LA HABANA. El performance tiene en Cuba una peculiaridad: la están realizando empresas estatales pues la creatividad criolla, que no es propiedad de los privados, está a la vuelta de la esquina —expresión que el lector no debe tomar como una metáfora popular sino como evidente expresión de la realidad. Está en una esquina.

La última que he visto junto a miles de viandantes la realiza la Unión Nacional Eléctrica (UNE), la empresa generadora de electricidad.

“Llegaron en una guagüita (ómnibus pequeño), montaron una moderna tienda para protegerse del sol; bajaron los instrumentos de trabajo (taladros, picos y palas) y comenzaron a picar la calle, justo al borde de la acera”, así nos cuenta María, vecina de la calle 25 esquina a N, en el Vedado.

La primera atracción y éxito del performance fue el de llamar la atención de los vecinos y caminantes en una zona a escasamente 80 metros de la Rampa capitalina y a unos 150 metros del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, a 100 del hotel Habana Libre y la misma distancia del Pabellón Cuba.

Afanosos, picaron entre uno 6 y 8 metros de largo de la calle, bien pegado a la acera, por aproximadamente uno o dos metros de ancho. La profundidad alcanza los 70 centímetros.

Sin importar que el ómnibus tuviese el logo de la UNE, la gente, al pasar, se preguntaba para qué será, pues cuando miraban la larga, profunda y ancha zanja abierta veían cables muy bien forrados de distintas dimensiones.

“Parece que están tirando fibra óptica para el Ministerio de Salud Pública y AZCUBA (la empresa que regentea la industria azucarera), que están en la misma calle”, comentó Aldo, un vecino de la zona.

Mientras los obreros laboraban, los de a pie curioseaban y comentaban que “quizás era para cuando hubiera apagones mantener a esos ministerios funcionando”, como dijo Landy, otro vecino de esa cuadra.

En concreto lograron gran atención y participación popular levantando, además del tramo de calle, opiniones de todo tipo. No hay espectáculo que no aspire a iniciarse con estos atributos.

Los pedazotes de piedra fueron amontonados en la acera haciendo un tramo de esta inútil, por lo que los caminantes deben bordear la zanja abierta, es decir tomar la calle, y a la vez detenerse a ver de qué se trata para seguir especulando y también protestando por la molestia que ocasiona, pero a la vez picando más la curiosidad por el performance.

Como no rellenaron la zanja abierta —que lleva más de 45 días expuesta al público, que incluso toma fotos—, la contribución y participación del público necesario para el éxito del espectáculo callejero ha ido en aumento. Incluso, una vecina de edad mayor al regresar de la pescadería, distante unos 25 metros del performance, tropezó y casi cae al piso lleno de piedras. Una mano amiga impidió el accidente. ¿Sería parte del espectáculo? ¿O una justificación para que personas mal intencionadas usaran los medios sociales para hablar sobre el incidente?

“Unos pasan y lanzan la basura ahí mismo; otros botellas de bebida y latas de refresco”, anota Pedro, otro de los vecinos de la cuadra.

La lluvia recia, que semanas atrás nos golpeó diariamente a la capital, al empozarse un rato ofreció cierta visión de una minúscula isla o lago donde algunos de los desechos flotaban, y tanto que “hasta los muchachitos hicieron sus barquitos de papel para verlos navegar”, agrega Laura, antigua vecina del barrio.

Cuando pasaron las lluvias el performance mostró un rostro, no solo de todas las manifestaciones participativas de los miles que durante estos 45 días han puesto su granito de basura en este espectáculo que cuenta, insisto, con mayor visibilidad que numerosos programas de televisión, o de asistencia a una función del Ballet Nacional de Cuba.

Junto a lo que al principio fue el empate de una malla de delicada fibra con otra delgada de tubos plástico, ahora recubierto de polvo, tierra y basuras, los caminantes pueden disfrutar del bello espectáculo de un par de condones, restos de amores de urgencia, que cuando las lluvias debieron flotar como balsas abandonadas en el mar.

Sin duda la UNE ha logrado un éxito aún evidente a costa de mostrar en su performance, con la participación ciudadana, de lo poco que importa echar a perder dinero invertido.

Qué han hecho los vecinos, pregunté a varios de ellos. ¿Respuesta? “No sé si tenemos Delegado al Poder Popular porque desde hace más de un año no sé de alguno”.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados