Fidel: Un hombre con el valor para tratar de transformar el mundo

Lo único seguro en la vida es que todos moriremos.

Al ver las imágenes ocasionales del precario Fidel Castro a sus 90 años, uno sabía que más temprano que tarde el líder de la Revolución cubana sucumbiría a esa la más estricta de las leyes humanas.

Aunque entristecido de muchas personales maneras por la noticia, no me sorprendió saber que Fidel Castro Ruz haba muerto en La Habana hace unas pocas horas.

Descanse en paz.

Vivo en Miami. Por esa y otras razones que debieran ser evidentes para los seguidores de Cuba, desde que se supo la noticia no he encendido la televisión. De hecho, he tratado de evitar los medios noticiosos locales que estoy seguro harán un circo con la muerte de Fidel…

Lo que probablemente no mencione la mayoría de nuestros medios noticioso es que Fidel Castro ya se ha forjado un lugar en la historia de Cuba. Dentro de cien o doscientos años, su nombre estará en un especial y alto lugar. Fidel se recordará como uno de los líderes más influyentes del siglo 20.

Escucho el mundo de hoy cuando pienso en Fidel y su influencia. Las recién terminadas elecciones presidenciales en Estados Unidos, por ejemplo, y otros hechos sucedidos hace poco en el mundo que desafían toda explicación, en especial si uno ha puesto demasiadas esperanzas en la modernidad y las encuestas, señalan a una población mundial que no está satisfecha con la dirección en que nos están llevando los líderes políticos.

Algunos dirán que estoy loco y llevando al extremo las comparaciones, pero en esta instancia, el pensamiento de Fidel estaba mucho más adelantado que la mayor parte de los pensadores que tienen que ver con lo común y corriente. Y seguramente cometió errores –quién no lo ha hecho–, algunos grandes y costosos, pero Fidel Castro sabía, le tomaba el pulso a un futuro en el que él preveía una necesidad de cambio –en gobernabilidad y en cómo gobernamos; en nuestras relaciones, y en cómo tratamos esta Tierra en la que vivimos.

Puede que no coincidiéramos con sus decisiones, pero quiso cambiar el mundo. Y sí, creo que para bien. Solo el futuro dirá si tuvo éxito. No estaré aquí para ver los resultados.

Pocos nos atrevemos a arriesgar todo por nuestras creencias. En ese sentido, Fidel nunca vaciló. Tuvo el valor de sus convicciones.

Por último, y posiblemente lo más importante para todos los cubanos, para bien o para mal,  por primera vez en la historia Cuba no depende de ninguna potencia mundial. Y eso se le debemos agradecer a Fidel Castro.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados