Asociaciones de médicos y hospitales rechazan la reforma sanitaria de Donald Trump

WASHINGTON. Las principales asociaciones de médicos y hospitales de Estados Unidos han rechazado la propuesta sanitaria de Donald Trump por temor a que aumente el número de personas sin cobertura médica. Las mismas organizaciones que sumaron su apoyo a la reforma sanitaria de Barack Obama en 2010 han expresado su oposición al plan del Partido Republicano, que cuenta con el respaldo de la Casa Blanca, para reemplazar el sistema contra el que han batallado los conservadores durante los últimos siete años. La ofensiva coincide con las dudas pronunciadas por varios republicanos acerca de la viabilidad de la ley.

La Asociación de Médicos de América (AMA, por sus siglas en inglés) afirmó en una carta enviada al Congreso que el proyecto legislativo de los republicanos reduce las ayudas económicas para las personas sin recursos y de la tercera edad, así como para los ciudadanos que deben adquirir su propio seguro en vez de obtenerlo a través de su trabajo. “Les pedimos que hagan todo lo posible para que nadie que hoy tenga cobertura la acabe perdiendo”, dice el texto.

La AMA asegura que “según el borrador, millones de americanos perderán su seguro” y pide a los legisladores que mantengan el acceso a cuidados médicos de los 20 millones de personas que consiguieron un seguro gracias al plan de Obama. “No podemos apoyar la ley tal y como está redactada porque provocará un descenso en el número de asegurados y por el daño que puede causar a los grupos de población más vulnerables”.

Uno de los cambios introducidos por los republicanos es sustituir los subsidios para personas sin recursos para convertirlos en desgravaciones fiscales basadas en la edad del asegurado. El objetivo es reducir poco a poco los fondos federales del programa conocido como Medicaid, que proporciona atención sanitaria a los ciudadanos más pobres. Los republicanos más conservadores han lamentado que estos recortes no vayan suficientemente lejos.

Parece ser que el esfuerzo para reestructurar Medicaid supone una reducción importante en un programa que proporciona atención a los más vulnerables”, añadió la Asociación Americana de Hospitales (AHA, en inglés) en un comunicado de su presidente, Richard Pollack. Esta organización fue todavía más crítica con los recortes a Medicaid porque, asegura Pollack, “ya pagan a los proveedores menos de lo que cuesta la atención médica”.

La asociación que agrupa a los hospitales de EE.UU. afirma que pasar de un baremo basado en el nivel de ingresos a uno por edades para medir los subsidios para contratar seguros reducirá las ayudas a las personas con menos recursos. “La atención médica será más cara —o totalmente inasequible— para los pobres”, concluye la AHA.

Entre los detractores de la propuesta republicana también se encuentran otras asociaciones de médicos y hospitales regionales, la asociación de facultades médicas de Estados Unidos y la de centros médicos infantiles. Este miércoles, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, rechazó en rueda de prensa que tenga que ver con el contenido de la ley y atribuyó esta campaña de críticas a que cada uno de estos grupos, donantes a campañas de políticos, “no están siendo recompensados” como en la reforma anterior.

Foto de portada: El portavoz de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, defiende los beneficios de su propuesta legislativa. J. Scott Applewhite / AP.

(Tomado de El País)

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados