Pablo Trapero: disfruto que el público espere algo bueno de mí

El Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en su edición 38, concentra a miles de cubanos en las salas de cine. Progreso Semanal irá publicando reportajes y crónicas sobre este evento que por su calidad ha vencido al paso del tiempo.

Pablo Trapero no puede pasar inadvertido en La Habana. Viene haciendo «ruido» hace muchos años y sus filmes le han dado fama, perdón, reconocimiento, a uno de los mejores directores argentinos. Si en Cuba aparece en cualquier esquina un buen músico o un pelotero, en la Argentina de Evita cada dos piedras se esconde un gran director de cine o un actor requetebueno. Quizás no sea una opinión generalizada, pero desde la edición pasada del Festival habanero (y hace muchísimo tiempo), Argentina se posiciona entre las naciones latinoamericanas bendecidas por el arte siete. Trapero viene de allá, lógico.

Desde su primer largometraje Mundo Grúa el cineasta ha construido su carrera con pie firme hasta alcanzar la consagración que supone El clan, donde reconstruye la historia real de una familia que practicó secuestros y ejecuciones en los primeros años ochenta, se lee en una reseña. Trapero, quien ha disfrutado los aplausos de públicos europeos y de otros países latinoamericanos, vino a La Habana para sentir o sufrir a los espectadores de la Isla.

Conversamos en apenas cinco minutos. Una conferencia de prensa espera y las organizadoras desesperan. Un viaje urgente hacia Buenos Aires también atenta contra el diálogo. En esto de cazar entrevistados o te lanzas o pereces.

Eso de que la gente siempre espera algo interesante de usted, ¿no es demasiado comprometedor?

Un poco sí, pero yo prefiero, disfruto y me siento honrado de que el público espere algo bueno de mí. Me gusta tener la presión de que el público esté esperando y demande a la preocupación de que a nadie le interesa cuál es mi próxima película, que es una presión distinta. El hecho de saber que hay un público para mí, no sólo es un privilegio, sino un estímulo. Pero eso no me bloquea.

Cuando ese público se desilusione con alguna obra, ¿qué pasará?

Para mí, después de todos estos años y las películas que he hecho, viene a ser como la relación con un amigo: unas veces estarás más cercano, otras veces más lejano. Si se sintieran decepcionados les pediría que vieran otras películas. Pero es natural que suceda. Cuando salí del Karl Marx mucha gente me decía: “me parece genial la película, pero me quedo con tal”, o al revés. Eso es justamente lo lindo: tener un público que si me equivoco me van a tener confianza, la confianza de esperar. Desde mi primera película: Mundo grúa aprendí a diferenciar a varios públicos.

¿Ese criterio emerge por sí solo o lo aprendió de sus maestros?

Eso lo aprendí primero como espectador. Fui primero espectador antes de ser director. Me siento amigo de los directores que me gusta seguir, incluso cuando sus películas no me gustan.

Algunos de ellos, por ejemplo….

Son muy variados. Desde el principio te podría hablar de Charles Chaplin, creo que estamos en un buen lugar para hablar de él. De hecho la película que me animó para tomar la decisión de ser director fue Tiempos modernos, pero junto a Chaplin hay otros como Federico Fellini, Luis Buñuel, Fernando Birri (medio argentino-cubano).

Hablemos de El clan, ¿cómo llegó la historia? ¿Acaso se la propusieron?

En general casi todas mis películas son asuntos que vienen de la curiosidad, el deseo, el miedo, fantasías personales. Este fue un proyecto que empecé a fantasear en 2007, un caso que yo recordaba mucho cuando tenía 13 ó 14 años y era un caso bastante nombrado, por lo absurdo, y del cual no había una película, un libro, nada, más allá de las noticias que habían salido en el momento en que los agarran en el 85. No había material y se hizo toda una investigación y paralelamente iba escribiendo. Era la oportunidad de hablar sobre un período de la Argentina un poco oscuro y que no se refleja mucho en la ficción, hay muchas, pero esa transición a la democracia, no la recuerdo en el cine.

¿Todos los éxitos y reconocimientos bastan para sentirse famoso?

No famoso y sí reconocido por el público y mis colegas del cine.

(Tomado del sitio habanafilmfestival)

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados