LA HABANA. Por las tuberías de internet, que cumplen idéntica función a las existentes en un edificio multifamiliar en sus dos variantes de llevar agua limpia en el caso de las llamadas hidráulicas, y desechos sanitarios y de diversa procedencia las otras, se ha recibido todo un caudal de malas referencias para con el presidente Donald Trump que merecen ser conocidas y comentadas, ahora que su homólogo cubano, Raúl Castro, ha hablado del propósito de continuar con él las negociaciones iniciadas con Obama.

Menudo personaje nos espera y desde ya habrá que imaginarse a la delegación cubana a estas reuniones haciéndose acompañar de psicólogos y psiquiatras. No para asistir a los cubanos, sino para desentrañar los vericuetos de míster Trump.

Viene la avalancha desde Alemania y ha sido el diario berlinés Der Tagesspiegel quien ha publicado una entrevista de Gerrit Bartels a David Cay Johnston, biógrafo del Presidente, y autor de “The Making of Donald Trump” titulada “Tratar con él es extremadamente peligroso.”

Ruidos en las tuberías de evacuación

Bartels le pregunta a Cay acerca de su cambio de posición cuando en el mencionado libro había asegurado que Trump nunca hubiera llegado a la Casa Blanca.

“Dije en repetidas ocasiones que era poco probable que ganara, hasta aproximadamente cuatro días antes de las elecciones, cuando las encuestas arrojaron que, a pesar de la espantosamente sucia campaña electoral de Trump, cada vez más blancos de la clase obrera votarían por él. Se volvió cada vez más incierta la decisión de los votantes. Y entonces pasó que muchos votantes demócratas que habían elegido a Obama hacía cuatro años, no votaron por Clinton o no acudieron a las urnas.

A continuación le apunta:

“Trump es un buscapleitos, esa es su principal tarea, lo disfruta. Esto comienza con algo que él siempre cuenta de que había golpeado a su profesor de música en la escuela porque no sabía nada de la materia. Así aparece también en su biografía “The Art Of Deal”. Pero esto es una leyenda, eso no es cierto. En mis investigaciones me contaron muchos de sus vecinos y antiguos compañeros de clase que, sobre todo, se arrojaba sobre los más débiles. En última instancia el desarrollo mental de Trump quedó al nivel de un niño de 13 años. Por ejemplo, cómo se expresa con relación a las mujeres. Él las juzga únicamente por su cuerpo. Él habló sobre las proporciones del pecho y el tamaño del sostenedor de una de sus hijas.

“Trump es emocionalmente estúpido. Sólo piensa en la categoría de la venganza, del ojo por ojo, diente por diente. Para él no se trata de otra cosa que no sea dinero, poder y fama. Y ser el mejor amante de todos los tiempos. Se considera a sí mismo como un Midas moderno que todo lo que agarra lo convierte en oro”.

El escritor David Cay Johnston narra cómo conoció al magnate en 1988 en Atlantic City por ser una personalidad en esa ciudad.

“Trump no tenía idea de cómo manejar un casino realmente y mucho menos de las reglas de los juegos.

“Yo no lo podía creer (…) Cuando nos encontramos nuevamente le hice cuatro preguntas absurdas sobre el juego y los casinos y él incorporó el sinsentido inmediatamente en sus respuestas. Quedé horrorizado. Este hombre es un impostor. No es quien dice ser. Pero de todas maneras hay que tratarlo con mucho cuidado, porque las relaciones con él pueden ser extremadamente peligrosas. Intenta repetidas veces comprometer a la gente y envolverlos con demandas”.

Le sugieren que no está muy fascinado con Trump y responde:

“No, para nada. Todo lo que escrito en el libro es de ninguna manera personal. Cuando estaba en la década de los ochenta en el diario Los Angeles Times colaboré mucho con el Departamento de Policía de Los Angeles y reporté asesinatos. Yo no estaba interesado en el tipo de asesino de que se trataba o qué personalidad tenía, sino, sobre todo, en que era un asesino. Lo mismo sucede con Trump: Es un manipulador total y trato de sacar a la luz las cosas que él no dice a la gente, las faltas. Me adentro en el oscuro abismo de la política y la economía. Cómo él fue protegido por el Gobierno cuando estuvo al borde de la bancarrota en 1990.

“Muestro que cooperó con criminales e impostores y que tiene vínculos con la mafia ya desde la construcción de su torre Trump. Eso no tiene nada que ver con la fascinación, estoy haciendo mi trabajo.

“Donald Trump piensa solamente en conseguir lo que se le ha metido en la cabeza y lo más sorprendente es que él siempre se sale con la suya. Por supuesto, es difícil saber lo que alguien piensa realmente, pero uno se puede crear su propio juicio a partir de las acciones. Trump ha embellecido su biografía. Él, por ejemplo, nunca ha concluido un estudio verdadero en la Universidad de Pennsylvania, allí sólo estudios de pregrado. Luego está la historia de la Universidad Trump, allí ha habido un arreglo millonario con demandantes. O se jactó de amoríos que nunca tuvo como es el caso de la cantante francesa y esposa de Sarkozy, Carla Bruni. Todo esto lo menciono en mi libro. Él cree sinceramente que es genéticamente superior a los demás, él y uno de sus hijos lo dijeron una vez”.

A la interrogante de que si Trump podría tener ideas fascistas, respondió que “Eso no tiene para él ningún significado ideológico o filosófico, sólo está en deuda con su megalomanía”.

Posibilidades de cambio una vez Presidente, David C. Johnston no se lo cree. “Tiene 70 años. ¿Cómo podría cambiar? Yo sería el primero en felicitarlo en caso de que se convierta en un buen presidente.

“Pero mire usted ahora de quiénes se rodea: Steve Bannon, su principal asesor, es totalmente de la extrema derecha. Jeff Sessions, un racista deberá ser fiscal general.

“Peter Schweizer, el autor del libro “Clinton Cash”, un libro sobre la mezcla del interés común, el interés personal y la corrupción de los Clinton, dijo ayer en CNN, que habrá los mismos problemas con Trump. Solamente los vínculos comerciales de Trump con oligarcas rusos despiertan miles de interrogantes”.

Y al final de la tubería…

“No es inteligente. No es aplicado. No tiene una comprensión histórica. Es increíblemente ignorante. No es autocrítico. No es amistoso. No es cariñoso. Las personas, especialmente las mujeres, son sólo objetos para él. No es serio. No tiene moral. No se ha dedicado a otra cosa en su vida que no sea el dinero, el poder… ¿quiere oír más?

Foto: Tomada de US News & World Report.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados