La victoria de Trump: Las razones de la sinrazón

MIAMI. Me equivoqué: Trump será el presidente de Estados Unidos.

Casi todos los demás observadores políticos aparte de los fieles seguidores del Don, incluyendo a los conservadores, también se equivocaron. Pero esa no es excusa ninguna. Como dice el viejo refrán español, “Miseria de muchos consuelo de tontos”.

Sin embargo, yo no estaba tan equivocado como la mayoría de los analistas, los cuales, desde el inicio, no pudieron comprender la atracción de Trump. “¿Cómo puede la buena gente de Estados Unidos, ciudadanos de una sociedad avanzada, elegir como líder  a un fanático intolerante?”

Expertos perplejos y otros críticos recurrieron al mismo razonamiento equivocado, al igual que hicieron los oponentes del líder narcisista en otro tiempo y lugar:

“Un enfoque ha sido ridiculizarlo. Llamarlo ‘lunático’ o ‘loco de atar’ evita la necesidad de una explicación –aunque por supuesto, deja abierta la cuestión clave: por qué una sociedad compleja estaría dispuesta a seguir hacia el abismo a alguien mentalmente trastornado, un caso ‘patológico’.” [i]

Trump está loco como una cabra. Las razones de su atractivo me quedaron claras desde el instante en que el inició su campaña insultando a los mexicanos y fue recompensado con un gran salto en las encuestas. Hombre de negocios mediocre, pero en definitiva hombre de negocios, él detectó que en 2016 había un gran mercado inaprovechado para la xenofobia abierta y el racismo público, un mercado posiblemente mayor que nunca antes.

Durante décadas, los republicanos del establishment se han estado beneficiando secretamente del racismo y la xenofobia, pero solamente Trump ha estado dispuesto a expresar abiertamente tales sentimientos, en voz alta, con orgullo–y a proponer una política lo suficientemente radical (un  muro impenetrable) como para satisfacer a los que los comparten.

Por otro lado, como estafador extraordinario, Trump sabía que muchos creerían sus locas promesas, ya que habían creído en su falsa universidad y demás estafas. Como escribió de la manera más cínica H.L. Mencken:

“Nadie en este mundo, por lo que yo sepa –y he buscado en los registros durante años, y empleado a agentes para que me ayuden– ha perdido dinero subestimando la inteligencia de las grandes masas de gente corriente. Ni nadie ha perdido un cargo público por esa razón”.

Las razones reales para el ascenso de Trump no se explican debido a su estado mental o ausencia de él, sino por el suelo fértil en los que fueron plantadas las semillas de su ideología simplista y triunfadora.

La semana pasada, escribí acerca de dos de las razones principales de la capacidad de recuperación  política de Donald Trump: (a) la existencia entre el electorado estadounidense de una gran banda de gente políticamente mal informada o desinformada; y (b) el rechazo extendido entre los blancos acerca de las consecuencias de la mezcla racial, étnica y cultural, rápidamente cambiante, en el país. Es evidente que estas dos categorías no son mutuamente excluyentes.

Incluso sin tener en cuenta los prejuicios elitistas de Mencken, ciertamente hay una gran cantidad de gente por ahí que carecen de conocimiento político básico  o de cualquier ideología coherente. Esas personas tienden a votar debido a impresiones y sensaciones vagas, así como a suposiciones no examinadas.

La semana pasada, The New York Times detalló al tipo de elector que he descrito. Describen a Debbie Biro, de Pennsylvania, como “demócrata de toda la vida”, quién se hizo republicana para votar por Trump. El Times describe el proceso de pensamiento que provocó la conversión política de la señora Biro:

“Sucedió en enero, cuando él [Trump] suspendió un debate en Iowa para organizar una destinada a recauda para veteranos–un evento que luego provocó preguntas acerca de cuánto dinero había donado él. El padre de la señora Biro prestó servicios en la guerra de Corea, y ella dijo admiraba la habilidad del señor Trump para los negocios, “y pensé que estaba muy bien que él cuidara de los veteranos”.

Los hechos, que han sido muy divulgados, son que Trump suspendió el debate como truco político para distinguirse de sus muchos adversarios republicanos, ya que él es, a diferencia de ellos, en primer lugar un patriota y un político después; en cuanto a la cantidad de dinero que Trump donó a los veteranos, después de una larga demora y haber sido presionado por los medios, en el mejor de los casos no quedó claro; que la verdadera actitud de Trump hacia los veteranos se reflejan mejor en sus comentarios sarcásticos con respecto a John McCain y su falta de respeto para con los padres de un militar que tuvo una muerte heroica en Iraq. Para colmo de males, mientras que McCain se encontraba como prisionero de guerra en Hanoi, Trump logró escaparse de la guerra de Vietnam debido a una supuesta lesión que posteriormente nunca le ha impedido jugar golf o dedicarse a otras actividades físicas extenuantes. [ii]

En cuanto a sus proezas en los negocios, Trump ha tenido múltiples bancarrotas y su principal habilidad comercial ha sido la de ganar dinero para sí en una mala inversión y dejar que otros inversionistas y contratistas asuman las pérdidas.

La otra razón principal del triunfo de Trump: el hecho de que la transformación racial, étnica y cultural de Estados Unidos desde la década de 1960 ha producido una reacción emocional de intensidad cada vez mayor entre blancos: preocupación, consternación, enajenación, cólera. Esta elección fuera el estadio final de la progresión: pura furia irracional.

La animosidad racial y étnica tuvo gran influencia en la ecuación ganadora de Trump. Hay un gran abismo entre la perspectiva política de los blancos, que componen en gran medida la mayor parte de la población,  y la de los negros, latinos, asiáticos y otras minorías raciales/étnicas que, a pesar de su rápido crecimiento, aún no constituyen de conjunto más de la mitad del electorado.

Mi error al pronosticar  un triunfo de Clinton fue subestimar el número de gente que cae en dos clases de electores: los que no saben nada y los afligidos por un grado de bastante agudo de racismo/xenofobia como para impulsarlos a acudir a votar en masa por un candidato sin ninguna calificación y sin ninguna propuesta creíble de política –un hombre arrogante y autocrático que mintió tan a menudo durante su campaña que los revisores de los hechos estuvieron ocupados 24 horas-7 días a la semana.

Permítanme compartir un pensamiento provocador, existente hace mucho pero nunca expresado precisamente  de esta manera. Durante mucho tiempo, la gente en Estados habló acerca del “problema del negro”. Al menos políticamente, lo que Estados Unidos sufría, en su lugar, era un problema de los blancos. Si, como sucedió con los electores negros durante más que un siglo, se hubiera privado a los blancos de su derecho al voto, Trump habría sido aplastado como una uva bajo la pata de un elefante.  Y Estados Unidos, como la mayoría de los países ricos del mundo, adoptaría políticas para promover mayor igualdad económica y una firme red de seguridad social.

Las cifras son elocuentes. Aunque a Hillary Clinton no le fue tan bien como a Barack Obama con los principales distritos electorales de minorías, aun así a ella le fue fabulosamente en comparación con Donald Trump. Entre los afroestadounidenses, ella derrotó a Trump por más de 80 puntos porcentuales. Recibió más de dos tercios (67 por ciento) del voto latino.

¿Cómo  ganó Trump? Él no sólo aplastó a Clinton entre blancos sin título universitario (67 por ciento), e incluso la derrotó entre blancos con título universitario, 49 a 45 por ciento.

En esta elección, la raza se impuso a casi cualquier otro factor. ¿Cuál fue la fórmula ganadora de Trump para atraer a los electores blancos, con estudios y sin estudios? “Una visión utópica de redención nacional y de purificación racial, no un sistema de políticas de alcance medio”. [iii]

¿Les suena familiar?

Hagamos grande otra vez a Estados Unidos. Construyamos un muro.

Tengo mucho más que decir acerca de este tema y lo haré en otros artículos. Por ahora, recordemos que en cualquier democracia del mundo, Hillary Clinton habría sido la ganadora por la sencilla razón simple de que ella obtuvo más votos  reales que Trump.

Digo “cualquier democracia” en vez de “cualquier otra democracia” porque Estados Unidos no es ahora ni nunca han sido una democracia. En su lugar, es una república con muchas instituciones arcaicas y no intrínsecamente democráticas –el Senado es un caso importante. Otro ejemplo importante es el Colegio Electoral, que hace que el voto popular pierda significado. La única cifra que cuenta es el conteo de los delegados en el Colegio Electoral, y Trump lo ganó.

[i] Ian Kershaw, “Hitler: 1889-1936, Arrogancia” (1999)

[ii] The New York Times, 11 de noviembre de 2016.

[iii] Kershaw, ibídem.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

One Response to La victoria de Trump: Las razones de la sinrazón

  1. Se equivocaron todos porque apostaron a un mal jinete,mejor dicho a una jinetera y la directiva del Partido Democrata es la maxima responsable de esta catastrofe. Ellos no podian deslindarse de su compromiso con Los Clintons; no fueron capacez de auscultar los sintomas de rechazo popular a las Dinastias familiares,iniciadas de alguna manera con los Roosevelts y revividas a partir de los Keneddies y Bushes.
    Hillary debio ganar facilmente en el 2008,pero su apoyo a la de repente impopular guerra en Irak,le costo la nominacion entre otras cosas. Digo de repente impopular porque en su momento la mayoria del pueblo respaldo a Bush en esta accion,por Chauvinismo e influencias mediaticas. Si la Clinton hubiera tenido principios se habria opuesto a ella no importando la opinion mayoritaria del momento. Eso es liderazgo!
    La Clinton es una “prestada”, lo mismo que su esposo, Marco Rubio,todos los demas politiqueros y hasta el mismo Obama al llegar a La Casa Blanca. Se prestan todos al juego de los Intereses Especiales llegado el momento y Los Clintons hace rato estan en el jueguito. Ahi estan sus nexos con los retrogrados Monarcas Arabes,flagrantes violadores de los derechos humanos,sobre todo los femeninos; su estafa a los haitianos en la “ayuda”, sus emolumentos por sus discursos en Wall Street y la bochornosa participacion en la creacion de ISIS y las guerras en el Medio Oriente y el conflicto en Ucrania,con su secuela de miles de muertos y refugiados. Colofon: 33,000 emails desaparecidos! ESta soberana porqueria es lo unico que podian presentar los DEMOCRATAS! Que risa me da!
    La Clinton se presento con un programa interno cuya finalidad es adormecer a las masas y manipularlas a su antojo tirandole algunas prebendas. Para ella los Negros son una especie de Tio Tom enorme y los latinos una gran masa desesperada por convertirse en semi-esclavos,gente que huye de su tierra,la misma que sufre gracias a los agentes puestos alli por Washington a traves del tiempo,elite para la que la Clinton trabaja gustosamente.
    Cierto. Los BLANCOS estan cansados de las agendas particulares de ciertos grupos que cada dia suben mas la parada: No se les han reconocido a los homosexuales un monton de derechos? Claro que si,pero no,no cesan en su exhibicionismo. Ahora reclaman servicios sanitarios “Transgeneros” o entrar en ellos porque son una cosa pero se consideran otra. Los ilegales no lo son,son “indocumentados”,que creen tener derecho a entrar en casa ajena sin ser invitados,prefabrican en muchos casos a sus criaturas del otro lado y luego se la endosan al Tio Sam,para que los mantenga hasta la mayoria de edad. Estos y otros muchos problemas son reales y que estan afectando la calidad de vida de los ciudadanos y residentes de este pais,pero los lideres democratas y los de los grupos que tienen estas agendas,no los reconocen ni condenan,al contrario los usan con fines politicos,no educan a sus seguidores. Es un negocio para todos de Wall Street hacaia abajo!
    El problema migratorio no se resolvera si no se va a la raiz,la cual por cierto ha sido sembrada y regada en buena parte por el Imperio. Bastantes ganancias ha obtenido.
    El Sr. Castro refleja en parte ser victima tambien de la propaganda mediatica ,cuando compara al McCain prisionero con Trump. Cual de los dos actuo correctamente? El que fue derribado cuando bombardeaba una Termoelectrica de Hanoi,en una enesima mision,que ya habria dejado x cantidad de victimas o Trump que evadio ese “patriotico” servicio militar. Y que conste,no simpatizo con Trump politicamente.
    Coincido en el planteamiento de que en Estados Unidos nunca ha habido democracia y menos ahora que como nunca esta amanada con cifras multimillonarias. El menu propuesto fue terrible,los BLANCOS votaron por el plato innovador y de aparente mejor presentacion y sabor. Quien sabe si provocara diarreas incontenibles!

Encuesta de Progreso Semanal

¿Cree usted que el Gobierno Cubano debería extender la vigencia del pasaporte cubano a 10 años sin necesidad de prorrogarlo cada dos años?

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados