¿Decisión justa o repugnante concesión? Los dos Herald discrepan

MIAMI. Como tantas otras veces, los dos Herald de Miami están dando versiones diversas de la noticia de que el presidente Obama ha decidido poner fin a la política “pies mojados-pies secos”, mantenida por Estados Unidos hacia Cuba desde 1995.

En sendos editoriales el viernes (13 de enero), ambos periódicos expresan opiniones discrepantes acerca de la significación de la medida de Obama, con el Herald en lengua inglesa aceptándola casi pesarosamente, y el Nuevo, en español denigrándola a toda voz.

The Herald reconoce que la política pies mojados-pies secos ha sido “un tratamiento preferencial –y algunos dirían injusto– para los refugiados cubanos, pero ese es también “un resultado natural de la nueva relación con Cuba” establecida en diciembre de 2014 por los presidentes Obama y Raúl Castro para evitar los viajes ilegales entre los dos países por parte de “refugiados” económicos.

The Herald lo reconoce como lo que es: un abuso de las leyes existentes. “Esto termina con el abuso,” declara categóricamente.

El editorial luego recuerda al lector que los “cubanos todavía pueden  solicitar asilo político –pero, al igual que los que buscan asilo provenientes de otros países, si quieren permanecer aquí deben demostrar que son víctimas de persecución política”.

“Realmente es justo”, reconoce. Y, en una alusión a la inundación de cubanos que han intentado entrar en EE.UU. desde terceros países, señala que el final del programa pies mojados-pies secos “contendrá el flujo de refugiados que han hecho el arduo viaje desde Cuba a través de Latinoamérica, a pie en gran medida, previendo el final de ese programa”.

The Herald tiene una pequeña objeción: “Cuestionamos el momento escogido [por Obama]”. Bien, hay poco tiempo entre ahora y el 20 de enero, cuando Obama terminará su período en el cargo. La Habana y Washington tienen que trabajar mucho con respecto a la  aplicación de la orden ejecutiva del presidente, como por ejemplo, quién será repatriado (o intercambiado), cómo y cuándo. ¿Qué hay que cuestionar en cuanto al momento?

Objeción o no, The Herald concluye que el final del programa pies mojados-pies secos  “se va de Estados Unidos con una política más justa, más coherente en materia de inmigración”. Bastante justa.

En cambio, el editorial de El Nuevo Herald exige conocer (en su titular): “¿Por qué Obama pone fin al programa pies mojados-pies secos?” Y echa en el saco el programa de Parole para Médicos Cubanos que el presidente George W. Bush estableció en 2006 para el robo de cerebros médicos de Cuba y perjudicar el sistema de salud de la isla.

Aunque reconoce que el ir y venir entre los dos países por parte de “refugiados económicos” es una práctica de la cual “se ha abusado últimamente”, El Nuevo pregunta: “¿Cuál es la prisa en días finales de la presidencia [de Obama]”?

El “por qué” fue explicado claramente en el anuncio de Obama, así como el  momento de la medida. Una declaración conjunta de Washington y La Habana también lo aclara en gran detalle.

La eliminación del programa pies mojados-pies secos fue “una concesión al gobernante cubano Raúl Castro”, concluye El Nuevo. Error. Fue una solución sabia a un problema enconado.

Como escribió el presidente Obama en su declaración, permitir la migración ordenada y legal entre ambos países “es la mejor manera de asegurarse de que los cubanos puedan disfrutar de prosperidad, buscar reformas, y determinar su propio destino. Como dije en La Habana, el futuro de Cuba debe estar en las manos del pueblo cubano.”

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados