Si hay algo en lo que estoy de acuerdo con Donald Trump es su referencia a Marco Rubio como “Pequeño Marco”. Y el lunes, el senador Rubio, una vez más, estuvo a la altura del apodo peyorativo que Trump usó para describirlo.

Rubio se retiró de la contienda presidencial después de ser aniquilado en la primaria de la Florida por Trump. En ese momento, y al abandonar la escena presidencial, prometió no postularse para el puesto en el Senado que estaba desocupando. Entonces, por supuesto, sabemos que cambió de opinión.

Sin embargo, los electores de la Florida, que no siempre se han distinguido como electores inteligentes, lo enviaron de vuelta a Washington en noviembre. Estos son los mismos votantes que eligieron al gobernador Rick Scott –¡dos veces! Por cierto, Marco ha prometido cumplir su mandato completo en el Senado. (Claro, Marco… ya hemos visto cómo babeas cuando miras la Casa Blanca).

Durante las audiencias del Comité Senatorial las últimas semanas, el Pequeño Marco parecía estar en camino de la recuperación. Parecía un hombre nuevo, ganando la atención del público estadounidense por su interrogatorio apasionado, contundente y crítico del candidato a secretario de Estado Rex Tillerson. Atacó a Tillerson haciéndole preguntas incómodas en referencia a los estrechos vínculos del candidato con Rusia y Vladimir Putin. Preguntó si “¿Putin era un criminal de guerra?” Tillerson pareció quedarse sin palabras.

La gente en todo el país estaba encantada. El Washington Post se refirió a Rubio como un “bulldog”. Los estadounidenses estaban asombrados por la fuerza de sus preguntas y la firmeza de su convicción. Políticamente hablando, su estrella estaba en ascenso. Mi hermana en Virginia me llamó para decirme que, aunque ella no era una fiel seguidora del “Pequeño Marco” (sí, así se refería a Rubio), él había hecho un “buen trabajo” al interrogar a Tillerson, le dije que esperara, porque Marco votaría a su favor.

Hoy lunes, 23 de enero, nos enteramos de que yo tenía razón. El senador Rubio votará a favor del nombramiento de Tillerson. Y aunque se mostró crítico con el ex director general de Exxon / Mobil, el senador Rubio volvió a sus andanzas como el Pequeño Marco. El bulldog resultó ser solo un gatico juguetón; un gatico con garras postizas.

Marco reapareció hoy. El verdadero Marco está en ambos bandos de cualquier tema. Pero ahora pregunto: ¿Es un cobarde también? ¿Temeroso del presidente Trump, que lo humilló durante las primarias?

El senador Rubio publicó en su página de Facebook que apoyará la elección del presidente Donald Trump como secretario de Estado. En su mensaje de 752 palabras, donde menciona las muchas preocupaciones que tiene acerca del seleccionado, escribe que “el señor Tillerson es probable que tenga un nivel de influencia potencialmente sin precedentes sobre la  dirección de nuestra política exterior. Me preocupa que en los próximos años nuestro país no dé a la defensa de la democracia y de los derechos humanos la prioridad que merecen y seguirá una política exterior que a menudo deja de lado nuestros valores y nuestras alianzas históricas en pos de acuerdos geopolíticos defectuosos”.

Pero luego se agacha ante Trump al agregar: “Pero al tomar mi decisión acerca de su nominación, debo equilibrar estas preocupaciones con su amplia experiencia y éxito en el comercio internacional y mi creencia de que el presidente tiene derecho a una deferencia significativa cuando se trata de sus opciones para el gabinete”.

Hace dos semanas, Marco Rubio cuestionó la claridad moral de Tillerson, sermoneándole diciendo: “Para tener claridad moral, necesitamos claridad. No podemos lograr la claridad moral con ambigüedad retórica… Necesitamos un secretario de Estado que luche por estos principios”.

Sin embargo, votará a favor del hombre que se convertirá en el secretario de Estado del país.

No hay duda de que siempre me ha disgustado el político Marco Rubio. Su historial, el doble rasero, la falta de claridad moral, y ahora la cobardía apoyan esto y me dan buenas razones.

Es sólo que quisiera que los electores cubanoamericanos de Marco aquí en Miami abran sus ojos a los hechos. Porque su senador, el Pequeño Marco, está a punto de votar a favor de un hombre, Rex Tillerson, que tiene estrechos vínculos con Vladimir Putin, que ha sido condecorado por los rusos, y cuya lealtad muchos cuestionan en este país.

Señoras y señores, ¡es hora de que te despierten!

Imagen de portada: Rex Tillerson, a la izquierda y Marco Rubio, a la derecha.

Traducción de Germán Piniella.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

2 Responses to ¿Dos caras? ¿Cobarde? Ambos

  1. Marco Rubio mas que cobarde es un oprtunista,un gran oportunista. Eso esta mas que comprobado,ya lo hemos visto cancanear y cambiar de bando cada vez que una accion o declaracion suya,hace que peligre el apoyo de los poderosos que lo respaldan. No quiere buscarse lios con los poderosos que ahora no lo apoyan,pero de los que pudiera ganar su favor,con un trabajo inteligente,de sumiso y lamebotas en un futuro. Este personajillo tiene sus miras puestas en la Casa Blanca,quien sabe si llegue,todo depende que quedara de ella luego del paso del “Elefante Trump”.
    Lo que no entiendo del Sr. Alvaro Fernandez y de un sector de la izquierda ,es su alianza propagandista ,su apoyo tacito a la campana “Anti- Putin” desatada desde las entranas del establishment y sus fieles servidores como Los Clinton y lamentablemente tambien el Presidente Obama. Personalmente no simpatizo politicamente con Putin, ni con el sistema implantado en Rusia ni en la mayoria de las ex-Republicas Sovieticas,aunque considero la destruccion de ese abominable sistema “comunista” como algo positivo. Pero gracias a Putin los planes de dominacion mundial de las elites del Complejo Militar Industrial y financieras se han visto frenadas tanto en Ucrania como en Siria, lugar donde se ha logrado detener el avance de ISIS,organizacion creada con el respaldo de fuerzas oscuras. La propaganda “Anti-Putin”, “Anti-Rusia”,cual remedo de la Guerra Fria,proviene de esas fuentes. No se les debe hacer el juego!
    Como quiera Putin esta acabando con el Unilateralismo y eso es lo mas importante ahora.

  2. Marco Rubio es el legitimo politico cubano adulon ,trepador y huele traseros con un partido republicano que sus votantes son cautivos .

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados