Trump considera recortes en EE.UU. para muro fronterizo

Por Dan Lamothe, Ashley Halsey III y Lisa Rein

La administración Trump, que busca dinero para construir el muro fronterizo multimillonario planeado por el presidente y perseguir la inmigración ilegal, está considerando importantes recortes a la Guardia Costera, la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) y a otras agencias enfocadas en amenazas a la seguridad nacional, según el borrador de un plan.

La propuesta, elaborada por la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB), también reduciría el presupuesto de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Emergency Management Agency – FEMA), que provee asistencia después de huracanes, tornados y otros desastres naturales. El presupuesto de la Guardia Costera de $9,1 mil millones de dólares en 2017 se reduciría un 14 por ciento a unos $7,8 mil millones de dólares, mientras que los presupuestos de la TSA y FEMA se reducirían alrededor del 11 por ciento, a $4,5 mil millones y $3,6 mil millones, respectivamente.

Los recortes se proponen incluso cuando el presupuesto previsto para el Departamento de Seguridad Nacional, que supervisa a todos los anteriores, crece un 6,4 por ciento hasta $43,8 mil millones de dólares, según el plan que fue obtenido por The Washington Post. Unos $2,9 mil millones de dólares se destinarán a la construcción del muro en la frontera entre Estados Unidos y México, con $1,9 mil millones de dólares en fondos de inmigración y otros gastos de inmigración y aduanas, y $285 millones de dólares para contratar a 500 agentes adicionales  de la Patrulla Fronteriza y 1 000 agentes más de ICE y personal de apoyo.

El plan sitúa a la administración en la inusual posición de negociar el gasto en programas de seguridad por otras prioridades de seguridad en la frontera sur, planteando interrogantes entre legisladores republicanos y expertos en seguridad nacional.

“El presupuesto prioriza las operaciones de aplicación de la ley que tiene el DHS, propone inversiones importantes en seguridad fronteriza de primera línea y financia el desarrollo continuo de robustas defensas cibernéticas”, dice el proyecto. “El presupuesto implementa agresivamente el compromiso del presidente de construir un muro físico a lo largo de la frontera sur”.

En general, la financiación para la ICE crecería alrededor del 36 por ciento hasta $7,9 mil millones de dólares, mientras que el presupuesto para Aduanas y Protección de Fronteras aumentaría un 27 por ciento hasta $14,2 mil millones de dólares.

Michael Short, un portavoz de la Casa Blanca, advirtió el martes que la administración Trump aún está empezando en el proceso de elaboración del presupuesto, el cual será enviado al Congreso por la administración a finales de este mes. Él y un portavoz del DHS, David Lapan, remitieron otras preguntas a la OMB, que no respondió a las solicitudes de comentarios.

“Sacar conclusiones tan temprano sería extremadamente prematuro”, dijo Short.

El representante Duncan D. Hunter (republicano de California), quien apoyó la candidatura de Donald Trump para presidente y supervisa el Subcomité de Transporte de la Cámara de Representantes acerca de la Guardia Costera y el transporte marítimo, se preguntó si los funcionarios de OMB están en la misma cuerda que el presidente Trump, al citar el papel del servicio marítimo para detener la inmigración ilegal y el flujo de drogas hacia Estados Unidos desde Suramérica.

“La OMB siempre ha tratado a la Guardia Costera como una pequeña alcancía a la que pueden acudir cada vez que necesitan dinero para cualquier otra cosa”, dijo Hunter. “Si el presidente es serio acerca de perseguir a los cárteles y perseguir a las redes de narcotráfico, esto no tiene sentido”.

Los recortes de la Guardia Costera incluyen la desactivación de Equipos de Respuesta de Seguridad Marítima que realizan patrullas de contraterrorismo en puertos y vías acuáticas sensibles, y la cancelación de un contrato con Huntington Ingalls Industries para construir un noveno cúter de seguridad nacional con un ahorro potencial de $500 millones.

El cúter Polar Star de la Guardia Costera descansa en un muelle en Pearl Harbor, Hawái, el 12 de diciembre. Foto: Audrey McAvoy / AP.

Rick Ozzie Nelson, expiloto de helicópteros de la Marina y experto en seguridad nacional del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que las decisiones dejarían de lado el servicio en misiones en las que podría ser el más efectivo.

“Si no están allí para hacerlo, ¿quién está presente para hacerlo?”, dijo Nelson acerca de la seguridad portuaria. “No vamos a poner destructores y fragatas en la costa para proteger esos puertos. Eso es una misión y capacidad de la Guardia Costera”.

En la TSA, los recortes presupuestarios propuestos, primero detallados por Politico, eliminarían cuatro programas que costaron a la agencia $187 millones. Los programas se han considerado una pieza vital de la seguridad aeroportuaria y para evitar la repetición de los secuestros del 11 de septiembre de 2001 después de que los aviones estén en vuelo.

El entrenamiento para lo que se conoce como el programa de “piloto armado”, comenzado después del 11 de septiembre, se eliminaría con un ahorro de $20 millones. El entrenamiento tenía la intención de preparar pilotos y tripulaciones para un intento de toma armada de un avión.

“Si uno estuviera en uno de los cuatro aviones secuestrados el 11/9, seguramente diría que es importante”, dijo el exadministrador de la TSA, John S. Pistole. “Para mí, es una inversión relativamente pequeña para el potencial que tiene como valor de mitigación del riesgo. Se trata de cuánto uno se quiere arriesgar. Yo defendería una reducción en ese programa, pero no su eliminación”.

Se ahorrarían $57 millones adicionales recortando un programa que envía equipos armados de agentes uniformados altamente entrenados a barrer aeropuertos, estaciones de tren y terminales de autobuses. Conocidos comúnmente como equipos de VIPR (Prevención y  Respuesta Intermodal Visible), fueron desplegados en el Aeropuerto Nacional Reagan, al Aeropuerto Internacional Dulles de Washington, al Aeropuerto Internacional Marshall de Baltimore-Washington, a la Union Station de Amtrak y a las estaciones del subterráneo del área del D.C., para defenderlos de ataques terroristas durante la toma de posesión de Trump.

Los $45 millones en subsidios que las agencias locales de la ley usan para patrullar en y alrededor de los aeropuertos también serían eliminados.

El cuarto programa destinado a la eliminación utiliza agentes de la TSA especialmente entrenados para observar el comportamiento de los pasajeros en los aeropuertos, y particularmente cuando los viajeros se acercan a los puntos de control, a fin de señalar a aquellos que parecen comportarse de manera extraña.

La propuesta de presupuesto dice que $65 millones también podrían ahorrarse si se elimina ese programa de Detección de Comportamiento. El valor del programa fue cuestionado por la Oficina de Rendición de Cuentas (GAO) en un informe de 2003, pero Pistole, que encabezaba entonces la TSA, respondió que proporcionaba un “nivel imprescindible de seguridad” que atrajo a 2 116 pasajeros a la atención de la policía en 2012, lo que resultó en 30 denegaciones de abordaje y 183 detenciones.

En la FEMA, un rincón del gobierno federal cuyos presupuestos se reforzaron después de los ataques terroristas de 2001 y del huracán Katrina, los recortes propuestos reducirían algunos programas cuya eficacia ha sido criticada durante mucho tiempo. La investigación acerca de las amenazas a la bioseguridad y otros trabajos de investigación y desarrollo que reciben decenas de millones de dólares en fondos federales al año será reducida en 28 por ciento, ejemplos de programas que la propuesta presupuestaria describe como que “no han demostrado haber logrado resultados significativos”.

Pero el plan de gastos –que reduciría $361 millones del presupuesto de $3,5 mil millones de FEMA, también elimina o reduce el compromiso federal de ayudar a los estados y gobiernos locales a prepararse para los desastres naturales por medio de capacitación, salarios y beneficios para el personal, coordinación y equipamiento de última generación. Estos subsidios ayudan a las comunidades a prepararse para emergencias, de manera que los gobiernos locales y estatales puedan coordinar y responder rápidamente.

Otros programas requerirían que las localidades y los estados contribuyan con una mayor participación que ahora.

Funcionarios de manejo de emergencias señalaron que FEMA ha promovido y refinado durante años un sistema nacional de respuesta que requiere que las comunidades locales sigan las mismas estrategias de respuesta de emergencia. Los recortes socavarían ese progreso, dijeron, y darían como resultado una respuesta menos sofisticada a las emergencias.

“Cuando usted propone no sólo recortes, sino recortes draconianos, la capacidad para responder a un desastre puede provocar pérdida de vidas y daños a la propiedad, dijo Nick Crossley, director de gestión de emergencias en el condado de Hamilton, Ohio, y primer vicepresidente de la Asociación Internacional de Gerentes de Emergencia, que representa a 4000 funcionarios locales en todo el país.

Dijo que verter el dinero ahorrado de FEMA en seguridad fronteriza sería “catastrófico”. “La defensa y la seguridad en la frontera son importantes”, dijo. “Pero ustedes están dañando el sistema nacional que nos convierte en el país más fuerte cuando se trata de estar preparados para los desastres”.

A los propietarios de viviendas en zonas propensas a inundaciones en el país también se les cobrará un recargo a su seguro contra inundaciones, de acuerdo con el documento, aunque se le ha pedido a la OMB que proponga un plan para limitar el pago extra a los propietarios de viviendas de “menor valor”.

Foto de portada: Inspectores de la Administración de Seguridad del Transporte usando un dispositivo de onda milimétrica para escanear pasajeros de Amtrak en la Union Station de Washington en 2007 / Susan Biddle / The Washington Post.

Traducción de Progreso Semanal.

(Tomado de The Washington Post)

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados