Julia de Burgos: emociones y desesperanzas de una puertorriqueña en Cuba

LA HABANA. Sesenta y tres años después de su muerte y otros y setenta y seis de haber estudiado en esta capital y  conocer varias ciudades y pueblos de la Isla, la doctora en Filosofía y Ciencias del Arte, Yolanda Ricardo Garcell, nos ha traído, al calor de la 26 Feria Internacional del Libro, el texto más completo que se haya escrito acerca de la poeta puertorriqueña Julia de Burgos.

Bajo el título Más allá del tiempo, Julia de Burgos, de la editorial boricua Patria, Inc., Yolanda Ricardo, ensayista sobre el pensamiento caribeño y la creación literaria de la mujer en el Caribe,  nos conduce a través de las 321 páginas, a un recorrido pormenorizado del quehacer literario, social y personal de Julia de Burgos.

Su estancia en Cuba durante unos dos años, donde matriculó en la Universidad de La Habana varias disciplinas con la ilusión de completar su arsenal cultural y académico, fueron suficientes para elevarla en estatura artística y, paradójicamente, sumirla en una crisis existencial de la que nunca logró reponerse completamente a pesar de su fortaleza y deseos de comenzar una nueva vida.

En una de sus cartas:

“¡… por primera vez he pisado tierra libre de América Indo-hispánica! Es algo grandioso. Invoqué a Martí, y recordé tanta sangre puertorriqueña vertida en Cuba por la causa de la Independencia. ¡Dónde estarán esos hombres hoy! La bandera cubana, tendida por todos los horizontes, me produjo una enorme sensación de tristeza. Es tan parecida a su hermana, la nuestra. Sin embargo, esa última ondula solamente en unos cuantos corazones puros, que han sabido guardarla del ventarrón fatal que ha arrancado la vergüenza a la mayor parte de nuestro pueblo.”

Se proponía algo bien ambicioso, según nos cuenta la autora, culminar en cinco años cuatro doctorados y dos licenciaturas. Así también se lo hacía saber a su hermana Consuelo en misiva fechada el 16 de octubre de 1942.

Durante los dos años que permaneció en la mayor de las Antillas, Julia de Burgos tuvo ocasión de conocer y compartir con grandes intelectuales cubanos como lo fueron Raúl Roa, que la consideraba superior a Juana de Ibarbourou; Nicolás Guillén, Juan Marinello, Manuel Navarro Luna, que la calificó de “poetisa comunista de estilo”, y otras destacadas personalidades de la época.

El sociólogo dominicano Juan Isidro Jimenes Grullón, su compañero sentimental, fue el principal motivo de su declive que, de acuerdo a la doctora Ricardo “fue obligada por él a dejar el país”. La propia Julia le escribiría a su hermana y confidente que “era verdadera esclavitud la que me impuso (…). Tenía todos los deberes y ningún derecho”.

Obligada por las circunstancias marchó a Nueva York en 1954.  Sus ideas anticolonialistas, antiimperialistas y de justicia social, le condujeron en esa ciudad a ser fichada por el FBI, que la mantuvo vigilada y le confeccionó un expediente del que obra copia en la biblioteca de la Universidad de Columbia y en el que se plasman los hechos políticos de su vida así como el estado de salud y el récord de hospitalizaciones desde julio de 1944 hasta febrero de 1955.

De singular interés, esta valoración que hace de la política cubana en esos años en las figuras de Fulgencio Batista y Ramón Grau San Martín a quienes calificó como “militarote peligroso” y “reaccionario”, respectivamente:

“Ninguno de los dos candidatos satisface al país. Se esperan revueltas ‘bravas’, como aquí las llaman. Tú sabes que este es un pueblo revolucionario, que en cualquier momento de alza, machete y revólver en mano. Estoy encantada de estar en esta tierra. El reajuste del mundo se acerca, y es interesante estar en un pueblo viril, donde el esfuerzo no se pierde“.

Opiniones acerca del libro

Virgilio López Lemus, miembro titular de la Academia de Ciencias de Cuba:

“La obra poética de Julia de Burgos, esta singular puertorriqueña, se nos abre a un mejor entendimiento desde este libro de Yolanda Ricardo, dejando traslucir sus claves, sus maneras de  aprehender la poesía del entorno y de expresarse a sí misma, en la doble y delicada manera de Julia: identidad suya, más la de su pueblo. La autora de este ensayo interpretativo no se conformó   respecto de su poeta elegida, estudios todos que siempre añaden aristas novedosas en la comprensión de la obra enjuiciada”.

Vivian Auffant Vázquez, catedrática e investigadora de la Universidad de Puerto Rico:

“La autora es una reconocida estudiosa cubana de las letras de mujeres caribeñas y latinoamericanas. Con esta obra contribuye magistralmente a una mirada más inquisitiva sobre la vida y la producción poética de Julia de Burgos. Se detiene en la estadía en la Mayor de las Antillas y rehace su viaje al interior de esta tierra, en un mapa de movimiento y acción que semeja las traslaciones externas e internas que hace la poeta por medio del oficio de la palabra. Puntualiza Yolanda Ricardo que un fruto de la estadía en Cuba es el poemario El mar y tú, diciendo: ‘De  manera que la novia apasionada del río Loíza pasa a ser la amante sin medida del mar, de su mar antillano, flanqueada por su feminismo y su antirracismo, por su combate contra lo injusto’”.

Marcos Reyes Dávila, catedrático e investigador de la Universidad de Puerto Rico:

“Cuando conocí a Yolanda Ricardo hace más de veinte años, no podía adivinar que nuestros lazos martiano-hostosianos echarían raíces por otros espacios. Invitada por nosotros a expandir los rostros de resistencia de la mujer de las Antillas en el Simposio dedicado en Humacao a Julia de Burgos, nos sorprendió con su ‘cristalización de una poética en el Caribe’, a pesar de saber muy bien que sus trabajos son siempre exhaustivos y redondos. Este tema, en este libro sobre Julia, la vuelve a presentar llamada por llama, y adentrada en el ojo del huracán. Como acostumbra, Ricardo Garcell ordena y cataloga innumerables referentes estéticos, para diagramar el ‘haz imbricador’ en la obra poética de Julia de Burgos y bosquejar el diseño del ‘ropaje idóneo’ de sus pálpitos”.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados