos a dialogar, pero también, a discutir con argumentos reales, quienes no se dan por vencidos en pos de los sueños… Estos son los peores, lo hacen rabiar hasta casi el infarto, no se dan cuenta de que su prepotencia es una enfermedad crónica.

Abrir la mente y que las ideas vuelen libres en intercambio es hermoso y sano, pero tarea aún imposible para cerebros sitiados.

Imagen de portada: Matt Chase, The New York Times.

(Tomado de la sección Opinión de Tribuna de La Habana)

Sorry, comments are closed for this post.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados