Dependiendo de qué lengua uno habla, los periódicos apoyan tanto a Murphy como a Rubio para el Senado

La seriedad  no es una palabra que se pueda utilizar para describir tanto a The Miami Herald como a su contraparte en español, El Nuevo Herald. No crean en lo que digo. Artículos de Newsweek publicados a principios de este mes se refirieron al Herald como que ejerce la “negligencia periodística”. Estoy de acuerdo.

Durante años, estos dos Herald han estado engañando a sus lectores para su propio beneficio. Sus páginas editoriales y su política han sido ideadas para satisfacer a sus lectores angloparlantes con un mensaje, mientras que ofrecen a sus contrapartes que hablan español lo exactamente opuesto. Podríamos decir que son timadores… de una comunidad dividida que es usada para mejorar sus ganancias.

El último ejemplo puede ser una de sus mayores estafas. A principios de esta semana,  The Miami Herald recomendó al representante de EE.UU. Patrick Murphy para el escaño que Marco Rubio había dejado en el Senado al postularse a la presidencia, y que luego decidió que quería mantener. Yo, al igual que muchos otros, quedé sorprendido y me alegré de que The Herald tomara una sabia y bien pensada decisión en relación con el cargo.

Publicaron que Rubio “ha sido una decepción”.

Declararon que Rubio “ha luchado contra el Obamacare a cada momento, a pesar de que esto ha traído un alivio inconmensurable a millones que previamente no recibían ninguna atención médica. Él se ha unido a la mayoría del Senado en la escandalosa práctica de bloquear cualquier nominación hecha por el presidente para una vacante del Tribunal Supremo. Ha bloqueado unilateralmente otras meritorias nominaciones del presidente por razones puramente políticas, incluyendo la confirmación de un juez que él mismo había recomendado en una ocasión.

“Más allá de las diferencias políticas, hay asuntos de sinceridad y carácter que los electores deben considerar… Luego [Rubio] endosó al señor Trump, a quien él calificó de estafador durante la campaña. Y sin embargo, a estas alturas mantiene ese endoso,  a pesar de que el candidato republicano tropieza y pasa del patinazo al insulto para llegar al ultraje.

La “candidatura del señor Trump es una prueba de carácter, y el senador Rubio está fallando esa prueba”.

¿Qué vendrá después?, me preguntaba. The Herald había estado apoyando a Rubio desde 2010. Tenían que tener algo escondido en la manga.

Lo que tenían escondido resultó ser lo mismo que sacaron en 2012, cuando The Herald recomendó a Barack Obama como presidente, solo para que El Nuevo Herald recomendara a Mitt Romney. Es decir, en 2012 pidió prestada una página del libro de estrategias de Marco Rubio al apoyar a ambos candidatos a la presidencia. Igual a lo que Marco hace acerca de los asuntos políticos, el Herald ha apoyado a ambos candidatos en la misma elección.

Y lo han hecho otra vez en 2016.

El domingo, El Nuevo Herald, en mi opinión nada sorprendentemente, recomendó a Marco Rubio para el escaño del Senado al que él había prometido no aspirar y por el cual admitió públicamente su desdén.

A pesar de que  había criticado a Rubio, El Nuevo escribió que “Rubio no es un candidato sin faltas, y no estamos de acuerdo con él en todos los temas; por ejemplo, Obamacare, al que Rubio se opone. La necesidad del seguro médico en el Sur de la Florida es real”.

Luego El Nuevo gira hábilmente a la derecha y escribe que “a pesar de estas diferencias, apreciamos la pasión de Rubio por los derechos humanos y su dominio de la política exterior, especialmente en Latinoamérica y el Oriente Medio. Él ha pedido reformas democráticas en Cuba, Venezuela y otros países con gobiernos autocráticos. Ha exigido una posición más fuerte en Siria, Irán y otros lados, sin desplegar tropas estadounidenses en tierra, y ha apoyado con firmeza a Israel”.

¿Usted ha oído mencionar la palabra “contemporización”?

No puedo decir que me sorprendieran. Durante años hemos estado escribiendo sobre las dos caras del Miami Herald.

La verdad es que The Miami Herald y El Nuevo Herald, como Marco Rubio, quieren situarse con Dios y con el Diablo en cuanto a los muchos asuntos que nos afectan aquí en Miami. Es una de las muchas razones por las que el Sur de la Florida tiene tantos problemas –debido a políticos como Marco Rubio, y a un periódico que la revista Newsweek avergonzó  en su artículo a principios de este mes.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Leave a reply

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados