LA HABANA. Las autoridades cubanas, —nunca mejor dicho—, por fin han comenzado a gatear, a dar sus primeros pasos ante el desalentador panorama que se avecina con una isla inundada de viejos dada la insuficiente natalidad y el aumento de bastones, andadores y sillas de ruedas en cada esquina.

Con más de treinta años con tan bajo índice de natalidad (2,1 hijos por mujer) acaban de aparecer cuatro decretos para incentivar el aumento de la descendencia. Y ojalá sean más porque con cuatro disposiciones que favorecerán a las mujeres no será suficiente para enfrentar el problema.

Mal que le pese a quienes nos gobiernan, hay que reconocer que nos estamos quedando sin jóvenes, habida cuenta del éxodo hacia otros países. Y por otro lado, a los que nos quedan no les podemos ofrecer un techo y un salario suficiente para enfrentar algunos de los componentes materiales necesarios para conformar una familia. Difícil procrear cuando numerosas parejas viven a lo nómada: unas veces en casa de uno de los suegros y otras en las de los otros. Concluyendo: no hay incentivos para tal camino.

Muy bien comenzar a tener en cuenta la magnitud de la tragedia y priorizar los subsidios a las madres de escasos recursos que posean tres o más hijos menores de 12 años para la reparación o ampliación de la vivienda.

Otro de los decretos establece la posibilidad de reintegrarse al trabajo antes de culminar el año  de la licencia por maternidad y recibir ambas prestaciones económicas.

Los abuelos,  en los que por tradición recae muchas veces el cuidado de los nietos, serán beneficiados con prestaciones económicas en su labor de guardianes y educandos.

En los círculos infantiles tendrán una reducción del 50% en el pago y a partir del tercer hijo, será gratuita la estancia.

Dos o más hijos menores de 17 años tendrán un positivo efecto en las madres al recibir un 50% de rebaja en el pago de los impuestos por ingresos personales.

Para comenzar, como decíamos arriba, se trata de un buen principio aunque algo tardío. Y lo más importante, la urgente necesidad de pasar de los primeros pasos a una carrera organizada siempre y cuando la economía lo permita.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

3 Responses to Luz verde a las cigüeñas

  1. Y donde diablos van a vivir? La falta de viviendas y la certeza en los jovenes de que jamas tendran un techo propio bajo el Castrismo es la razon principal que los estimula a emigrar. Cuba tiene enormes recursos materiales que facilitan la construccion de viviendas,pero estos han sido despilfarrados y usados festinadamente por el difunto Maximo Lider con la finalidad de alimentar su Megalomania,su obsesion por la guerra. El pais esta repleto de Oriente a Occidente y de norte a su de refugios y barracas subterraneas, de tuneles, de depositos de armas, en espera de una guerra que nadie deseaba a excepcion del Gran Lider. Si sumammos a lo anterior la enorme cantidad de escuelas en el campo y consultorios del “Medico de familia”, totalmente innecesarios, se concluye que cada cubano podria ser propietario sin exagerar de dos inmuebles.
    Hace rato me pregunto:los hijos de los dirigentes sufren esta situacion? La respuesta es bochornosa. Los castristas se han burlado de tres generaciones revolucionarias que se sacrificaron y dieron sus vidas,para construir esta monstruosidad, que comparada con la situacion de corrupcion ,abusos y robos de los gobienos anteriores,es triste y lacerante. Jamas ninguno de los gobiernos anteriores hizo gala de tanto nepotismo,concentracion de poderes y abuso de los mismos como el que han ejercido los Castros y sus acolitos.
    “El papel aguanta todo lo que le pongan”…mientras no se decrete que el cubano de adentro y afuera puede establecer empresas para construir y reparar viviendas,nada cambiara, a menos que se construyan bohios a granel.
    Hace rato que la Revolucion Castrista con sus “revolucionarios”: se fue a bolina!

  2. La baja natalidad es solo consecuencia de un proceso mayor que ha venido estruyendo la familia cubana y la sociedad como conjunto formado por esas familias. Ya son lejanos los días en que familias urbanas o rurales muy pobres se llenaban de hijos sin medir las consecuencias. La juventud está más educada y sopesa los pro y los contra de traer hijos al mundo, más en un país donde las ilimitaciones impuestas por el régimen gobernante son muchas para permitir l satisfaccción de las necesidades meramente con el fruto de su trabajo. Aún las medidas omadas son insuficientes porque si el salario promedio de un trabajador no alcanza para mantenerse él o ella y su familia aún cuando se multiplicara por cinco o seis veces el actual, qué puede esperarse de que durante cierto tiempo una madre trabajdora perciba su salario y el importe de la licencia de materniddad o que a los abuelos se les de un estipendio por cuidar a sus nietos? el peso cubano está totalmente depreciado,lo que hace inalcanzables los artículos necessarios paacriar un hijo, sin contr con que la mayoría de esos solo pueden adquirirse en divisas, que no todos los trabajadores cubanos reciben. Ha de producirse un cambio radical en la concepción del modelo económico vigente para que el cubano pueda, con su trabajo asalariado como autoempleado, cubrir sus necesidades. El régimen durante mucho tiempo proclamó la cínica opinión de que la baja natalidad de Cuba se asimilaba a la de los países desarrollados como queriendo decir que estábamos en el mismo grupo de naciones. Qué insulto a la inteligencia.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados