Al rechazar Estados Unidos a cubanos sin papeles se desploma un estímulo a los balseros del Estrecho de Florida y a los migrantes de la isla que peregrinan por México y Centroamérica.

Sin la admisión automática en territorio estadunidense, crece hasta el infinito el costo personal de una travesía ilegal por mar o del riesgoso recorrido por la selva colombiana, el Tapón de Darién, las fronteras cerradas del istmo y los dominios de la delincuencia organizada en México.

El acuerdo bilateral del 12 de enero tiene, así, un impacto regional inmediato: desinfla un fenómeno que se había expandido por la zona con una intervención creciente de mafias trasnacionales y cuotas de violencia.

La Declaración Conjunta prevé que Cuba y Estados Unidos, “decididos a desalentar resueltamente los actos ilícitos vinculados con la migración irregular, promoverán la cooperación bilateral eficaz para prevenir, y procesar el tráfico de personas, así como los delitos asociados a los movimientos migratorios, que ponen en peligro su seguridad nacional, incluyendo el secuestro de aeronaves y embarcaciones”.

En sustancia esta era una demanda de los gobiernos de la región, abrumados y en parte rebasados por la columna de cubanos que se añadió en el último año al éxodo indocumentado propio. Gobiernos del área celebran el acuerdo.

Pero el cambio apenas significa un reacomodo en el panorama migratorio regional. Sólo elimina el estímulo de las puertas abiertas al final del recorrido, no cancela los resortes internos de la migración.

Los cubanos cuentan ahora igual que los mexicanos o los centroamericanos en las fronteras de Estados Unidos, pero eso no significa que abandonarán sus intentos de buscar mejores horizontes. Cesó una consecuencia de la guerra fría, pero están vigentes las condiciones del siglo XXI.

Aunque celebren el acuerdo, los gobiernos del área tienen aún la tarea pendiente de asegurar para otros -cubanos incluidos- la emigración segura, legal y ordenada que reclaman para sus nacionales.

Foto de portada: Migrantes cubanas en Panamá, en tránsito a Estados Unidos / AP.

(Tomado de Medium)

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados