Las políticas de Trump generan una reacción global

MIAMI. En menos de un mes, las acciones de la administración Trump han desencadenado una ola generalizada de indignación y protesta –local, nacional y global– más penetrante y más aguda de lo que George W. Bush logró en ocho años de realizar una guerra ruinosa, interminable e ilegal contra Iraq.

La cruzada de Trump contra inmigrantes y refugiados recibió una dura respuesta en gran parte de los medios de comunicación estadounidenses y extranjeros. La contradicción entre las palabras de bienvenida a los inmigrantes, inscritas en la Estatua de la Libertad, y las acciones y actitudes más desagradables de la administración hacia los refugiados y los inmigrantes fue un denominador común.

La portada de una revista europea representaba a Trump sosteniendo la cabeza decapitada de la Estatua de la Libertad en una mano y una espada en la otra. La cubierta de la revista The New Yorker mostraba humo blanco grisáceo que emergía de la Dama Libertad, una obvia alusión al humo que salía de las chimeneas en los crematorios de los campos de exterminio donde los nazis mataron a millones de judíos durante el Holocausto.

La crítica de los medios de comunicación puede eventualmente influir en la opinión pública, pero tiene poco efecto inmediato en Trump y sus principales seguidores que regularmente se burlan de la prensa y la vilipendian. De hecho, esta administración calumnia e insulta a cualquier persona o institución que se oponga a su programa, incluidos jueces. El estilo de gobierno de Trump es en realidad más una furiosa fusilada caótica y mal pensada de insultos  y órdenes ejecutivas que carecen de la coherencia mínima de un programa, pero parecen una serie de berrinches.

La prohibición de Trump a los inmigrantes de siete países, predominantemente musulmanes, y su suspensión general de admisión de refugiados es un excelente ejemplo de una orden ejecutiva que fue emitida sin un análisis exhaustivo. Estaba condenada de antemano al llegar ante un juez que determinó acerca del caso. En total, tres jueces de primera instancia se pronunciaron contra la administración antes de la semana pasada, cuando un panel de tres jueces de una Corte de Apelaciones rechazó el recurso de la administración por unanimidad y confirmó las decisiones de los tribunales inferiores.

La administración podría apelar al Tribunal Supremo. Pero con el Supremo en un punto muerto 4-4, siguiendo líneas ideológicas, la votación quedaría empatada, lo que significa que la decisión del Tribunal de Apelación se mantendría. Trump parece estar contando y esperando hasta que su candidato extremadamente conservador al Tribunal Supremo sea confirmado por el Senado. Anunció que entretanto emitiría una nueva orden ejecutiva, presumiblemente elaborada para resistir la crítica judicial.

Hasta ahora, el amanecer de la era Trump ha estado marcado por la mezquindad, la improvisación y la pura incompetencia –entre otras “virtudes”. Y no es sólo Trump quien escupe falsedades e información inexacta con más rapidez que un fusil automático. Informes recientes indican que el general Michael T. Flynn, quien dejó el cargo de jefe del Consejo de Seguridad Nacional, otra institución clave en desorden bajo Trump, mintió al vicepresidente Michael Pence acerca de si hablaba de sanciones con el embajador ruso antes de que Trump se convirtiera en presidente, lo que sería una violación de la ley. La falsedad de Flynn a su vez hizo que Pence engañara a la nación y, en retrospectiva, quedara como un tonto.

El faux pas de la administración va desde el serio negocio de la seguridad nacional hasta el craso negocio de merchandising de la moda. En respuesta a la decisión de Nordstrom de abandonar la línea de productos de la primera hija Ivanka Trump, Kellyanne Conway, abogada del presidente, dijo que la gente debería comprar todos los productos de Ivanka que, agregó muy dispuesta, están a la venta en línea. Esto, que la propia Conway describió como un comercial, posiblemente sea también una violación de la ley.

“Los Tres Chiflados” no podrían superar la actuación de la administración Trump. Pero no nos engañemos. Los republicanos en el Congreso se están moviendo como una aplanadora para crear mil puntos de oscuridad en la sociedad estadounidense, desde poner en peligro la salud y las vidas de innumerables personas al deshacer Obamacare, aumentar aún más la desigualdad al reducir drásticamente los impuestos para los ricos, hasta acelerar el calentamiento global aboliendo controles sobre la contaminación causada por las industrias extractivas (petróleo, carbón, gas natural) y otras.

La mala noticia es que, con el control de ambas cámaras del Congreso y el apoyo de Trump, los republicanos podrían imponer estas y otras medidas nefastas.

Los optimistas dicen que el nivel de resistencia a las primeras acciones de Trump anuncia un nuevo nivel de activismo que pronto comenzará a balancear el péndulo en la otra dirección. Algunos esperan que la administración se deshaga sola por medio del caos que produce continuamente.

En este sentido, lo peor está por venir. El desmantelamiento de Obamacare producirá turbulencia en el mercado de atención médica que afectará negativamente casi de inmediato a muchas personas. Las compañías de seguros ya han empezado a quejarse de la incertidumbre con respecto a las nuevas reglas del juego.

No podemos confiar en la administración Trump para que se autodestruya de manera espontánea. El silencio es igual a la muerte, la inacción es la derrota. Tenemos que resistir ferozmente en cada vuelta de tuerca y en cada nivel, pacíficamente por medio de manifestaciones, desobediencia civil, boicots a la marca Trump –todo el paquete.

Localmente, creemos también el infierno. La Comisión del condado de Miami-Dade expulsó al jefe del Partido Demócrata de la zona de una reunión reciente por intentar discutir el vergonzoso derrumbe del Alcalde Carlos Giménez ante Trump debido a la inmigración.

El presidente de la comisión, Steven Bovo, quiere limitar toda discusión a una reunión  de la comisión del 17 de febrero. Por todos los medios, repletemos la reunión. Pero no le hagamos el juego a Bovo. Perturbemos cada reunión de la comisión hasta que el condado de Miami-Dade haga lo correcto y renuncie a hacerse cómplice del operativo de inmigración de Trump.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados