Nueva fundación, viejas ideas

Un grupo de exiliados cubanos en Miami anunció recientemente la creación de una nueva fundación, la Fundación Inspire América. Es una nueva organización con ideas realmente muy anticuadas.

En una nota del 4 de septiembre, The Miami Herald reportó el evento inaugural de la organización, el cual supuestamente atrajo a 700 invitados. ¿Cuál es la misión de este nuevo grupo? “Nos oponemos categóricamente a las negociaciones”, dijo al Miami Herald Marcell Felipe (en la foto de portada), presidente de la fundación.

Esa retórica es puro anacronismo. La oposición categórica a las negociaciones entre todas las partes –EE.UU. y Cuba, exiliados y el gobierno cubano, lo que ustedes quieran–  siempre han sido el sello de la línea dura. ¿Qué hay de nuevo en eso? ¿Y qué parte de este plan podría inspirar a los estadounidenses, la mayoría de los cuales apoya la apertura hacia Cuba y para quienes el tema de Cuba no es ni un pequeño destello en la pantalla del radar?

Damas y caballeros de la antigua escuela, todos y cada uno de los 700, el barco ya ha zarpado. No sólo han habido extensas negociaciones que han durado años entre EE.UU. y los gobiernos cubanos, sino que estas negociaciones han dado lugar a su peor pesadilla: el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países como parte de un deshielo más general.

Por otra parte la línea dura, desde las pequeñas sardinas que cotorrean interminablemente en la radio de Miami, hasta los tiburones atentos  que dan vueltas en el Congreso, confiados en su poder para destrozar cualquier propuesta de cambio en la política de Estados Unidos hacia Cuba, ni siquiera fueron informados de las conversaciones, mucho menos consultados o invitados a participar. Strike uno. Strike dos. Strike tres. Ya ustedes son parte de la historia.

También anacrónico e ilusorio es el otro objetivo principal de la nueva fundación: unir al exilio. Este objetivo se ha proclamado desde 1959, pero nunca se alcanzó.

Hoy en día, los cubanos están más dividido que nunca. Partidarios y detractores de la nueva política. Exiliados “históricos” frente a recién llegados. Cubanoamericanos nacidos en EE.UU. versus exiliados cubanos de la vieja escuela. Republicanos contra un número cada vez mayor de  demócratas. Los partidarios de Donald Trump versus los que aborrecen a Trump. ¿Cómo van a unir eso?

El nuevo grupo dice hablar en nombre de casi todos los cubanos. Sin embargo, encuestas recientes realizadas en Miami muestran que la mayoría de los cubanos aquí favorece el nuevo enfoque de Obama, un cambio impulsado principalmente por las nuevas olas de inmigración de Cuba y las nuevas generaciones de cubanoamericanos nacidos en este país. Y una encuesta realizada clandestinamente en Cuba, patrocinada por una cadena de televisión hispana de EE.UU., arrojó que el 97 por ciento de la gente apoya la política de Obama.

Ajeno a la evidencia, Marcell Felipe, líder de Inspire América, cree que “la inmensa mayoría de la gente que vive en Cuba, así como todos los exiliados, se oponen a cualquier negociación…”

Esto también es historia antigua. Las declaraciones falsas y grandiosas, hechas en nombre de todos los cubanos, no son algo nuevo. Esta es particularmente descarada, ya que hay miles de exiliados que han favorecido abiertamente durante décadas las negociaciones.

Otro tema vetusto del exilio que impulsa el esfuerzo de Inspire América es la idea de la traición. Es algo que se remonta a tiempos pasados. En primer lugar, la oleada batistiana pensó que EE.UU. la traicionó cuando dejó de vender armas a Batista, en la década de 1950, después de que se dio cuenta de que el hombre fuerte de Cuba iba en picada. Luego, cuando la revolución se radicalizó, los de clase media y alta que se habían opuesto a Batista hablaron de “la revolución traicionada”. Bahía de Cochinos fue la siguiente traición, con John F. Kennedy como el culpable. Exiliados extremistas todavía creen que si Kennedy hubiera llevado  a cabo más bombardeos, el descabellado plan habría tenido éxito. Muchos otros consideran que el hecho de que Estados Unidos no invadió a Cuba en el momento de la Crisis de los Misiles fue otra traición. Y así sucesivamente. Llevar a la cárcel a los ladrones de Watergate: traición. Devolver Elián a su padre: traición. Las relaciones diplomáticas son solo la más reciente traición.

La incoherencia y la contradicción también han sido siempre parte integrante de la práctica y la retórica del núcleo duro del exilio. Ellos quieren unir a los cubanos, pero… también quieren castigar a los recién llegados que regresan a Cuba a ver a sus familiares. “La propuesta legislativa clave respaldada por la fundación es un cambio a la Ley de Ajuste Cubano: revocar la residencia de los cubanos que la obtienen bajo la Ley y luego viajan a la isla”. Buena suerte con eso. Es también una fórmula segura para la unidad.

La contradicción también asoma su cabeza en otra área. La página web de la institución dice que esta está organizada como un Súper PAC. Pero Felipe ha dicho que el grupo está inscrito como una “organización sin ánimo de lucro y exenta de impuestos operada para promover el bienestar social”. ¿En qué quedamos? ¿La política o el bienestar social? El IRS va a querer saber.

Hay, lo confieso, una dulce ironía en leer que uno de los principales objetivos de la fundación es oponerse a la política de EE.UU. hacia Cuba. ¿Por cuánto tiempo nos negaron “nuestros”  representantes cubanoamericanos en Washington hasta una audiencia a los que nos opusimos durante décadas a la política de línea dura?

Ahora les toca a ellos. La situación actual confirma que se ha virado la tortilla y los extremistas son ahora los que están afuera mirando hacia dentro. Hay que reconocerlo: defendieron exitosamente durante una generación una política injusta e irracional. Eso es una hazaña, aunque una muy dudosa, por cierto.

Pero un búnker fortificado es más fácil de defender que tomar uno por asalto. Ahora es el momento para nosotros de fortalecer nuestra posición. Tenemos que ayudar a elegir a Hillary Clinton y, más importante aún, presionarla sin descanso para que avance más por la vía de la política de Obama y no dé un solo paso atrás. Ni uno.

Traducción de Germán Piniella.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

2 Responses to Nueva fundación, viejas ideas

  1. Oponerse al restablecimiento de relaciones es una insensatez politica de dimensiones colosales; los unicos que estan en contra son los de linea dura a ambos lados del canal,por razones bien conocidas. A primera vista pareciera que el regimen Cubano salio triunfante,porque no se vio obligado a ceder en sus “condiciones de principios”,muy particulares,pero a la larga van perdiendo. Es notable el susto que la visita de Obama les impregno y que perdurara hasta el final.
    La visita de Obama tiene que ser parte del proceso que evite la destruccion de nuestra nacion y su identidad. El precio hay que pagarlo,no importando que el caduco sistema imperante tome aire mejorando economicamente,de poco les servira a estas alturas. Ellos mismos sembraron la simiente de su autodestruccion,con sus abusos e insuficiencias que han tenido en vilo al pueblo por casi cinco decadas.
    Ahora solo falta el complemento y es evitar el exodo. Hay que cerrarles la valvula de escape,no porque regresen al anho y un dia,algo falso de toda falsedad,ya que los tramites se inician a partir de ese momento y normalmente duran mas de un anho. Tampoco es valido el argumento de que reciben muchos beneficios,eso para los jovenes no aplica,ni a ellos les interesa,ya que el objetivo es levantar sus niveles de vida.
    La razon principal del cierre es que el gobierno cubano se beneficia politica y economicamente con este negocio,no importandole a ellos al igual que a sus “enemigos ” de enfrente la destruccion de la Patria y la creacion de un pensamiento peligrosamente anexionista o dependiente. Quizas esto si satisfazga a los de este lado.
    Es hora ya,hace rato debio hacerse, de eliminar el decreto Presidencial “pies secos,pies mojados” y de modificar la ley de ajuste cubano,de manera que beneficie solo a perseguidos politicos puntuales,bien comprobado y a los que apliquen para reunificaciones familiares. Punto.
    Con este restablecimiento de relaciones, el levantamiento del embargo,la inevitable desaparicion fisica de los Castros y la gente imposibilitada de emigrar,los cambios graduales seran inevitables,hasta que el sistema sea otro bien diferente.
    No habra necesidad de disparar un solo tiro. Se los aseguro!

  2. Pero en que burbuja estan viviendo estas verguenzas de cubanos??? Para suerte de todos, el barco, ya zarpo. Que se gasten en habladurias y busquedas de sus 15 minutos de fama.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados